Los dos grandes grupos políticos del PE se oponen a recortes en los fondos de la futura PAC y de cohesión

Los dos grandes grupos parlamentarios de la Eurocámara, la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas (S&D) y el Partido Popular Europeo (PPE) han expresado su oposición a un recorte de los fondos de la Política Agraria Común (PAC) y también los fondos de cohesión en el futuro presupuesto plurianual 2021-2027 de la UE.

La europarlamentaria y portavoz socialista en la Comisión de Presupuestos de la Eurocámara, Eider Gardiazabal, anunció que su grupo no aceptará ni un sólo recorte en los fondos UE para agricultura, cohesión o pilar social y criticó la “falta de ambición” de la propuesta de la Comisión Europea para el marco financiero post 2020.

Durante el debate celebrado este martes 29 de mayo sobre la propuesta de la Comisión para el marco financiero 2021-2027, Gardiazabal mostró sus reservas sobre la estrategia presupuestaria de la Comisión post-2020, y reclamó “más ambición” para poder responder a los desafíos y cumplir con los compromisos adquiridos.

Igualmente, criticó que la propuesta no camine hacia la consecución de los 17 objetivos de desarrollo sostenible, (ODS) a los que se comprometió la UE. “El marco financiero debiera reforzar esta estrategia y la Unión liderarla, pero no es el caso”, lamentó.

“¿Cómo fomentamos la producción responsable o la lucha contra la desertificación si reducimos un 16% los fondos agrícolas? ¿Cómo vamos a reducir las desigualdades o apostar por ciudades y comunidades sostenibles si recortamos un 12% los fondos de cohesión y la partida destinada a las regiones más pobres un 45%? ¿Cómo vamos a acabar con la pobreza o promover el trabajo decente si recortamos el Fondo Social Europeo? ¿O cómo impulsamos la igualdad si no tenemos unos presupuestos para evaluar  el impacto de las políticas para  la promoción de la igualdad de género o en el empoderamiento de mujeres y niñas?, preguntó la portavoz socialista al comisario europeo, Günther Oettinger, en su intervención ante el Pleno de la Eurocámara.

“No haya nada de esto en su propuesta”, recriminó Gardiazabal al comisario, avanzando “que no podemos admitir un recorte en el gasto en la PAC, la estrategia de cohesión o el pilar social, porque se trata de los pilares fundamentales de la política europea”.

Además, la eurodiputada de S&D defendió una batería de propuestas para la obtención de recursos, que permitan cumplir con estos objetivos. “Las grandes empresas deben pagar por sus beneficios y los especuladores por sus operaciones. Es necesaria una regulación que incluya también a  los que contaminan fuera de nuestras fronteras y  que cada país contribuya al presupuesto en función de su riqueza.”

Reforzar la cohesión

Por su parte, en  este debate, el eurodiputado del Grupo PPE, Francisco Millán Mon, destacó la necesidad de la financiación europea para seguir reforzando la cohesión económica, territorial y social entre los Estados miembros y entre sus regiones. “También es imprescindible para nuestros agricultores y ganaderos”, afirmó.

Millán Mon aseguró que comprendía que el Brexit constituye un problema a efectos presupuestarios y que hay necesidades nuevas (fronteras, inmigración, defensa) que también hay que financiar. Pero añadió su preocupación por el hecho de que la cohesión y los agricultores puedan ser perjudicados “ahora cuando aumentan el populismo y el anti europeísmo”.

El eurodiputado gallego resaltó el problema del declive demográfico. “También desde la UE debemos afrontar este grave reto. En toda la UE la tasa de fertilidad es ya inferior a 2 hijos por mujer, lo que no asegura el relevo generacional”, dijo.

Agregó que, entre los criterios para repartir los fondos, el criterio del PIB regional per cápita debe ser complementado con otros, entre ellos el declive demográfico y el paro. “Me parece claro que las regiones golpeadas por la crisis deben ser objeto de especial atención”, concluyó.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018