Bruselas actuará si se confirman el 24 de julio las sanciones USA contra la aceituna negra española

En plena crisis del G-7 (Estados Unidos contra el resto del mundo), el Departamento de Comercio norteamericano decidió endurecer aún más los aranceles a la aceituna negra y, de paso, poner en cuestión toda el sistema de apoyo al sector de la  Política Agrícola  Común (PAC).

Este martes 12 de junio, el Departamento de Comercio de EEUU adoptó las resoluciones definitivas que ponen fin a sus investigaciones “antidumping” y antisubvenciones contra la aceituna negra de España.

Estas resoluciones no sólo mantienen los aranceles provisionales impuestos en noviembre y enero pasados, sino que los aumentan dramáticamente. Así, como consecuencia de la investigación antisubvención se impone un arancel medio del 14,75% frente al 4,47% provisional establecido en noviembre. Y como resultado de la investigación “antidumping”, se impone un arancel medio del 20%, frente al provisional del 17,13% establecido en el mes de enero.

Mientras que el arancel “antidumping” se aplicará inmediatamente en cuanto se publique oficialmente, el arancel antisubvención no se aplicará hasta que la ITC (Comisión de Comercio Internacional) -un segundo organismo administrativo- adopte el próximo 24 de julio su resolución definitiva, en la que determinará si las exportaciones de aceituna negra de España causan daño o son una amenaza para la industria de Estados Unidos.

Si este organismo estableciera que no existe tal daño o amenaza, ambos aranceles (antidumping y antisubvención) quedarían sin efecto, según Asemesa.

Las tasas afectan a Aceitunas Guadalquivir (27% por subvenciones y del 17,45% por “dumping”), a  AgroSevilla aceitunas (7,52%  y 25,39%, respectivamente) y a Ángel Camacho Alimentación (16,83% y 13,22%), respectivamente), según el anuncio oficial.

Con el incremento de estos aranceles, España perderá prácticamente el mercado estadounidense de aceituna negra.

En cifras, en 2016, los productores españoles vendieron a Estados Unidos cerca de 32 millones de kilos de aceituna de mesa por valor de 70 millones de euros,  lo que supone más de un tercio de todas las exportaciones de estos productos. Asemesa alertó ya recientemente de que estas exportaciones habían caído en el primer trimestre de 2018 un 42,4% respecto al mismo periodo del pasado año.

Asimismo, la Administración americana sigue manteniendo que las ayudas de la PAC recibidas por los agricultores de aceituna de mesa “no son compatibles con la normativa de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Ante estas resoluciones, Antonio de Mora, secretario general de Asemesa, la patronal empresarial española de industriales exportadores de aceituna de mesa, reitera su petición a todas las Administraciones, especialmente a la Comisión Europea, para que defiendan al sector con la misma contundencia que están empleando en los casos del acero y el aluminio porque, además, está en cuestión el modelo de ayudas de la UE a los sectores agrícolas

 Este precedente puede provocar que cualquier sector agrícola de cualquier país que compita con productos de la UE que reciban ayudas de la PAC, pida a su gobierno que actúe como lo está haciendo Estados Unidos.

Proteccionista e inaceptable

La Comisión Europea (CE) considera que los nuevos aranceles de Estados Unidos a la aceituna de mesa española son “inaceptables” y los tildó de “medida proteccionista” contra un producto europeo “popular” entre los consumidores estadounidenses.

“La decisión del Departamento de Comercio de Estados Unidos de imponer aranceles antisubsidios y antidumping ilógicamente altos sobre las aceitunas españolas es simplemente inaceptable”, afirmó el portavoz comunitario de Comercio, Daniel Rosario.

“Esta es una medida proteccionista contra un producto exitoso, de alta calidad y popular entre los consumidores estadounidenses. Ni la sustancia de esta decisión, ni el proceso que ha llevado a tomarla están justificados”, indicó el portavoz.

No obstante, Bruselas no tomará medidas de represalia automáticamente,  como sí hizo con los gravámenes al acero y al aluminio hace pocas semanas, ya que esta medida aún no está ratificada por la Comisión de Comercio Internacional (CTI) de Estados Unidos, la encargada de anunciar una decisión final al respecto el próximo 24 de julio.

En caso de que la CTI coincida con el análisis de la investigación del Departamento de Comercio, que ha determinado que este producto incurre en competencia desleal, se impondrán las medidas antidumping y de derechos compensatorios contra la aceituna negra española.

“La Comisión considerará actuar a la luz de esa decisión”, explicó el portavoz.

Rosario aseguró que la Comisión “ha defendido vigorosamente” los intereses de los productores europeos de aceitunas y ha cooperado con las autoridades españolas desde el inicio de la investigación en Estados Unidos el pasado verano.

