La CE reconoce una menor demanda de carnes, quesos, aceite de oliva y vinos por el impacto del Covid-19

La Comisión Europea señala que muchas incertidumbres se mantienen en torno al impacto de la crisis del Covid-19 en la recuperación económica. No obstante, la cadena de suministro de alimentos ha demostrado ser resistente a lo largo de la crisis, destaca el último informe de verano de “Perspectivas a corto plazo para los mercados agrícolas de la UE”.

Con el levantamiento progresivo de las medidas de emergencia en toda Europa, la demanda de consumo en restaurantes, bares y cafeterías, en particular, debería aumentar, aunque a corto plazo no volverá a los niveles de 2019, debido al recorte del poder adquisitivo de los hogares y de los consumidores.

Esta ligera mejora de la situación hace que como consecuencia los precios de los productos agrarios estén subiendo, según Bruselas.

Como ya se señaló en la edición de primavera de las perspectivas a corto plazo, el brote de Covid-19 y las medidas adoptadas por los Estados miembros de la UE crearon un “shock de demanda” en vez de uno de oferta. Esto se reflejó en las buenas perspectivas de producción en sectores como los lácteos, azúcar, carne de porcino, aceite de oliva, vino y tomate. Las perspectivas de exportación continuaron siendo buenas en general.

El último informe de perspectivas a corto plazo para los mercados agrícolas de la UE , publicado por la Comisión Europea, presenta una descripción más detallada de las últimas tendencias y nuevas perspectivas para cada sector agroalimentario.

Cereales

Para la campaña 2020/21, la producción de cereales de la UE se prevé en 286,3 Mt, con una disminución del 2,7% en relación a la campaña anterior 2019/20, pero un 1,7% por encima del promedio de los últimos 5 años.

Este descenso se explica por una menor superficie sembrada de cereales de invierno, pero también por las condiciones meteorológicas de sequía durante el desarrollo del cultivo, especialmente en el caso del trigo. En cambio, las lluvias de finales de los meses de mayo y junio aliviaron la presión sobre los cultivos de cereales de primavera- verano.

Se estima que el consumo de cereales en la UE disminuirá un 0,6% en 2019/20, principalmente debido a una menor demanda de materia prima para alimentación humana, como consecuencia de las medidas de cierre por el Covid-19. Sin embargo, la CE estima que esta menor demanda no debería durar, esperándose un nuevo crecimiento a lo largo de la actual campaña 2020/21.

Oleaginosas y proteaginosas

En relación a las semillas oleaginosas y los cultivos proteaginosos, en la nueva campaña 2020/21 la producción de colza debería estar en niveles similares a la de 2019/20, con 15,4 millones de toneladas.

Por su parte, la producción de girasol alcanzará los 10,4 Mt, con un aumento del 3,7% en comparación con 2019/20, mientras que la producción de habas de soja y del resto de cultivos proteaginosos también debería aumentar, para llegar hasta 2,8 Mt y 4.5 Mt, respectivamente.

Se prevé un ligero descenso en los volúmenes de transformación en la campaña 2020/21 con una demanda estable de harina de materias primas proteínicas y una recuperación lenta del uso de aceites vegetales.

Azúcar

Por su parte, la CE estima que la producción de azúcar en la campaña 2020/21 se mantendrá en el mismo nivel que en 2019/20, a pesar de una disminución del 3% de las siembras de remolacha azucarera. Se espera que una menor demanda de etanol y de venta en el canal de alimentación de lugar a un menor consumo de azúcar en la UE en 2019/20.

Aceite de oliva

Asimismo, en aceite de oliva la CE considera que en la actual campaña 2019/20, la producción se mantuvo en la Unión Europea un 4% por debajo del promedio de los últimos 5 años.

Las medidas de confinamiento y cierre de negocios por el Covid-19 contribuyeron a un aumento en las ventas minoristas y al uso de aceite de oliva en la industria alimentaria (por ejemplo, en productos en conserva).

Sin embargo, la CE espera que las incertidumbres en torno a la temporada de verano 2020 contribuyan aún más a una menor demanda en el canal Horeca.

En general, el consumo de aceite de oliva en la UE aún podría crecer un 6% en la campaña 2019/20.

En la siguiente campaña 2020/21, la producción de aceite de oliva de la UE se prevé que aumente y que y alcance 2,3 Mt (un 20% más en comparación con el 2019/20).

