La campaña oleícola 2018/19 cerró con más de 1,55 Mt de aceite de oliva comercializado

Las cifras de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) dan cuenta de unas salidas al mercado de 1.553.100 toneladas en la pasada campaña 2018/19, que se cerró el pasado 30 de septiembre, un 14,7% más que en la campaña anterior.

De acuerdo a las cifras actualizadas de la Agencia durante septiembre, último mes de campaña, se comercializaron 138.200 toneladas de aceite de oliva, de las cuales 72.700 t fueron al mercado exterior y 37.600 t se destinaron a atender la demanda interna.

Además, se contabilizaron unas importaciones, aún provisionales, de 8.700 toneladas de aceite de oliva, con lo que las existencias de final de campaña 2018/19 se quedaron en 755.300 toneladas, un volumen que supone doblar prácticamente (+101,1%) el que había al final de la campaña anterior 2017/18.

Con los datos agregados del conjunto de la campaña, AICA concluye con una producción de 1.789.900 t de aceite de oliva, un 41,8% y 527.700 toneladas más que en la campaña precedente (1,26 Mt) y unas importaciones por un total de 142.900 t (-12,87% y 21.100 t menos), que se suman, junto al stock inicial, para calcular unas disponibilidades totales de campaña de casi 2,31 millones, es decir, un 33,34% y 577.200 t más que en 2017/18.

De esta cantidad, algo más de 1,55 Mt salieron al mercado, un 14,57% y 197.500 t más que en la campaña anterior, a una media mensual de 129.400 toneladas. De este volumen, 1.015.100 t (alrededor de un tercio del total a Italia) se destinaron al mercado exterior, un 11,84% y 131.200 t más que entonces, y 538.000 t, un 14,06% y 66.300 t fueron a atender la demanda interna de consumo.

Al final de la campaña 2018/19, quedaron en stock un total de 755.300 t, más del doble y casi 380.000 t más que al término de la campaña precedente. De este volumen total, 529.300 t, un 136,93% y 305.900 t más se encontraban a 30 de septiembre en poder de almazaras, a lo que habría que añadir otras 29.400 t en los depósitos de la Fundación Patrimonio Comunal Olivarero (FPCO) y otras 196.600 t en manos de envasadores, refinerías y otros operadores, un 29,2% y 44.400 t más que entonces.

Por tanto, fue una bastante aceptable campaña en volumen comercializado, pero no así en valor o facturación (en origen), dado que las cotizaciones estuvieron en gran parte de la misma por debajo de costes de producción. Queda la duda si a esos niveles tan bajo de precios, la comercialización podría haber sido algo más elevada, batiendo el techo del récord histórico exportador de la campaña 2013/14, de 1,1 millones de toneladas, y mejorando aún más el consumo interno, a pesar de que la demanda, tras varias campañas, volvió a superar de forma holgada las 500.000 t de aceite.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018