La producción agrícola asegurada crece a doble dígito en los ocho primeros meses de 2020

Según las cifras registradas por el “pool” de empresas privadas del seguro agrario, Agroseguro, durante los ocho primeros meses de 2020, la producción agrícola asegurada está creciendo un 19,2% respecto a 2019, superando los 29 millones de toneladas.

La producción agrícola asegurada crece a doble dígito en los ocho primeros meses de 2020

Por su parte, el capital asegurado está aumentando un 11,4%, y alcanza ya los 10.550 millones de euros, manteniendo la tendencia ascendente de este concepto, en el que se han alcanzado cifras récord durante las últimas dos campañas, mientras que la superficie agraria protegida rebasa los 4,5 millones de hectáreas, un 48% más que el año anterior.

Estas cifras reflejan, según el presidente de Agroseguro, Ignacio Machetti, la confianza del sector en el sistema español de seguros agrarios: señalando que “la inestabilidad climática de la última década, con alternancia de épocas de fuertes sequías y de tormentas severas, junto a la buena respuesta que el seguro agrario ha ofrecido frente a estos siniestros, explican esta buena evolución. Los agricultores sienten que deben estar protegidos, y saben que en España existe un sistema sólido y consolidado a su disposición”.

Motores de crecimiento

Los cultivos herbáceos, con un alza del 42% de su producción asegurada y el 64% de su superficie, impulsa buena parte de esta evolución. A finales de agosto pasado, el capital asegurado superaba ya los 2.200 millones de euros, un 38% más que el pasado año.

También experimenta un comportamiento positivo el conjunto de las hortalizas, con una producción asegurada que crece un 24% en el total de sus líneas, mientras que el capital supera el 45% respecto a un año antes, hasta alcanzar los 1.600 millones de euros de producción protegida por el seguro agrario.

Los productores de cítricos también elevan un 16% más su producción asegurada, con un valor superior a los 1.000 millones de euros, un 17% mayor a la de 2019.

Agroseguro recuerda que, desde el pasado 1 de septiembre se pueden contratar los módulos de otoño de seguros tan importantes como los de cultivos herbáceos o uva de vino, entre otros.

Seguros pecuarios

En relación a los seguros pecuarios, el capital asegurado de ganado (frente a accidentes y enfermedades) crece por el momento un 2% y supera los 1.500 millones de euros, con casi 200 millones de ejemplares.

Los ganaderos españoles también se acogen al seguro de retirada y destrucción de animales en mayor medida que en 2019, puesto que el capital asegurado en esta línea aumenta otro 2%.

Tormenta de pedrisco en Extremadura

Por otra parte, hasta el mediodía del martes 15 de septiembre, las delegaciones territoriales de Agroseguro recibieron los siguientes partes de siniestro de parcelas aseguradas:

               Cultivo Parcelas afectadas Hectáreas afectadas
Tabaco 428 903
Maíz 22 181
Espárrago 6 103
Almendro 19 92
Pimiento 29 25
Higuera 10 7

La mayor parte de los siniestros se concentraron  en los municipios de Collado de la Vera, Jaraíz de la Vera y Casatejada, aunque nos consta que los daños se extienden también, de manera puntual, a cultivos de arroz en las Vegas Altas.

Desde Agroseguro se  recuerda que los daños ocasionados por el pedrisco están cubiertos por el sistema de seguros agrarios, y que la práctica totalidad de los cultivos de tabaco en Extremadura cuentan con seguro agrario en vigor.

La rapidez de los productores a la hora de enviar los partes de siniestro está facilitando, según esta entidad, que los técnicos los estén gestionando desde primera hora, y permitirá además, que desde esta misma tarde los peritos comiencen a realizar las tasaciones en las parcelas afectadas.

En todo caso, se recuerda que con el fin de agilizar trabajos de peritación, es muy importante que los agricultores remitan los partes de siniestro tan pronto como constaten los daños en sus parcelas.

Una vez se ha evaluado el siniestro, Agroseguro abona las indemnizaciones un plazo máximo de 60 días, aunque la realidad es que ese plazo se ha reducido a la mitad, ya que –de media- las indemnizaciones se reciben 30 días después de la tasación por parte del perito. Muchas veces, reciben la indemnización incluso antes del periodo en que hubieran recibido el pago por su producción, de no haber sufrido siniestro.

En 2020, recalca Agroseguro, se están sufriendo muchas tormentas de pedrisco. A nivel nacional, la primera de ellas se produjo a finales de enero, y desde entonces, se han producido casi sin solución de continuidad. En concreto, el pedrisco ha dañado en Extremadura más de 11.100 hectáreas de cultivo, dejando indemnizaciones por valor de 17,2 millones de euros. La mayor parte de ellas ya han sido abonadas.

Tabaco y pimentón

Desde la organización agraria UPA-UCE se señaló que «las fuertes tormentas de lluvia y granizo que descargaron ayer en Extremadura provocaron numerosos daños en explotaciones de tabaco de La Vera y de pimentón en la zona de Mesillas.

Se trata de dos cultivos que se encuentran en plena campaña de recolección, por lo que los daños han llegado en un momento crucial para los productores. “Es un fuerte golpe para dos cultivos fundamentales de La Vera por la mano de obra que generan y la riqueza que aporta a un territorio con pocas alternativas”, señaló el secretario de agricultura de UPA-UCE Extremadura, José Cruz.

Esta organización agraria estima que las tormentas han dañado entre el 60 y el 70% de la producción de tabaco de Jaraíz de la Vera y, en el caso del pimentón, las fuertes rachas de viento han arrasado con muchos secaderos de la zona, afectando principalmente, a los municipios de Jaraíz de la Vera, Tejeda de Tiétar y Piornal, además de Don Benito y Entrerríos, entidad local menor de Villanueva de la Serena.

Por ello, UPA-UCE reclama a Agroseguro celeridad en las peritaciones ante los daños por el granizo y las fuertes lluvias, ya que las consecuencias serán muy graves para los productores.

Además, esta organización agraria considera que la Administración regional debe hacer pronto sus valoraciones para constatar el resto de daños que se hayan producido en la zona.

“Este 2020 ya se ha convertido en otro año para olvidar en el campo y no solo por la pandemia, sino también por los bajos precios y todos los problemas que hemos tenido que afrontar los productores en el sector agrícola y ganadero”, mantiene Cruz.