Vino

Si bien se espera que el consumo de vino disminuya en un 7%, debido a las medidas adoptadas por la crisis del Covid-19, la producción de vino para otros usos (vinagre y destilación alcohólica) se incrementará en un 33%.

Esto será debido, en particular a las medidas excepcionales presentadas por la Comisión, que permiten la destilación de crisis.

Fuertemente afectadas por las medidas restrictivas, adoptadas para paliar la crisis  del Covid-19, las exportaciones e importaciones de vino de la Unión Europea disminuirán un 7% y un 8%, respectivamente, en la actual campaña 2019/20.

Frutas y hortalizas

En relación al sector de frutas y hortalizas, la CE considera que los precios de la manzana han sido muy altos en los últimos meses, debido a una cosecha muy corta en la campaña  2019/20 y una elevada demanda durante el confinamiento.

Por otro lado, en la UE se espera una producción muy baja de 3,1 Mt melocotones y nectarinas, debido a las condiciones climáticas adversas y al arranque de plantaciones, como consecuencia de precios estructuralmente bajos y altos costos de producción.

Esto, según la CE, tendrá un impacto positivo en los precios, que ya aumentaron un 19% en las primeras siete semanas de la campaña, en comparación con el mismo período del año pasado.

La producción de tomate para consumo en fresco se mantendrá estable en 2020, con una disminución de la producción en España, compensada por un aumento esperado en Polonia. El consumo de tomates frescos en la UE tendrá una ligera disminución del 1% en 2020

Leche y  lácteos

En 2020, la producción de leche de la UE podría alcanzar cerca de 144 millones de toneladas, un 0,7% por encima de los niveles de 2019 y más de lo que se previó  en las perspectivas de corto plazo de primavera.

Esto ha sido debido a las buenas perspectivas en la calidad de los pastos durante la primavera y el verano, así como a una alimentación para el ganado disponible y asequible en gran medida. Alemania es el país que más contribuirá a este crecimiento de la oferta, seguido de cerca por Italia, España y los Países Bajos.

No se espera que la creciente demanda minorista de queso en la UE compense las pérdidas de consumo en el canal Horeca, lo que podría llevar a que éste fuese ligeramente menor en 2020. A pesar de las exportaciones, que podrían crecer en un 2%, la disminución del consumo interno de queso podría conducir a un menor crecimiento de la producción de lo previsto inicialmente.

Debido a los precios competitivos de la UE en 2020, habrá un aumento significativo de las exportaciones de mantequilla, pero los flujos de comercialización sostenidos de leche entera en polvo (WMP) y las exportaciones de leche desnatada en polvo (SMP) estarán en niveles similares a 2018, a pesar de una oferta disponible inicial más bajas que en años anteriores.

Carnes

La CE espera que la producción de carne disminuya un 1,7% en 2020, como consecuencia de una menor demanda del canal Horeca, debido a las medidas de confinamiento y el cierre de negocios impuestos por el Covid-19, así como por una oferta más reducida de animales y de sacrificios, ante la menor disponibilidad de alimentos durante la primavera seca.

La producción de aves de corral se reducirá un 2% en 2020, y el sector se adaptará rápidamente a la menor demanda y a los precios más bajos, que afectarán sobre todo a la carne de aves de corral diferente del pollo, como pato, gallina de Guinea, paloma o codorniz. Las incertidumbres del mercado, incluso a nivel de exportación, también explican esta disminución.

La producción de carne de cerdo debería aumentar ligeramente en 2020 en un 0,5%, según la CE, respaldada por precios favorables, el retorno de la demanda de los consumidores y sólidas perspectivas de exportación, principalmente a China, así como por las recientes inversiones en el sector.

Por último, en 2020 se espera que la producción de carne de oveja y cabra disminuya en un 1.5% debido a la caída de la demanda del canal Horeca y del consumo doméstico, especialmente durante las celebraciones de Pascua y Ramadán, así como por la escasez de suministros debido a problemas logísticos.

En general, la reducción de la demanda de los consumidores durante las medidas de bloqueo impuestas por el coronavirus, así como la oferta limitada de la UE, no compensada por las importaciones, conducirá a una disminución del consumo de carne en un 2.5%, hasta una media de 65.4 kg per cápita en 2020.

Informe pdf [EN]: short-term-outlook-summer-2020_en


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018