La Unió pide suspender la importación de cítricos de Sudáfrica a la UE por motivos fitosanitarios

 LA UNIÓ de Llauradors propone la suspensión de la importación de cítricos de Sudáfrica hasta que se restrinja el uso de productos fitosanitarios en ese país que están prohibidos en la Unión Europea.

Según un primer estudio realizado por esta organización agraria valenciana, hasta más de medio centenar de materias activas de productos fitosanitarios prohibidas en la UE se pueden utilizar en el cultivo de cítricos en Sudáfrica. Entre ellos se encuentra el paraquat, un herbicida que con las dosis adecuadas afecta al tracto gastrointestinal, riñón, hígado, corazón y otros órganos.

También se encuentra el metil azinfos, que está prohibido por la Agencia de Protección Ambiental desde 2004 y por la UE  desde 2006. Este insecticida es altamente tóxico para los anfibios, peces, mamíferos, crustáceos y moluscos.

LA UNIÓ va a seguir realizando estudios de todos aquellos acuerdos comerciales que suscriba la UE con países terceros para vigilar que no contengan productos fitosanitarios prohibidos en el ámbito comunitario, ya que ponen en riesgo la seguridad alimentaria.

Por una parte, la utilización de estas materias activas; aparte de suponer un posible riesgo para los consumidores, conlleva también un alto riesgo para las personas encargadas de su aplicación y del medio ambiente global.

Por otra, también permite a los agricultores sudafricanos producir cítricos con menores costes de cultivo que a los agricultores europeos. A juicio de esta organización agraria, la situación supone “un claro agravio comparativo y discriminación para los agricultores valencianos y un perjuicio para los consumidores”.

LA UNIÓ presentó ese estudio a la Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios (AVACU). Su presidente, Fernando Moner, señaló que “los resultados del estudio nos pusieron en alerta y, obviamente, han generado muchísima preocupación. Primero por la propia seguridad alimentaria, es decir,  la salud pública, que nos genera interrogantes en cuanto a la repercusión que esto puede tener en el consumidor. Hay que tener en cuenta que son productos alimenticios que ingerimos diariamente y que llevan una serie de componentes que si en Europa y en España están prohibidos será por algo. Con lo cual no entendemos cómo es posible que se permita la entrada a productos que han sido tratados con esos componentes y que llevan parte de esos residuos en los mismos.

En segundo lugar, añadió Moner, «nos parece, además, que estamos haciendo un flaco favor al consumidor de dentro de diez o veinte años, porque al final todo esto también genera una competencia desleal de agricultores de otros países de fuera de Europa que, obviamente, le echan de todo a estos productos. Y eso genera que tengan muchos menos costes para evitar esta necesidad de tener que utilizarlos.»

Moner señaló que tenemos muy claro es que no vamos a dejar solos a LA UNIÓ y a los agricultores en esta denuncia, que los consumidores somos las principales víctimas cuando se incumple la normativa, principalmente cuando estamos hablando de alimentación. Y, por supuesto, vamos a ayudarles a elevar todo esto tanto a la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición  (AESAN), como a las instituciones europeas».

En este sentido, LA UNIÓ trasladará ahora a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) los graves perjuicios que supone permitir importaciones de cítricos de Sudáfrica para los consumidores europeos, por los riesgos en la cadena alimentaria que puede suponer la utilización de estos productos fitosanitarios prohibidos en la Unión Europea.

La EFSA es responsable de la revisión de sustancias activas utilizadas en productos fitosanitarios en la UE. Cada sustancia activa (el componente activo contra las plagas / enfermedades de las plantas contenidas en el producto fitosanitario) debe demostrarse que es segura en términos de salud humana, salud animal e impacto en el medio ambiente. La EFSA también se encarga de la evaluación del riesgo de los niveles máximos de residuos (LMR) de plaguicidas permitidos en productos de origen vegetal o animal comercializados en la UE.

La UNIÓ también trasladará este estudio a  la AESAN para exponerle los graves perjuicios que supone permitir importaciones de cítricos de Sudáfrica para los consumidores españoles, por los riesgos en la cadena alimentaria que puede suponer la utilización de estos productos fitosanitarios prohibidos en la UE.

Cláusula de salvaguardia

Por otra parte, la Delegación del PP en el Parlamento Europeo pidió a la Comisión Europea, como medida para proteger a los productores españoles de naranja, la activación de la cláusula de salvaguarda para defender a los cítricos del impacto perjudicial que está teniendo para el sector la entrada masiva en el mercado comunitario de naranjas de países no europeos, en particular Sudáfrica, con el que la UE mantiene desde 2016 un Acuerdo de comercio, desarrollo y cooperación.

En una pregunta escrita enviada a la Comisión Europea, el Portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons, y los eurodiputados Ramón Luis Valcárcel, Esther Herranz, Teresa Jiménez-Becerril, Verónica Lope y Gabriel Mato, preguntaron al Ejecutivo comunitario si tiene previsto activar la cláusula de salvaguardia prevista en el Acuerdo con Sudáfrica para proteger a los productores españoles.

En su escrito, los eurodiputados del PP también preguntaron a la Comisión Europea si “ha estudiado la puesta en marcha de medidas para contrarrestar los perjuicios y compensar las pérdidas que sufre este sector como consecuencia del Acuerdo”.

Los eurodiputados insistieron en la necesidad de tomar medidas “ante la delicada situación de nuestros productores, que tienen que competir con países terceros que venden a precios inferiores y representan un elevado riesgo de contagio de plagas, como la mancha negra”, por lo que calificaron de “esencial” la revisión del Acuerdo con Sudáfrica o la modulación de sus efectos a escala regional.

“España es el primer exportador mundial de naranjas y, por tanto, el primer exportador europeo de esta variedad cítrica. Es uno de los productos clave de la agricultura española, en especial para las comunidades autónomas de Valencia, Murcia y Andalucía, por lo que es fundamental una vigilancia estricta del mercado”, explicaron los eurodiputados en su pregunta.

“Según estimaciones de algunas organizaciones agrarias de la Comunidad Valenciana”, subrayaron también los eurodiputados, “el sector sufre cuantiosas pérdidas en la campaña de comercialización actual.

A inicios de diciembre, esas pérdidas ya ascendían a 130 M€, de los cuales el 65% (85 millones) se debe a la presencia masiva de naranjas de terceros países, Sudáfrica principalmente

Debate europarlamentario

Por otra parte, este jueves, 24 de enero, representantes del sector de los cítricos de la Comunidad Valenciana y de Andalucía participarán en un debate sobre la crisis del sector en la Comisión de Agricultura de la Eurocámara.

La reunión se produce a iniciativa de la Delegación socialista española, en concreto de las eurodiputadas Clara Aguilera e Inmaculada Rodríguez-Piñero, en su compromiso por analizar y dar solución a la situación que vive el sector.

Forman parte de la delegación el secretario general de  la Unió de Llauradors, Carles Peris; el presidente de AVA-Asaja, Cristobal Aguado; el presidente de Cooperativas Agroalimentarias, Cirilo Arnandis; y el presidente del Comité de Gestión de Cítricos, Manuel Arrufat. Además, también participará en la delegación el secretario autonómico del gobierno valenciano, Francisco Rodríguez Mulero.

Con motivo de esta visita a Bruselas, los días 23 y 24 de enero, la delegación mantendrá igualmente reuniones con  representantes del Parlamento Europeo, de la Comisión Europea y de la Delegación Permanente española.  

El jueves 24, a partir de las 10,30 horas, podrá seguir el debate sobre la crisis de los cítricos en este enlace.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018