Innoporc implanta un sistema de mejora en la bioseguridad de las granjas

La empresa segoviana participa en la implantación de un novedoso método de geovallado que permite controlar la presencia de personas en cada una de las 14 granjas que integran el grupo además de la fábrica de piensos.

El sistema ofrece información precisa sobre las entradas y salidas de personal, visitantes o proveedores y, en caso de registrarse alguna enfermedad en alguno de los centros, posibilita saber de dónde procede y quién puede transmitirla. “Si en un momento determinado se produjese un brote de una enfermedad infecciosa en uno de nuestros centros, conociendo la epidemiología de la misma, podríamos saber cuándo se inició y qué personas han estado en contacto con esos animales. De ese modo, se pueden tomar acciones de manera precisa para evitar la propagación de la enfermedad y promover un control rápido y eficiente”, explica Miguel Antona, director general de Innoporc.

El funcionamiento es sencillo, cuando el visitante llega a la granja se identifica y se envía su presencia y coordenadas al centro de procesado de la empresa responsable del sistema (Pigchamp Pro Europa) que devuelve, de manera inmediata, un mensaje autorizando su entrada o no a la granja, según la información disponible del visitante y su presencia reciente en otras granjas o centros de producción.

“Este sistema supone un paso muy avanzado en el proceso de bioseguridad”, recalca Miguel Ángel Antona. Para gestionar el acceso, añade, “sólo es preciso descargarse una app en el teléfono móvil, y ésta empieza a trabajar en segundo plano, activándose exclusivamente en contacto con la superficie geovallada”

La bioseguridad siempre ha sido importante, pero en los últimos tiempos se ha convertido en un factor crítico por su impacto, no solo en los costes de producción, sino en los movimientos de animales o incluso el cierre de mercados. Por tanto, estos sistemas resultan fundamentales para mantener la competitividad, en base a la eficiencia y la calidad de producción.

El sistema está instalado desde hace casi un año en los 14 centros de producción de Innoporc así como en la fábrica de piensos Nutriganse. Se encuentra en fase experimental desde octubre de 2018, para verificar su eficacia y fiabilidad, y se lanzará al mercado próximamente para que se extienda a otras plantas, ya que “no conocemos actualmente otras alternativas y los resultados obtenidos hasta ahora son fiables”, apunta Antona.

Garantía de seguridad a todos los niveles

El sistema permite determinar y vectorizar los transmisores de patologías que puedan afectar a la producción, tanto personas como vehículos. Por otro lado, el respeto a la privacidad de los datos es absoluto y conforme a la legalidad. Este método implica una innovación en el uso de los obligatorios libros de visitas a las granjas y centros de producción, en los que deben figurar los datos de cada persona visitante, como exige la Administración, y que con la app se generan de manera automática.

“Si en un momento determinado trabajamos con un proveedor nuevo, se le manda una circular en la que se explica el sistema y cómo darse de alta para que, antes de entrar en uno de nuestros centros, ya esté registrado. Hasta ahora no hemos encontrado reticencias al respecto y se entiende la necesidad de un sistema como éste”, concluye Miguel Antona, director general de Innoporc.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018