“Está claro que la decisión ya ha llevado a las autoridades estadounidenses a imponer aranceles preliminares, que son duros y que tendrán un impacto en los productores españoles, especialmente, en la región de Andalucía, donde esta actividad tiene una importancia significativa económica y socialmente”, dijo.

Preguntado por el potencial impacto mayor de los aranceles, que podrían poner en cuestión el conjunto del sistema de subvenciones de la PAC, Rosario subrayó que “son muy conscientes de las posibles amplias implicaciones” de la decisión y, por eso, la Comisión se ha involucrado tan activamente en el procedimiento y seguiremos haciéndolo. Esperaremos a la decisión final y después actuaremos de forma acorde”, declaró el portavoz.

Partidas afectadas

Cabe recordar que los aranceles se aplicarán a las aceitunas correspondientes a una larga lista de partidas arancelarias americanas que equivalen, según la nomenclatura comunitaria, a las “aceitunas preparadas o conservadas excepto en vinagre o en ácido acético, sin congelar”.

Según confirmó el Ministerio de Agricultura en su  momento, las exportaciones de aceituna de mesa española a Estados Unidos corresponden, en más de un 95%, a esa partida, que engloba diferentes preparaciones, tanto de aceituna negra, como verde. Sin embargo, la mayor parte de esas exportaciones son del tipo “Ripe olive”, que son las aceitunas negras oxidadas o de estilo californiano.

El Departamento de Comercio de EEUU precisó que están excluidas de la decisión ciertas especialidades, como las aceitunas verdes “Spanish-style”, que son principalmente las que se recogen cuando aún no están maduras, se procesan y, por lo general, se deshuesan y rellenan.

Medida injusta y sin fundamento

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, afirmó que la decisión adoptada por el Departamento de Comercio norteamericano sobre la aceituna de mesa española “es una medida injusta porque no tiene ningún fundamento ni económico ni técnico, y preocupa porque puede poner en tela de juicio las normas de funcionamiento del comercio internacional.

En declaraciones a los medios de comunicación antes de intervenir en la clausura del 40 aniversario de la Federación Española del Vino, el ministro anuncióque planteará esta situación en el Consejo de Ministros de Agricultura de la Unión Europea, que se celebrará el próximo lunes 18 en Luxemburgo, ya que, no solo afecta a los agricultores españoles, sino que puede poner en tela de juicio el conjunto de la Política Agrícola Común (PAC).

Paralelamente, añadió Planas, la ministra de Industria, Comercio y Turismo tratará el tema con la comisaria de Comercio de la UE. “Esta actuación combinada del Gobierno ante la Comisión Europea, que representa los temas comerciales de la Unión Europea, permitirá hacer llegar nuestro punto de vista para poder tener influencia antes de la adopción de la decisión definitiva, el próximo 24 de julio” señaló el ministro, ya que “una acción unilateral de este carácter, no puede quedar sin respuesta”.

También anunció que se reunirá la próxima semana con el sector para manifestarles el apoyo del Gobierno y su disposición para llevar a cabo todas las medidas que sean necesarias para defender sus legítimos intereses.

Aumento desproporcionado

Por su parte,  el consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, consideró a última hora  de la tarde  de ayer 12 de junio “intolerable” que el Departamento de Comercio de Estados Unidos haya decidido finalmente aplicar un “desproporcionado aumento” de los aranceles a la aceituna negra de mesa española, de la que Andalucía es la principal exportadora.

Sánchez Haro mantuvo un primer contacto telefónico con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, con quien mantendrá una reunión este jueves en Madrid para analizar los graves efectos que estas medidas van a tener, ya que supondrán en la práctica el cierre del mercado de Estados Unidos para Andalucía.

Planas, por su parte, trasladó al consejero su “preocupación por la situación y su compromiso con el sector”.

Sánchez Haro lamentó que la Administración norteamericana “no sólo no ha rectificado su injustificable afán proteccionista” con la aplicación de unos aranceles iniciales a las exportaciones andaluzas de este producto, que sumaban en conjunto un 21,60% (4,47% antisubvención y 17,13% antidumping), sino que, por el contrario, “los ha incrementado de manera desorbitada un 60%”al situarlos en el 34,75% (14,75 antisubvención y 17,13% antidumping).

Esto, criticó, “deja muy tocado a un sector empresaria, que es víctima del oportunismo de sus competidores en Estados Unidos, que quieren obtener una ventaja competitiva amparándose en la política proteccionista de Donald Trump”.

