Agenda 

Las XXV Jornadas Técnicas de COVAP avanzan en la implantación de la economía circular

Con el título ‘La Economía Circular: Reducción, reutilización y reciclaje’, la XXV edición de las Jornadas Técnicas de COVAP que tuvieron lugar el pasado 15 de marzo en Pozoblanco (Córdoba) se han centrado en la necesidad de modificar los paradigmas actuales de forma transversal: consumidores, instituciones y en los distintos sectores productivos, entre los que encuentran en un lugar preferente la agricultura, la ganadería y la industria agroalimentaria. Distintos foros Europeos como la Cumbre de París de 2015, han puesto de manifiesto que debemos avanzar hacia el concepto de cero residuos si queremos hacer sostenibles los crecientes niveles de consumo como los que ya se están apreciando y que irán a más en las próximas décadas.

Una de las conclusiones que se han expuesto en el primer bloque de ponencias se ha centrado en que actualmente un 48% de los residuos que se generan en España van a vertedero y, por lo tanto, su nivel de aprovechamiento es ínfimo. La subdirectora general de Residuos del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), Paloma López-Izquierdo Botín, ha afirmado que “no podemos permitirnos la situación actual porque las materias primas son cada vez más caras y escasas, sobre todo en Europa”. Esto nos obliga, según López Izquierdo, a realizar un esfuerzo muy grande porque “estamos muy lejos de los objetivos”. La representante del Mapama ha destacado que la clave es separar materiales, y han incidido especialmente en este concepto, que debe ser asumido por la sociedad de forma global.

Paloma López Izquierdo ha asegurado que en los próximos años se va a potenciar una “armonización en las normativas de las comunidades autónomas” para potenciar tasas de residuos iguales para evitar el denominado “turismo de residuos”, muy frecuente en industrias que sacan los restos de su actividad a otras regiones con la tasa más barata. “Aquí debe quedar claro que el contamina paga”, ha recalcado.

La concienciación de los consumidores y la comunicación son fundamentales. En ello se han centrado tanto López Izquierdo como María Rincón Liévana, Policy Officer Circular Economy de la Comisión Europea. Para Rincón, es imprescindible un consenso entre productores y consumidores porque es un beneficio desde distintos prismas: “Aprovechamiento máximo de los productos, reutilización de materias primas, generación de empleo sostenible, respeto al medio ambiente y freno al cambio climático”. Según María Rincón, es “muy importante” ayudar a los consumidores a elegir productos sostenibles y que haya mecanismos fiables para determinarlos. Esa conciencia debe extenderse además al sector público y a sus compras.

El subdirector  general de Producción Ganadera del Mapama, Arnaldo Cabello, ha destacado que la gestión de los residuos ganaderos es una importante oportunidad para comarcas como la de Los Pedroches, donde existe una cabaña muy amplia y variada. No obstante, ha señalado que “cada comarca, cada territorio, cada explotación, requieren una solución adecuada y adaptada porque no es posible aplicar una estrategia uniforme en esta materia”.

Cabello ha dado paso al jefe de Departamento de Medio Ambiente, Bioenergía e Higiene Industrial del Centro Tecnológico AINIA, Andrés Pascual Vidal, quien  ha presentado una iniciativa tan novedosa como el proyecto Biogas 3, que es una herramienta para la evaluación de alternativas para el tratamiento de residuos, y ha señalado la importancia que tendrá que la biomasa agroindustrial pueda guardar relación con la biorefinería y eso se articule con la gestión de restos ganaderos, que serían puestos en valor con carácter energético.

Ha cerrado este bloque Fernando Ederra Ansó, gerente de Tauste Centro Gestor de Estiércoles SL, quien ha expuesto la experiencia de esta empresa en la gestión eficiente y sostenible de purines generados por la actividad ganadera de su zona de influencia y para que el agricultor, también de la zona, pueda utilizarlos. Actualmente, ha informado, tienen 87 granjas asociadas, 300 agricultores adheridos, con 16.000 hectáreas susceptibles de fertilización y en 2017 gestionaron 300.000 metros cúbicos de estiércol.

Una de las acciones que han ejecutado ha sido colocar tanques de almacenamiento de purines en zonas altas que mediante un sistema de tuberías suministra el subproducto a los agricultores para su aplicación en el campo.

Por su parte, la directora de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Asociación Multisectorial de Fabricantes y Distribuidores (AECOC), Nuria de Pedraza Barbero, ha destacado que uno de los retos del mundo actual es la gestión y reducción del desperdicio alimentario. Los recursos cada vez son más escasos, la población crece y por ello es necesario hacer más sostenible la generación de alimentos, ya que actualmente un tercio de la producción mundial se pierde. De Pedraza ha señalado que “tiran” grandes cantidades de alimentos y aunque se suele mirar al sector de la distribución cuando se plantea este asunto, “lo cierto es que en toda la cadena de valor y en la sociedad hay distintos elementos que contribuyen a este hecho que no nos podemos permitir”. En concreto, Nuria de Pedraza ha señalado que en todo el proceso, el mayor desecho, un 39%, se produce en la industria y en el sector primario; el 42%, en la fase de consumo; el 14%, en la restauración, y sólo un 5% en la distribución.

