La Cátedra Corteva imparte un taller de robótica aplicada a la agricultura para niños

El pasado mes de febrero, la Cátedra Corteva llevó a cabo su primera actividad dirigida a niños: un taller interactivo de robótica aplicada a la agricultura. La actividad se llevó a cabo en el Colegio Público Guadalquivir de La Rinconada (Sevilla) y participaron todos los niños de las tres clases de 4º de primaria.

Esta iniciativa nace con el objetivo de acercar a los niños a la agricultura, complementando su aprendizaje sobre cultivos y alimentos a través de la robótica aplicada a la agricultura. Se engloba dentro de las actividades de la cátedra dirigidas a sensibilizar a las futuras generaciones sobre la importancia de la agricultura de precisión para la sostenibilidad y el funcionamiento del sistema agroalimentario.

Cada clase, recibió una mañana de taller, con una parte teórica sobre conocimientos básicos de agricultura, la importancia de la sostenibilidad y la utilidad de la aplicación de la robótica y las nuevas tecnologías en ese área.

La parte teórica servía de introducción a la principal del taller, la parte práctica, en la que se guiaba a los alumnos para iniciarlos en la programación utilizando el programa mBlock y aprendiendo a programar una placa arduino (utilizamos el kit Arduino DFRobot ) y el uso de un sensor de humedad básico.

El objetivo final era programar, montar y jugar con un robot educativo con el que se hizo una demostración en el propio huerto del colegio. El montaje y manejo del robot, fue, sin duda, la parte favorita de todos.

Tras los talleres en el colegio, la actividad fue completada con un día de visita doble a la Universidad de Sevilla y Corteva Agriscience.

Así, los niños pudieron visitar la Future Farm, algunos laboratorios y los viveros de cultivos hidropónicos de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica de la Universidad de Sevilla donde se les mostró la aplicación de nuevas tecnologías a la agricultura y los trabajos de investigación que se llevan a cabo en la escuela.

Después de la primera parada académica, los niños visitaron el Centro Tecnológico de Investigación de Corteva en La Rinconada, donde realizaron un tour didáctico para conocer los trabajos que realizan en sus laboratorios e invernaderos.

Los talleres en el colegio se complementaron con un día de visita de campo en el que se mostró los alumnos los trabajos llevados a cabo en la Universidad y la compañía.

«La experiencia superó todas las expectativas, tanto por parte de la Cátedra Corteva como de profesores y alumnos del Colegio Guadalquivir. Sabemos que esta actividad ha hecho a muchos de los niños mirar al campo con otros ojos, (re)despertando su interés por la agricultura, así como por los ordenadores, la robótica y la tecnología», explican desde la Cátedra.

«Ya estamos dándole vueltas a la iniciativa del próximo curso pero mientras tanto, para estos días de confinamiento, aprender a programar en Scratch es una actividad muy recomendable para pasar el tiempo en casa y una forma intuitiva y divertida de introducir a los niños ( y no tan niños) en el mundo de la programación», concluyen.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018