Les Garrigues y la Conca de Barberà fueron la comarcas catalanas más afectadas en el agro por la última DANA

La comarca ilerdense de Les Garrigues fue la que sufrió afecciones más graves en sus cultivos agrícolas por  la «gota fría» de estos últimos días, y en Tarragona los daños se concentraron en la Conca de Barberà, en las alrededores de la ribera del río Francolí.

La consellera de Agricultura, Teresa Jordà, se desplazó este jueves 24 de octubre a la comarca ilerdense de Les Garrigues para conocer de primera mano alguno de los daños que el temporal dejó en varias poblaciones de la comarca.

Jordà expresó toda la solidaridad con las familias afectadas por el temporal del martes: «Queremos estar al lado de la gente, de las familias afectadas. Ayer fuimos a la Espluga de Francolí, en la Conca de Barberà y ahora visitamos la Albi, Vinaixa y Arbeca «.

«La afección de los temporales de lluvia es extrema y afectó a la capacidad productiva de la zona. Les Garrigues es una de las comarcas agrarias más importantes».

La consellera explicó que, por el momento, es imposible saber con detalle el alcance de los daños ocasionados, pero que se trabaja de manera coordinada para saber sus efectos lo antes posible. Para acelerar las valoraciones, desde el Departamento de Agricultura (DARP) se cuenta con el apoyo del Cuerpo de Agentes Rurales, a través del Grupo de Apoyo Aéreo y la Unidad de Drones, para terminar de delimitar los daños causados en las explotaciones agrarias.

Jordán explicó que «las Garrigues es una comarca que vive de la agricultura, y tenemos que conjurarnos todos para devolverle su capacidad productiva. Queremos un país con comarcas, con pueblos vivos y donde todo el mundo pueda desarrollar su proyecto».

Según la consellera se trata de devolver la capacidad productiva a Les Garrigues en las zonas agrícolas afectadas. Desde el Gobierno se dará de manera conjunta respuesta a los afectados a través de un plan coordinado con las Administraciones locales y las Diputaciones.

La consellera señaló que en Lleida, pendientes aún de saber las afecciones definitivas, el temporal de lluvias incidió principalmente en la comarca de Les Garrigues, pero también a algunos municipios del Segrià y del Plan de Urgell, así como a  zonas puntuales al resto de comarcas.

Las Garrigues, la comarca de Lleida más afectada

El municipio de la comarca de Les Garrigues más afectado es el Albi, donde el desbordamiento del río Gorg provocó importantes daños en casas particulares e infraestructuras municipales.

En infraestructuras agrarias, el principales daños corresponden a caminos impracticables y anegamiento de los márgenes de las fincas. En estos casos, en las parcelas con más pendiente el agua se llevó árboles, como almendros y olivos, principalmente.

También se observaron daños en las instalaciones interiores de riego, y en algunas fincas el agua torrencial se ha llevado las tuberías. Posiblemente, señalan desde el DARP, también estén afectados algunos hidrantes y principales de riego de la comunidad de regantes del Albi.

En cuanto a infraestructuras ganaderas, hubo una granja de terneros también afectada, pero en este caso no había animales dentro.

Las actuaciones de estos días se centran en definir los caminos para acceder de forma urgente a las granjas.

Otros municipios también afectados fueron Vinaixa, el Vilosell, la Pobla de Cérvoles, Cervià de les Garrigues y otras zonas de la comarca donde los daños varían en función del agua caída.

En el caso de Vinaixa, hubo daños importantes en infraestructuras municipales y, en todos los municipios, hay muchos caminos por los que no se puede pasar y también muchos márgenes de piedra de las fincas caídos.

Los municipios situados a lo largo del torrente de la Femosa, Arbeca, Les Borges Blanques y Juneda, también se vieron afectados por las inundaciones. Las fincas más cercanas al río se vieron más afectadas por la fuerza del agua.

Queda constancia de fincas de manzanos engullidas por el agua y plantaciones de olivos arrancados. Fuera de este torrente, también existen muchos caminos intransitables, con socavones o piedras o restos vegetales que hacen imposible la circulación.

En el ámbito ganadero, hubo algunas granjas en las Borges Blanques y en Arbeca también bastante afectadas, con paredes caídas y animales muertos.

En cuanto a la cosecha de aceitunas, en principio parece que no se prevé que haya mucha afección. En las fincas de secano el peligro estaba en que la persistencia e intensidad de la lluvia pudiera hacer caer las aceitunas, ya que en muchas fincas la maduración está muy avanzada.

En los municipios de las otras comarcas leridanas, los principales daños agrarios son los caminos y los márgenes de fincas.

También se debe tener en cuenta que estos aguaceros retrasarán la siembra del cereal, ya que no se podrá comenzar hasta que los caminos estén arreglados y sin agua dentro de las fincas.

En Tarragona, daños  en la orilla del Francolí

Los fuertes aguaceros produjeron daños muy importantes en todo el sector agrario, pero no de forma generalizada a la toda la demarcación. El hecho de que la mayoría de cultivos de la zona estuviera con la cosecha ya finalizada, minimizó en gran medida el grado de afección sobre las producciones de los cultivos que, con carácter general, no se vieron afectadas.

En cambio, sí se constataron daños en las infraestructuras ligadas al medio rural, sobre todo caminos y márgenes, centrado en aquellas parcelas situadas en la orilla del río Francolí y en cultivos de huerta de la demarcación.

Son muy destacables los daños en la Conca de Barberà, a su paso por la Espluga de Francolí, donde el río se llevó la bodega Rendé Masdeu y la sede de la Agrupación de Defensa Forestal (ADF), entre otros.

Precisamente, el miércoles 23 se mantuvo una reunión de urgencia con representantes de la Denominación de Origen de la Conca de Barberà con la presencia del director del Instituto Catalán del Vino (INCAVI) Salvador Puig y el director de los Servicios Territoriales del Departamento de Agricultura, Ángel Xifré, bodegas y viticultores para canalizar las acciones solidarias en apoyo a la bodega Rendé Masdeu.

En las comarcas del Alt Camp, Baix Penedès y el Priorat no hubo daños destacables, aparte de caminos y márgenes dañados. En el Baix Camp, las zonas más afectadas fueron las huertas de Mont-roig del Camp y Cambrils.

Las inundaciones en el Tarragonès se centraron en Perafort, con importantes daños a explotaciones de huerta y viñedo joven.

Regeneración de la Ribera de Ebro

Por último, el DARP señala que los trabajos de regeneración, que se están realizando en los bosques afectados por el incendio de la Ribera de Ebro del pasado mes de junio, han evitado que esta zona haya sido castigada por la erosión.

Las acciones de tratamientos de la vegetación que se están llevando a cabo con la construcción de fajinas han protegido el suelo, allí donde se ha actuado, y permiten el futuro desarrollo del bosque facilitando la regeneración. La destrucción de la cubierta vegetal acelera los fenómenos erosivos producidos principalmente por el agua de la lluvia.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018