“Vamos a necesitar un incremento del 70% en la producción de alimentos para poder abastecer el crecimiento de la población mundial y eso sólo será posible con una mejor gestión de los recursos”, ha señalado la representante de AECOC. Sin embargo, Nuria de Pedraza ha puntualizado que el problema del desperdicio alimentario se da en todos los países del mundo independientemente de su grado de desarrollo y por distintos motivos. España ocupa el séptimo puesto en el ranking de desperdicio, mientras que el número uno mundial lo ostenta Estados Unidos, según los datos ofrecidos por la ponente.

El presidente de Covap, Ricardo Delgado Vizcaíno, ha explicado en la clausura que cuando se planteó la posibilidad de abordar la economía circular en este veinticinco aniversario de las jornadas “no lo dudamos porque somos conscientes de lo importante de aplicar en nuestra filosofía de empresa las tres R: reducción en la utilización de recursos, reutilización y reciclaje”. Delgado Vizcaíno ha asegura que “Covap va a estar en la vanguardia, intentando adelantarnos, en este tipo de procesos para mejorar la productividad y la competitividad porque como hoy ha quedado claro es el camino a seguir para seguir siendo un referente en el futuro”. “Tenemos que trabajar con eficacia y estrategia para conservar nuestro medio ambiente”, ha remarcado el presidente, quien ha añadido que “tenemos que actuar y ser coherentes con el desarrollo de nuestras producciones”. La Política Agraria Común (PAC) es además, según Ricardo Delgado, cada vez más verde y más exigente con la valoración de los recursos.

En cuanto a la ganadería, el presidente de Covap ha hecho referencia a la labor que hacen los servicios técnicos de la cooperativa, que van de la mano de los socios para optimizar el uso del agua, de la energía y de la gestión de residuos ganaderos mediante distintos proyectos que están ya encima de la mesa y que saldrán adelante como una vía más de desarrollo sostenible.

El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, Rodrigo Sánchez Haro, ha señalado en su intervención en las Jornadas que la apuesta de Covap por la economía circular “es una clara muestra de integración, de carácter emprendedor y de apuesta por la innovación y el máximo aprovechamiento de los recursos”. Desde Andalucía, según ha aseverado el consejero, “llevamos tiempo anticipándonos a esta situación”, con un modelo que “no sólo reduce el consumo de recursos, sino que también ofrece oportunidades de generación de empleo”. Son múltiples los ejemplos, como el aprovechamiento de los destríos de las centrales hortofrutícolas, mezclados con paja y sometidos a un proceso de ensilado, como alimento nutritivo para el ganado. La agricultura, la ganadería y la agroindustria de la región, en definitiva, “ya contribuyen de un modo decisivo a la economía circular, pero hemos de dar nuevos pasos en la gestión de estos elementos y abrir nuevos mercados a los bioproductos para que el sector siga creciendo de manera sostenible”, ha rematado el consejero.

Sánchez Haro ha insistido, en este sentido, en los retos de la mejora de la eficiencia y la dimensión, el impulso de la innovación y la digitalización y la protección del medio ambiente. Este último es, precisamente, uno de los objetivos con los que nace la futura Ley de Agricultura y Ganadería de Andalucía, la mejora de la sostenibilidad de las actividades agrarias a través del tránsito hacia una economía circular basada en el “cierre del ciclo de vida” de los productos, los servicios, los residuos, restos y subproductos, los materiales, el agua y la energía. De igual modo, y en el marco de la función social de la cadena alimentaria, “se obligará a determinadas superficies comerciales e industrias a donar los excedentes con fines sociales”, sin olvidar que las industrias tendrán que elaborar planes para la reducción de desperdicios de alimentos.

Junto a ello, el Plan Estratégico para la Agroindustria de Andalucía. Horizonte 2020, contempla la bioeconomía y la economía circular como desafíos de futuro. Un punto en el que la comunidad autónoma, ha resaltado el consejero, parte de unas “buenas condiciones”. Así lo pone de manifiesto, ha argumentado, el hecho de que la Comisión Europea (CE) “nos haya elegido como región modelo de demostración, por nuestra profesionalidad, nuestro horizonte de crecimiento y nuestro compromiso con la innovación y la investigación”.

Junto al consejero y al presidente de Covap, han intervenido en la clausura el director de Medio Ambiente de Tetra Pak Iberia, Víctor Marcos, y el director territorial de Banco Santander, Justiniano Cortés Mancha.

 

 

 

 

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018