La OIVE pide fondos nacionales y comunitarios extra para no dejar caer al sector vitivinícola español

El sector del vino es uno de los más perjudicados por la crisis causada por la COVID-19.  En nuestro país el cierre de fronteras y del canal de hostelería y restauración (Horeca), entre otras cosas, ha provocado una reducción drástica en las ventas de vino, según la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE).

La OIVE pide fondos nacionales y comunitarios extra para no dejar caer al sector vitivinícola español

Recién iniciada la campaña 2020/2021, el pasado 1 de agosto, que debería llenar nuestras bodegas con la nueva cosecha, la paralización de nuestra economía plantea un escenario muy complicado para el sector vitivinícola, añade esta interprofesional.

Para la OIVE, “la situación de rebrotes en España y en buena parte del mundo, que ha provocado una caída drástica del turismo internacional, ha ralentizado mucho los mercados internacionales y ha llevado a la incertidumbre económica, está ocasionando que la demanda tampoco despunte como sería de desear.”

A todo ello, añade, “se suman otras amenazas anteriores que continúan teniendo sus efectos en el sector, como la salida del Reino Unido de la UE (Brexit) y la persistencia del alza arancelaria para entrar en el mercado de Estados Unidos.

Ante esta situación excepcional, la Junta Directiva de la OIVE acordó iniciar una ronda de reuniones en las próximas semanas con los diferentes agentes del sector, para ir analizando la marcha de la vendimia y el comportamiento del mercado, seguir la evolución de la situación y, de esta manera, “poder plantear nuevas iniciativas de reconstrucción”.

En opinión de OIVE, “se hace necesario actuar con nuevas medidas tanto del lado de la oferta, como de la demanda.”

Así, por el lado de la oferta, las medidas extraordinarias aplicadas por el Ministerio de Agricultura, a tenor de los datos de solicitudes, han sido claramente insuficientes. Para esta interprofesional, “se requieren nuevas medidas dotadas de presupuesto extraordinario”, pues “en los países de nuestro entorno las actuaciones han sido dotadas con fondos nacionales, lo cual deja a España en desventaja clara.

Se valoran positivamente las medidas que han podido aplicarse, pero se reclaman inversiones tanto de la Comisión Europea, como del Gobierno de España para la recuperación del sector, añade esta OIA.

Por el lado de la demanda, OIVE insta a desarrollar campañas de promoción ambiciosas tanto a nivel nacional, como internacional para recuperar la confianza de consumidores, turistas y mercados hacia nuestro país, y advierte sobre que “una posible subida de impuestos al consumo y a la hostelería sería muy perjudicial para la recuperación del sector en nuestro país.” Igualmente, añade, “se estudiarán otras medidas que puedan derivarse del reciente Fondo de Recuperación que la UE aprobó el pasado 20 de julio.

Situación excepcional

La OIVE tiene previsto reunirse en las próximas semanas con las  asociaciones de la cadena de valor del vino, en las que se encontrarían los mostos, los vinagres y los destilados de vino, así como con los representantes de las denominaciones de origen vitivinícolas, la distribución y la hostelería.

Con esta iniciativa, se busca sumar esfuerzos para hacer frente entre todos a esta situación excepcional y así se lo hará saber a la Administración tras la ronda de reuniones.

El sector vitivinícola en nuestro país tiene una posición estratégica al ser sustento de miles de familias. Destaca su función sostenible tanto en el plano medioambiental, un apartado de gran importancia en la UE, como en el plano social al ser motor de desarrollo en muchos pueblos y ciudades pequeñas en esta España cada vez más vaciada en el medio rural.

Por ello, desde OIVE se solicita no dejar caer al sector vitivinícola y contar con el compromiso firme de la Administración española, en forma de fondos nacionales y europeos extra, como ha sido el caso de otros países de la Unión Europea.