Las cooperativas agroalimentarias siguieron creando empleo en el medio rural, pese a bajar su facturación en 2018

En España había en 2018 unas 3.669 cooperativas, con más de un millón de familias socias, que generaron más de 111.000 puestos de trabajo directos, un 5% más que el año anterior y que facturaron en conjunto unos 32.988 millones de euros, según los datos del Observatorio Socio-económico del Cooperativismo Agroalimentario de  España (OSCAE).

Las cooperativas agroalimentarias siguieron creando empleo en el medio rural, pese a bajar su facturación en 2018

En la presentación telemática del mismo, el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Ángel Villafranca destacó que desde 2007 las cooperativas han crecido en empleo directo en un 22%, a lo que habría que sumar los empleos indirectos que se benefician de la actividad de las cooperativas en el medio rural.

Respecto a la facturación, en 2018 alcanzaron los 32.988 M€, incluyendo las sociedades mercantiles participadas, lo que supuso un 0,9% menos en relación al ejercicio anterior (29.365 M€,  sin participadas, un 2,7%  menos), debido fundamentalmente por la importante caída de facturación en el sector del aceite de oliva, donde las cooperativas tienen un importante peso, que no fue compensado por subidas en otros sectores,  como el vino, la alimentación animal o el lácteo.

El director general de Cooperativas, Agustín Herrero, recordó que las cooperativas están «muy influidas» por la evolución de los mercados en origen, puesto que su «principal actividad» es la de vender productos agrarios y el aceite de oliva es uno de los principales productos, junto a los hortofrutícolas.

No obstante, añadió, desde 2006, las ventas de las cooperativas agroalimentarias han crecido un 46 %, pasando de 20.095 millones a esos 29.365 millones de euros (un +20,7% desde 2013, primer año con datos de OSCAE), lo cual revela una «tendencia muy positiva».

De las 3.669 cooperativas agroalimentarias con que contaba en 2018 (30 menos que en 2017), unas 3.190 son agrarias y 479 Cooperativas de Explotación Comunitaria (CEC).

El 75 % del cooperativismo agrario se concentra en seis CC.AA, encabezando la lista Andalucía (713), Castilla-La Mancha (431) y Castilla y León (337).

También el 78 % de la facturación cooperativa se encuentra en seis regiones y Andalucía sobresale al resto con una cuota del 38 % del total nacional de ventas.

El número de socios roza los 1,16 millones (puede haber más de un socio por cooperativa o sección), con un descenso anual del 1,1 %, pero apenas un 0,1 % menos respecto a 2007, una situación que se considera «estable», según Herrero.

Son entidades que generan más de 111.000 empleos directos (+22 % desde 2007 y +5 % 2018-2017) pero es una cifra que no incluye a los trabajadores que hay en las explotaciones de los socios cooperativistas por lo que su repercusión en el mercado laboral sería «más elevada».

Se trata, según el director general de Cooperativas, de un empleo «fijo, estable y de calidad» y que también marca una progresión «positiva.

El informe observa, además, un efecto de concentración empresarial, sobre todo en las cooperativas de mayor dimensión, puesto que el 20% de ellas facturan el 80% del total del cooperativismo agroalimentario.

Por sectores, el hortofrutícola representa el 29 % del volumen de facturación, aceite de oliva (14 %), suministros (13 %), vino (8 %), alimentación animal (8 %) y herbáceos (6 %).

Casi la mitad de las entidades ofrece servicios de suministros (inputs o insumos para los socios), una actividad que suele compaginarse con otras, como la venta de aceite de oliva (un 35 % lo hace) o frutas y hortalizas (24 %).

Exportación al alza

El 31 % de las cooperativas exporta de tal forma que el 31,5 % de las ventas ya se obtiene de ese negocio en el extranjero. No obstante, se produjo asimismo un descenso del 4,1 % anual del valor de esas exportaciones por la «importante caída de facturación» en el aceite de oliva, según el informe.

Aún así, comparado con 2011, el negocio exportador ha tenido un crecimiento del 71 % y el sector cooperativo representa el 16 % de las ventas al exterior del sector agroalimentario español.

Herrero detalló otros datos del OSCAE, como el importante impulso a la producción ecológica: el número de cooperativas que tienen alguna línea dedicada a esos cultivos se disparó un 199,2 % desde 2011 (ahora hay 362 entidades en ecológico) y la cifra de negocio lo hizo un +501,5 % (582,9 millones).

También destacó el papel que representan las mujeres en el cooperativismo, ya que suponen un 26 % de la base social, un 7,4 % de los consejos rectores y un 3,6 % de las Presidencias.

No obstante, Herrero destacó que, aunque ha habido un «ligero incremento» en la representatividad de los Consejos en los últimos años, es necesario seguir con los planes de acción «activos y proactivos» para «reducir las barreras» que les puedan impedir acceder a puestos directivos de responsabilidad.

En cuanto a la estructura cooperativa,  en 2018 el 41 % de las cooperativas era micro (menos de 10 trabajadores y menos de dos millones de euros de facturación); el 39 % eras pequeñas (10-50 empleados y 2-10 millones de euros); el 15 %, medianas (20-250 trabajadores; 10-50 millones de euros) y el 5 % restante grandes cooperativas (más de 250 empleados y más de 50 millones en facturación).

Sobre esa estructura, Herrero señaló que hay una evolución hacia el «crecimiento» o la mayor dimensión empresarial cooperativa, algo «clave» para «la mejora de la competitividad».

Por su parte, Villafranca destacó el papel de la cooperativas como «empresas sostenibles, estables y radicadas al 100 % en el territorio», ya que, con su facturación, «mantenemos la sostenibilidad económica, en gran parte, y la utilizamos para hacer sostenibilidad ambiental», ha dicho.

El presidente de Cooperativas Agro-alimentarias resaltó que el sector cooperativo tiene «la cintura suficiente» para adaptarse a ese cambio y ha pedido también esa misma capacidad de adaptación a las circunstancias para la PAC y a las normativas que aprueben las Administraciones. Y en cuanto a la crisis generada por la pandemia del coronavirus, consideró que será «muy diferente» a la recesión económica de 2007-2008.

Cooperativas sostenibles

Villafranca destacó que Cooperativas Agro-alimentarias de España apuesta por la sostenibilidad ambiental de las cooperativas, pioneras en la utilización del control biológico como alternativa y complemento a los tratamientos fitosanitarios; en la implantación de sistemas de gestión de calidad de productos, de estándares de producción integrada y de sistemas de gestión medioambiental; en técnicas de eficiencia energética, en reducción de huella de carbono o en la incorporación de energías renovables o la cogeneración.

Por último, Ángel Villafranca señaló que las cooperativas se adaptan de forma permanente a los retos, tratando siempre de buscar soluciones que beneficien a nuestros socios, y que continuarán trabajando en la mejora de la eficiencia, profesionalización y dimensión, y utilizando la innovación como palanca de competitividad.

Los datos presentados se extraen del Observatorio Socioeconómico del Cooperativismo Agroalimentario (OSCAE) una potente herramienta que permite conocer y hacer un seguimiento del cooperativismo, con la colaboración del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Se puede descargar el informe completo en: http://www.agroalimentarias.coop/ficheros/doc/06213.pdf