CEMA pide un moratoria para la transición a Fase V de emisiones para ciertos rangos de potencia

En una carta enviada a la Comisión Europea, varias asociaciones de fabricantes de maquinaria, entre las que se encuentra la patronal europea de fabricantes de maquinaria agrícola (CEMA), han solicitado una moratoria para los motores de transición de la Fase IV a la Fase V de la normativa de emisiones, para las máquinas que en 2020 (por debajo de 75 CV y por encima de 174 CV) y en 2021 (de 75 a 174 CV) pueden utilizar esta medida transitoria.

De acuerdo con el Reglamento 2018/985, 2020 es el año de transición para los motores de la Fase V en rangos de potencia por debajo de 75 CV (56kW) y por encima de 174 CV (130kW) y 2021 será la fase de transición para rangos de potencia de 56kW a 130kW. Conforme a los plazos establecidos en el Reglamento, la industria ha llevado a cabo la fabricación y adquisición de motores de transición.

Los fabricantes de maquinaria tienen ahora hasta el 30 de junio de 2020 para producir las máquinas <56kW y ≥130kW equipadas con estos motores de transición, y luego hasta el 31 de diciembre de 2020 para colocar estas máquinas en el mercado de la UE. Los mismos plazos se aplican en 2021 para máquinas en rangos de potencia de 56kW a 130kW.

Las asociaciones firmantes señalan que la pandemia del Covid-19 está causando interrupciones del suministro de piezas y componentes. Este ha sido el caso de China durante varias semanas y ahora está está sucediendo con otros componentes que provienen de Italia y otros Estados miembros. De hecho, a medida que avanza la pandemia, se están implementando, y se esperan nuevas interrupciones, debidas incluso a bloqueos impuestos por los diferentes Gobiernos, tanto de los países europeos como de Estados Unidos.

Sin piezas esenciales como neumáticos, ejes, sistemas hidráulicos, iluminación y equipos electrónicos, los fabricantes no pueden completar la construcción de las máquinas en los plazos impuestos. Como resultado, no podrán colocar las máquinas en el mercado con los motores de transición que ya habían adquirido. Dado que ya no será posible usarlos, estos motores deberán desecharse, lo que provocará daños económicos evitables y desperdicio innecesario de materias primas y recursos.

“La situación es crítica. Debe otorgarse una moratoria temporal, con plazos pospuestos hasta que la situación pueda ser reevaluada. Neutral desde un punto de vista ambiental, la medida evitaría más daños económicos causados ​​por la pandemia Covid-19 a nuestros fabricantes y los puestos de trabajo que dependen de ellos ”, subraya Jerome Bandry, secretario general de CEMA.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018