Las salidas de aceite de oliva en febrero podrían haber llegado a 120.000 t, cerca del 20% importado

Las salidas de aceite de oliva al mercado durante febrero (29  días) estarían en torno a las 120.000 toneladas, según el avance, aún muy provisional, de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), aunque teniendo en cuenta una previsión de importaciones de 23.000 t, es decir, un 19,2% de lo comercializado a nivel interno, pero sobre todo en el exterior, sería importado de otros países (Portugal, Túnez, Marruecos, Argentina…).

La producción nacional de aceite de oliva en este mes fue prácticamente de 100.000 toneladas, lo que lleva a sumar 1,1 Mt y a una previsión de que pueda alcanzar finalmente los 1,15 Mt, lo que daría lugar a un descenso del 35,7% respecto a la campaña 2018/19 anterior.

Del total comercializado en febrero, se estima que en torno a 76.000 toneladas habrían ido a la exportación, que acumularía ya 429.100 t, aunque la previsión es de que en el conjunto de campaña se quede por debajo del millón de toneladas, que se superó ligeramente en 2018/19.

En cuanto a la demanda interna, en febrero se habrían demandado 44.250  t de aceite de oliva,  lo que sumaría ya un total de 228.630 toneladas y una previsión para el conjunto de campaña de 560.000 t, un 4,1% y 22.000 t más que en la campaña anterior.

La comercialización total de aceite de oliva en los cinco primeros meses de campaña suman provisionalmente 657.730 toneladas, con unas salidas previstas de 1.535.000 t, similares, pero algo por debajo (-1,2%) de las que hubo en la campaña anterior.

Las existencias finales a 29 de febrero quedarían en 1,3 Mt, de las cuales 926.430 t estarían en almazaras, unas 17.000 t menos que el mes anterior y que irán a la baja en los 7 meses que restan por contabilizar; otras 70.480 t en el Patrimonio Comunal Olivarero (FPCO), unas 3.000 t más que en enero, y alrededor de 303.000 t en envasadoras y otros  operadores,  una cifra elevada y 17.000 t superior a las del mes anterior.

La previsión es que el stock de final de campaña, a 30 de septiembre de 2020, podría quedar en 560.400 toneladas, un 25,8% y alrededor de 195.000 t menos que un año antes, aunque casi un 44% y 170.860 toneladas más que la media de las 5 últimas campañas.

Las elevadas existencias de aceite de oliva, consecuencia del  alto stock  final de la campaña pasada (755.400 t), así como las importaciones, impulsadas por el incremento arancelario del 25%  de la Administración Trump al aceite de oliva de origen español desde el pasado 16 de octubre,  son factores que vienen contribuyendo a que los precios en origen estén mínimos y por debajo de unos costes de producción que, oficialmente, se calculan entre 2,40-2,70 €/kilo, a pesar de aprobarse una retirada coyuntural de almacenamiento privado cercano a las 200.000 t durante seis meses.

Según el Sistema Poolred, de la Fundación del Olivar, en la semana del  3 al 11 de marzo, el precio medio salida almazara estaba por debajo de 1,95 €/kg, situándose en torno a 2,12 €/kg en el oliva virgen extra (AOVE); en 1,86 €/kg en el oliva virgen, y en casi 1,71 €/kg en el oliva lampante (B.1º), cotizando sobre 2,3-2,5 €/kg el AOVE de máxima calidad.

La sequía, que ya empieza a aparecer en la mitad Sur peninsular, es otro factor de incertidumbre de cara a la campaña 2020/21 del próximo otoño.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018