Las cuatro CC.AA. “loberas” explican al comisario Sinkevicius la problemática real de los daños del lobo a la ganadería extensiva

Las cuatro CC.AA. “loberas” explican al comisario Sinkevicius la problemática real de los daños del lobo a la ganadería extensiva

Los consejeros de Medio Ambiente de las Consejerías de Asturias, Cantabria, Castilla y León y Galicia mantuvieron este lunes 12 de septiembre en Bruselas una reunión conjunta con el comisario europeo de Medio Ambiente, Virginijus Sinkevicius, al que le explicaron la realidad de la situación y gestión del lobo en nuestro país.

 

Estas cuatro CC.AA., que concentran más del 95 % de los ejemplares en España, informaron al comisario sobre la realidad de la problemática de los daños del lobo a la ganadería y de las consecuencias tan negativas que ha originado en sus territorios la inclusión, por parte del Gobierno de España, del lobo en el Listado de Especies Silvestres de Protección Especial (LESPRE), que impide realizar una gestión adecuada en estos territorios, dificultando llevar a cabo los controles de este cánido, con el consiguiente perjuicio al medio rural.

Asimismo, le manifestaron a Sinkevicius que la población de lobos en estas CC.AA. no ha ido en regresión, como informó el Gobierno español a la Comisión Europea, sino en aumento, con una estado de conservación “favorable”, tanto al Norte como al Sur del Duero, con una carta en el que se critica que el informe sexenal que envió el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miterd) sobre el estado del lobo en nuestro país no se corresponde con los datos de los gobiernos autonómicos.

Los consejeros de Medio Ambiente de Asturias, Alejandro Calvo, Cantabria, Guillermo Blanco, Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, y Galicia, Ángeles Vázquez, le trasladaron al comisario de Medio Ambiente, una vez más, pero en esta ocasión de manera personal, la problemática del lobo en sus territorios, y especialmente que su actual estado de conservación es «favorable», a diferencia de lo comunicado por el Gobierno de España al respecto.

Al respecto, le informaron sobre la necesidad de mantener el difícil equilibrio entre esta especie y la actividad agrícola con la que comparte territorio, que venía siendo mantenido antes de la inclusión del lobo en el LESPRE, con un resultado favorable para la conservación del lobo, que lograba coexistir con la ganadería extensiva con menos dificultades que en la actualidad, gracias al  trabajo técnico (no reconocido por el Gobierno de España), y a la capacidad de gestión de esta especie por las CC.AA., sin justificación alguna en su estado de conservación.

Las cuatro CC.AA. consideran que la posición de la Comisión Europea no puede basarse en un diagnóstico de la población del lobo y su evolución dado por el Gobierno, que no ha hecho un nuevo censo nacional y que no ha contado con las Administraciones regionales gestoras al elaborar la evaluación que remitió a Bruselas, a pesar de que son las que tienen los mejores datos reales y rigurosos.

Fruto de este esfuerzo gestor, según explicaron al comisario, durante los últimos quince años se ha conseguido mantener las poblaciones de lobos existentes en un estado de conservación «favorable»,  aumentando su población y garantizando, al mismo tiempo, su convivencia con el medio rural.

Los cuatro consejeros autonómicos entregaron al comisario de Medio Ambiente de la UE un documento, en el que censuran que el informe sexenal de seguimiento enviado por el Gobierno de España sobre el lobo contiene «errores incomprensibles» y no responde a la realidad, al concluir que el estado de conservación de la especie es «desfavorable inadecuado”

Asimismo, las cuatro CC.AA. enviarán al comisario europeo un informe más ampliado, con todos los datos completos que determinan ese progreso favorable de la población del lobo.

Finalmente, anunciaron al comisario de Medio Ambiente que los cuatro consejeros acudirán al Parlamento Europeo para dar a conocer, de primera mano, cuál es la realidad que está viviendo la ganadería extensiva y semi-extensiva de sus territorios por los ataques de lobo, que amenaza con la continuidad de dicha ganadería y con la población del medio rural y, además, supone un incremento del riesgo de incendios forestales.

Precisamente, en las recientes Orientaciones Estratégicas de Lucha contra los Incendios Forestales, aprobada el 28 de julio de 2022 por la Conferencia Sectorial por parte del Gobierno de España y las CC.AA., se considera que la ganadería extensiva ha de ser promovida como vector de lucha contra las bases que originan los incendios forestales. Esta iniciativa de incluir en lobo en el LESPRE camina, en cambio, en sentido contrario.

En septiembre de 2021 entró en vigor la Orden del Miterd, por la que todas las poblaciones de lobo ibérico al Norte del río Duero se incluían en el LESPRE. Esta decisión, adoptada unilateralmente por el Gobierno central, en contra de las CC.AA. que albergan más del 95% del censo nacional de esta especie silvestre, supuso la práctica prohibición de cualquier medida de gestión de la especie debido a su nuevo nivel de protección.

Castilla y León, Asturias, Cantabria y Galicia recurrieron dicha Orden ministerial ante los tribunales de Justicia, por entender que el estado de conservación favorable de la especie no justificaba la decisión desde un punto de vista científico, ni se había adoptado siguiendo los procedimientos anteriores o los pasos habituales para introducir una nueva especie en LESPRE. Un recurso ante la Audiencia Nacional que esta institución aún no ha resuelto.

Posteriormente, el Miterd aprobó en julio la nueva Estrategia para la Conservación y Gestión del Lobo y su Convivencia con las actividades del medio rural y, de nuevo, lo hizo con el voto  en contra, entre otras, de las cuatro principales CC.AA. “loberas”.

Tras reunirse con el comisario europeo de Medio Ambiente, los consejeros autonómicos se reunieron con los representantes del Comité de Organizaciones Profesionales Agrarias (COPA), que integra a las organizaciones agrarias y de cooperativas de la Unión Europea, para exponerles igualmente la problemática del lobo en las cuatro CC.AA. españolas.

A su vez, se reunieron con representantes de la Confederación General de Cooperativas Agrícolas (Cogeca), que defienden los intereses generales y específicos de las cooperativas agroalimentarias, forestales y pesqueras europeas ante las instituciones comunitarias.

Ambas organizaciones les trasladaron, a su vez, a los consejeros que el problema de los daños generados por los grandes carnívoros en Europa es cada vez es mayor, con más países que sufren una problemática similar, por lo que han urgido a la Comisión Europea para que busque soluciones eficaces para mejorar la coexistencia entre el lobo y otras especies silvestres con la ganadería extensiva.

 

Este contenido es únicamente para usuarios registrados.

SOY USUARIOREGÍSTRATE GRATIS

Desarrollado por eMutation New Media.