La CE urge a un acuerdo sobre el Marco Financiero Plurianual Europeo 2021-2027 este otoño

De cara a la reunión del Consejo Europeo los días 20 y 21 de junio, la Comisión Europea pide a los líderes de los Estados miembros que den impulso a las negociaciones sobre el próximo presupuesto a largo plazo de la Unión (2021-2027). Se trata de alcanzar un acuerdo como máximo en otoño.

El acuerdo, según Bruselas, es posible, aunque hay mucho por hacer y mucho en juego.

La Comisión pasó revista a los logros alcanzados hasta ahora y enumera los principales problemas pendientes, allanando así el camino para alcanzar rápidamente un acuerdo.

El tiempo pasa, señala en un comunicado la CE, y los retrasos en el futuro presupuesto de la UE pasan también factura. No contar con un acuerdo a tiempo afectaría a estudiantes, agricultores e investigadores y a cuantos son beneficiarios del presupuesto de la UE.

El actual presupuesto de la UE a largo plazo (2014-2020) se aprobó con seis meses de retraso, lo que tuvo consecuencias negativas para los ciudadanos de nuestros Estados miembros y de más allá (véase gráfico anexo adjunto).

Para evitar una situación parecida, la Comisión hace una llamada al Consejo Europeo para que  fije una hoja de ruta con la que llegar en otoño a un acuerdo sobre el presupuesto de la UE a largo plazo e insta al Consejo a dar prioridad a esta labor.

Según el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker«se han avanzado mucho los trabajos sobre la propuesta de la Comisión de presupuesto de la Unión a largo plazo. Por su ardua labor y su compromiso, felicito al Parlamento Europeo y a los Estados miembros en el Consejo. Ahora es el momento de intensificar el ritmo. Dada la participación más alta registrada en unas elecciones europeas en los últimos 20 años y una campaña más centrada que nunca en los asuntos europeos, 2019 es un año de renovación de nuestra Unión.

Juncker afirmó también que «acordar nuestro futuro presupuesto no es cuestión de hacer números, sino de hacer corresponder nuestras ambiciones y prioridades con los recursos presupuestarios adecuados. Nos jugamos mucho, pero con coraje y voluntad política, hay posibilidades de alcanzar el acuerdo de aquí al otoño».

Por su parte, Günther H. Oettinger, comisario europeo de Presupuesto y Recursos Humanos señaló que «gracias al buen trabajo de tres Presidencias consecutivas del Consejo, se ha alcanzado un acuerdo parcial sobre 12 expedientes sectoriales, y en otros 16 puede empezarse a negociar. Pero lo más importante es llegar a un acuerdo sobre el marco general. Y tenemos que alcanzarlo cuanto antes, por nuestros estudiantes, agricultores e investigadores y por otras muchas personas que están a la espera de un presupuesto de la UE.»

En mayo y junio de 2018, la Comisión presentó una propuesta de presupuesto nuevo y moderno a largo plazo que iba ligado muy de cerca a las prioridades de la Unión, incluidas las propuestas legislativas correspondientes a 37 programas sectoriales.

A partir de ahí, en el Parlamento y el Consejo han avanzado mucho los trabajos. Además de los progresos sobre el marco general, se han cerrado, al menos en parte, muchas de las propuestas sectoriales, señala la Comisión.

Amplio apoyo

Durante las negociaciones, muchos de los elementos inicialmente propuestos por la Comisión europea ya han merecido un amplio apoyo del Parlamento Europeo y del Consejo. Por ejemplo:

  • el énfasis en el valor añadido europeo;
  • la estructura racionalizada y más transparente del futuro presupuesto;
  • la reducción del número de programas y la introducción de nuevos programas integrados en áreas tales como las de inversión en las personas, mercado único, inversiones estratégicas y derechos y valores;
  • una mayor atención a las sinergias entre instrumentos;
  • la simplificación de las normas sobre financiación;
  • mayor flexibilidad para garantizar respuestas sin demora en un mundo que cambia con rapidez.

También avanzan los debates sobre las siguientes propuestas:

  • El instrumento presupuestario para la convergencia y la competitividad en la zona del euro.
  • El nuevo mecanismo a fin de descartar riesgos para el presupuesto de la UE en caso de deficiencias generalizadas del Estado de Derecho.
  • Las propuestas de la Comisión para modernizar el lado de los ingresos del presupuesto de la UE.

Mientras tanto, en torno a temas políticos clave —y en particular los financieros— prosiguen los debates. Es el momento de abordarlos.

El Consejo Europeo de este mes junio debe inaugurar una nueva fase de negociaciones políticas caracterizada por una creciente atención a los aspectos financieros y otras cuestiones estratégicas. Es la única manera de garantizar que pueda alcanzarse a tiempo el acuerdo y que el 1 de enero de 2021 estén en marcha los nuevos programas.

Aprobar a tiempo el futuro presupuesto tendría resultados concretos para todos los europeos: ya en 2021, crearía decenas de miles de puestos de trabajo y muchos más en la economía en general, garantizaría que más de 100 000 proyectos de la política de cohesión empezaran a tiempo, permitiría a un millón de jóvenes participar en el programa de intercambio Erasmus, y a otros 40.000, participar en acciones de solidaridad en toda Europa en 2021.

Ayudaría a las empresas emergentes y las pequeñas y medianas empresas a realizar sus inversiones, aumentaría considerablemente las inversiones y capacidades de defensa, y contribuiría a proteger las fronteras de la Unión contra la trata de seres humanos, el contrabando y el fraude.

Completar los trabajos en torno al futuro marco y a los programas de gasto a tiempo para permitir su plena aplicación antes del 1 de enero de 2021 será tarea difícil, pero factible… siempre y cuando lidere el proceso el Consejo Europeo.

Contexto

El 2 de mayo de 2018, la Comisión presentó una propuesta de presupuesto moderno, equilibrado y equitativo para cumplir las prioridades de Europa fijadas por los Jefes de Estado y de Gobierno en Bratislava en 2016 y en Roma en 2017.

Esta propuesta fue inmediatamente seguida de propuestas legislativas relativas a los 37 programas sectoriales que forman parte del futuro presupuesto a largo plazo. Partiendo de esta sólida base, la Comisión ha trabajado codo con codo con las Presidencias búlgara, austriaca y rumana para avanzar en las negociaciones.

En materia de fechas, la Comisión viene mostrándose desde el principio muy favorable a un calendario ambicioso. El Consejo Europeo, en sus conclusiones de diciembre de 2018, llamó a un acuerdo para el otoño de 2019. Con este objetivo, la Comisión seguirá trabajando en estrecho contacto con las Presidencias actual y futuras y en estrecha colaboración con el Parlamento Europeo.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018