La UE adopta una nueva normativa sobre productos fertilizantes

La Unión Europea adopta una nueva normativa para la introducción de productos fertilizantes en el mercado comunitario.

El Consejo de la UE adoptó este 21 de mayo un Reglamento que armoniza los requisitos para los fertilizantes producidos a partir de minerales fosfatados y de materias primas orgánicas o secundarias y abre así nuevas posibilidades de producción y comercialización a gran escala.

Además, el Reglamento fija límites armonizados para una serie de contaminantes presentes en los fertilizantes minerales, por ejemplo el cadmio.

Según el  ministro de Economía de Rumania,  , «esta nueva normativa garantizará que solo puedan venderse libremente en toda la UE los abonos que cumplan requisitos y normas de alta calidad y seguridad a escala de la UE. Los contaminantes presentes en los productos fertilizantes fosfatados de la UE, como el cadmio, pueden suponer un riesgo para la salud humana, animal o vegetal, para la seguridad o para el medio ambiente, por lo que se ha limitado su contenido por medio de las nuevas normas.

Estas impulsarán, añadió, «la producción y el uso de abonos fosfatados con bajo contenido de cadmio y de abonos orgánicos, y ofrecerán mayor variedad a los agricultores orientados hacia una agricultura más respetuosa con el medio ambiente.»

De acuerdo con el Reglamento, los productos fertilizantes de la UE que lleven el marcado CE habrán de cumplir una serie de condiciones para acogerse a la libertad de circulación en el mercado interior de la UE. Entre ellas cabe citar niveles máximos obligatorios para contaminantes, el empleo de categorías de materiales componentes definidas y requisitos de etiquetado.

Los fabricantes de fertilizantes que no lleven el marcado CE tendrán aún la posibilidad de comercializar sus productos a escala nacional.

El nuevo Reglamento, que sustituye al Reglamento de 2003 relativo a los abonos, incluye todos los tipos de fertilizantes (minerales, orgánicos, enmiendas del suelo, medios de cultivo, etc.).

Próximas etapas

El Reglamento aún está pendiente de su firma y publicación en el Diario Oficial de la UE (DOUE) y entrará en vigor a los veinte días de su publicación, probablemente en el mes de julio.  No obstante, no empezará a aplicarse hasta los tres años de su entrada en vigor.

Antecedentes

La Comisión Europea presentó su propuesta en marzo de 2016, como parte del Plan de Acción de la UE para la Economía Circular. Uno de sus principales objetivos es incentivar la producción de fertilizantes a gran escala a partir de materias primas orgánicas o secundarias no importadas, en consonancia con el modelo de economía circular, transformando los residuos en nutrientes para los cultivos.

¿Menor coste de insumos?

Por su parte, las organizaciones europeas que representan y defienden los intereses de los agricultores y sus cooperativas en la UE (COPA-Cogeca) aplauden la adopción del nuevo Reglamento de Fertilizantes, con la esperanza de que reducirá los costos de insumos agrícolas cada vez mayores.

El nuevo Reglamento armoniza las normas para la comercialización de fertilizantes minerales y orgánicos, fertilizantes de liberación controlada y bioestimulantes. También establece límites uniformes para metales pesados, contaminantes y patógenos, como el cadmio.

Las nuevas reglas deberían impulsar la producción y la disponibilidad de fertilizantes orgánicos con el marcado CE, según el COPA-Cogeca, y también deberían proporcionar a los agricultores europeos una mayor variedad de productos fertilizantes, al aumentar la competencia entre los productos fertilizantes, y ofrecer opciones de sustitución.

Los agricultores europeos acogen favorablemente esta noticia, puesto que sufren una desventaja competitiva en comparación con otros productores del mundo, porque los fabricantes europeos de fertilizantes minerales están protegidos de la competencia internacional, mediante derechos antidumping y aranceles aduaneros en las fronteras comunitarias.

Dado que los fertilizantes minerales representan hasta el 45% de los costes de los insumos de los agricultores con cultivos en la UE y que los precios de los cereales y de otros granos para el mercado siguen siendo bajos, esta desventaja está causando una reducción de los precios y reduciendo las ganancias de los agricultores, según el COPA-Cogeca.

El secretario general del COPA-Cogeca, Pekka Pesonen, señaló al respecto que «el sector de cereales de la UE ha perdido cuotas de mercado significativas en los últimos años, pasando de ser el segundo mayor exportador del mundo hace tres años al cuarto puesto en la actualidad.»

A juicio de Pesonen, «los precios de los fertilizantes en la UE son mucho más altos que en otras regiones del mundo y, sin embargo, los agricultores de la UE y sus cooperativas venden trigo y otros cereales, ya sea para exportación o para el mercado europeo, a precios del mercado mundial.»

«Esta situación ha creado un desequilibrio que tiene un impacto perjudicial en los ingresos de los agricultores de la UE y esperamos que el nuevo Reglamento ayude a los agricultores europeos a encontrar nuevas alternativas para que puedan reducir sus costos de insumos«, concluyó el representante del COPA-Cogeca.

Texto reglamento aprobado:   PE_76_2018_INIT_ES


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018