El consejero reiteró que se trata de una “medida injusta que va directamente en contra del principal exportador de aceituna negra de mesa a EEUU”. El país norteamericano es el tercer consumidor mundial de aceituna de mesa, con unas 206.000 t, siendo su potencial productor de unas 60.500 toneladas.

Estos datos lo convierten en un importador neto de este alimento, con unas 146.000 toneladas, de las que más de 100.000 proceden de Andalucía”, lo que supone un 68,5% del total.

“Un liderazgo que las empresas andaluzas se han ganado con su buen hacer, su competitividad, su tecnificación y su capacidad de adaptación a las necesidades del mercado”, apostilló  el consejero.

Tribunal de Comercio Internacional

El titular andaluz de Agricultura señaló, no obstante, que “todavía no es una decisión firme”, ya que en julio se conocerá el dictamen del Tribunal de Comercio Internacional, “que será quien tenga la última palabra al determinar si existe verdaderamente un daño al sector local de la aceituna norteamericana”.

En este sentido, confía que este segundo órgano administrativo “ponga cordura” en una situación que afecta a un sector que en Andalucía genera más de dos millones de jornales y 8.000 puestos de trabajo y reúne más de 16.000 explotaciones con alrededor de 95.000 hectáreas en total.

 Andalucía, además, concentra 300 empresas entre las que se encuentran 206 entamadoras (54% del total del país) y 106 envasadoras. Esto se traduce en que produce el 77% del total nacional de aceituna de mesa y el 18% del total mundial, con una media de 450.000 toneladas (Sevilla aglutina el 70% de la producción).

Las consecuencias de esta medida podrían empezar a sentirse en Andalucía en la próxima campaña de verdeo, pues el cierre del mercado estadounidense hará que la industria demande menos aceituna, ya que prácticamente no ha habido tiempo para abrir nuevos mercados que puedan absorber esta producción. La única opción es destinar la aceituna a producir aceite, algo que es posible debido a que este producto tiene esa doble aptitud y el mercado del aceite de oliva podría asumirlo. Esto no hace desaparecer el impacto en el empleo de las entamadoras, que se verá afectado y no se podrá recuperar hasta que no se incrementen las ventas.

Las importaciones de aceituna negra por  Estados Unidos suponen una cantidad insignificante en valor, comparado con los 1.1 billones de intercambios totales entre la UE y Estados  Unidos, con un desequilibrio a favor de la UE de 147.000 millones de euros.

El contencioso comercial  con la  aceituna negara se inició con una denuncia de la Coalición para  el Comercio Justo de Aceitunas Maduras,  que representa en California a dos empresas principalmente,  Musco  Family Olive y Bell-Carter Foods.

Debate europarlamentario

 Los populares españoles proponen que el Pleno del Parlamento Europeo debata en julio sobre las medidas de retorsión comercial impuestas por Estados Unidos contra  la aceituna negra española.

 Los eurodiputados del PP pidieron también a la Comisión Europea que tome medidas destinadas a contraatacar la imposición por parte de Estados Unidos de elevados aranceles a las exportaciones de aceitunas negras españolas

La delegación del PP en el Parlamento Europeo transmitió al Ejecutivo comunitario una pregunta escrita, tras la decisión de Estados Unidos por la que se confirma la aplicación de aranceles a las exportaciones de aceitunas de varias empresas españolas.

Los eurodiputados populares aseguran que, si la imposición de aranceles provisionales por el Departamento de Comercio de EEUU a las exportaciones de aceituna negra española “ya hizo saltar las alarmas, la decisión adoptada el 12 de junio sobre los aranceles definitivos que ese país aplicará a la aceituna de mesa española tanto en el marco del procedimiento anti-dumping, como anti-subvenciones, es del todo preocupante”.

Los eurodiputados populares también alertan del enorme perjuicio económico para los productores españoles pues “los envíos a Estados Unidos se han reducido en un 42,4% sólo en el primer trimestre del año, a lo que se suman los costosos gastos en abogados que están asumiendo las empresas concernidas”.

Además, el PP considera que estos aranceles no solo perjudican a la aceituna negra española, sino que pueden tener “consecuencias gravísimas para la Política Agrícola Común (PAC) de la UE en su conjunto” pues la decisión americana pone en entredicho la naturaleza de las ayudas europeas.

“La aceituna negra española corre el riesgo de ser la primera víctima de una ofensiva más amplia contra la PAC que se está gestando en el seno de la administración Trump”, aseguran los eurodiputados en su pregunta a la Comisión Europea.

Medidas de represalia

Los socialistas españoles en la Eurocámara exigen a la Comisión Europea que aplique medidas de represalia en el marco de las reglas del comercio internacional y, asimismo, han pedido la celebración de un debate en el próximo pleno del Parlamento Europeo para abordar esta cuestión.

“Pedimos que la respuesta de la UE a la decisión de Donald Trump sobre al acero y aluminio incorpore la subida de aranceles de productos agrarios para compensar así el daño que están causando a la aceituna negra”, declaró la portavoz socialista en la Comisión de Comercio Internacional, Inmaculada Rodríguez Piñero, que mostró firme en la contundencia que debe mostrar la Unión Europea en sus medidas frente a las importaciones estadounidenses.

“No podemos quedarnos impasibles ante las políticas proteccionistas injustificadas de la Administración norteamericana”.

Por su parte, la vicepresidenta de la Comisión de Agricultura en el Parlamento Europeo, Clara Aguilera, subrayó que la aplicación de aranceles por parte de la Administración americana a la aceituna negra española es una clara violación de las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), con las que la política agraria europea (PAC) cumple en todos sus términos, calificando de “intolerable esta agresión”.

Con las nuevas medidas arancelarias, por cada 100 euros de aceitunas negras que entren en Estados Unidos, quien las importe tendrá que pagar en la aduana 34,75 euros. “Algo que resulta insostenible para los productores españoles”, denunció Aguilera, quien trasladó todo su apoyo a las empresas sevillanas exportadoras de aceituna negra de mesa”.

Sentar precedente

En su conjunto, las organizaciones agrarias consideraron “injusta” la decisión norteamericana de incrementar los aranceles de entrada en su territorio de la aceituna negra y alertan de que puede sentar precedente y adoptarse con otros productos agroalimentarios, ya que ponen en duda las ayudas de la PAC.

El responsable de Aceituna de Mesa y Aceite de Oliva de ASAJA Sevilla, José Vázquez, aseguró a la agencia  EfeAgro que es “francamente inconcebible” que Estados Unidos aplique esta medida “injusta y arbitraria” porque “cuestiona las ayudas de la PAC”, que están “bendecidas por la Organización Mundial del Comercio (OMC)”.

Desde ASAJA reclaman a “todas” las Administraciones que adopten las acciones legales oportunas que “permitan defender” a este sector productor. Los nuevos aranceles dificultan las exportaciones de la aceituna negra, por lo que Vázquez ha expresado su temor de que el mercado “se venga abajo” y termine afectando a la rentabilidad y al empleo.

Por su parte, el responsable de aceituna de mesa de COAG, Antonio Rodríguez, avanzó que se trata de un asunto “bastante complicado” que “afecta muchísimo” a la agricultura de la autonomía, alertando de que es “mucho” el volumen de aceituna negra exportado al país norteamericano.

Asimismo, el secretario general de UPA-UCE Extremadura y miembro de la Comisión Ejecutiva federal, Ignacio Huertas, calificó la decisión de “absolutamente injusta”, puesto que supone un “ataque” para “todas” las producciones agrarias europeas al poner en duda la PAC.

Huertas señaló también a la “falta de acción” por parte del anterior Gobierno y de la Unión Europea por considerar que la aceituna negra es un producto “poco importante” en el ámbito comunitario, algo que se nota en la “diferencia de tratamiento” dado a los aranceles al acero y al aluminio.

Por ello, pidió a la UE “actuaciones contundentes” contra Estados Unidos porque “está claro que la política de la prudencia, ejercida hasta ahora, no ha servido para nada y ha agravado la situación”.

Igualmente, para el presidente del Consejo Sectorial de Aceituna de Mesa de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, Gabriel Redondo Moreno, esta medida perjudica seriamente al sector aceitunero de Andalucía y más concretamente de Sevilla, donde se concentra el 70% de la producción. La región genera unas 450.000 t, que equivalen en torno al 80% de la aceituna de mesa, a nivel nacional, y el 18% de la producción mundial. Si la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos no lo remedia, añadió Redondo, el próximo 24 de julio se verán en una situación enormemente delicada, si se confirman los gravámenes.

Según Redondo, las cooperativas del sector ya estamos sufriendo también esta coyuntura y en el caso de Agro Sevilla, hemos tenido que prescindir de medio centenar de personas, un 10% de nuestra plantilla, debido al descenso de ingresos”.

La federación andaluza de Cooperativas Agro-alimentaria espera que, en el último momento, se imponga la cordura y la Comisión de Comercio Internacional actúe con objetividad y conforme a derecho, retirando los aranceles impuestos que van en contra de la PAC europea y de las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), impidiendo, con ello, nuevas amenazas.

Asimismo, insta a las distintas administraciones españolas, especialmente a la nacional, liderada por el nuevo ministro de Agricultura, Luis Planas, a ejercer una posición de fuerza en la Comisión Europea para defender un producto tan netamente andaluz como es la aceituna de mesa.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018