El índice de precios mundiales de la FAO cayó en octubre y solo se salvaron los cereales

El índice de precios mundiales de los alimentos básicos de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) se situó en un promedio de 176,4 puntos en octubre de 2017, unos 2,2 puntos y un 1,3 % menos que en septiembre. La FAO prevé, además, un nuevo récord de producción mundial de cereales en la campaña 2017/18.

Aunque a este nivel el índice supera en 4 puntos (+2,5 %) su valor de octubre de 2016, sigue estando un 27 % por debajo de los 240 puntos que fueron registrados en febrero de 2011, su nivel más alto de todos los tiempos (en términos nominales). Con la excepción de los cereales, en octubre cayeron todos los índices empleados en el cálculo del índice de precios de los alimentos de la FAO.

El índice de precios de los cereales de la FAO registró en octubre un promedio de 152,8 puntos, poco más que en septiembre y unos 10,5 puntos (+ 7,4 %) más que en el mismo mes del año pasado. Entre los principales cereales, las cotizaciones del trigo descendieron en general, debido a la presión de los abundantes suministros exportables en la región del Mar Negro y a una mayor competencia entre los exportadores. Los precios del maíz subieron ligeramente en los Estados Unidos de América, aunque los de América del Sur descendieron por la abundante oferta.

Por su parte, Los precios del arroz se fortalecieron en octubre, ante la escasa disponibilidad estacional de arroz Japónica y aromático; en el caso del arroz Japónica, los precios recibieron un estímulo adicional debido a una serie de licitaciones en el Lejano Oriente.

El índice de precios de los aceites vegetales de la FAO se situó en octubre en un promedio de 170 puntos, esto es, 1,8 puntos (-1,1 %) por debajo del mes anterior y cerca del nivel registrado hace un año.

La retracción del índice se debió principalmente a los aceites de palma y de soja. Los valores del aceite de palma se debilitaron a causa de unas existencias superiores a lo previsto en Malasia y de las expectativas de aumento de la producción en Asia sudoriental, mientras que los precios del aceite de soja se redujeron como consecuencia de la buena marcha de la cosecha de soja en los Estados Unidos de América y los pronósticos de amplias disponibilidades mundiales en 2017/18.

También incidió en el índice el descenso de las cotizaciones del aceite de girasol, provocado por las grandes disponibilidades exportables en la región del Mar Negro.

El índice de precios de los productos lácteos de la FAO registró un promedio de 214,8 puntos en octubre, es decir, 9,4 puntos (-4,2 %) menos que en septiembre, lo que representa la primera caída desde mayo de 2017.

A ese nivel, el índice se encuentra 32 puntos (+17,5 %) aún por encima de su valor en octubre de 2016, pero un 22 % por debajo de su nivel máximo, registrado en febrero de 2014.

En octubre disminuyeron las cotizaciones internacionales de la mantequilla, la leche desnatada en polvo y la leche entera en polvo, mientras que las del queso se mantuvieron más estables.

La caída de los precios de la mantequilla y la leche entera en polvo se debió a que los importadores congelaron las adquisiciones en espera de la llegada de nuevos suministros procedentes de Oceanía.

La menor demanda y las abundantes existencias de intervención de la Unión Europea (UE) aceleraron el descenso de los precios de la leche desnatada en polvo. El equilibrio en el mercado de los quesos contribuyó a que las cotizaciones de estos permanecieran más estables.

Carne y azúcar

El índice de precios de la carne de la FAO se situó en un promedio de 172,7 puntos en octubre, esto es, 1,6 puntos (- 0,9 %) por debajo del valor de septiembre, con lo que se mantuvo la tendencia de descensos moderados que comenzó en julio de este año.

En octubre disminuyeron los precios internacionales de las carnes de ovino y porcino, mientras que los de la carne de bovino aumentaron y los de la carne de aves de corral se mantuvieron estables. La intensa competencia entre los exportadores y la apatía de la demanda de importaciones explican los descensos de los precios de la carne de porcino observados en los últimos meses.

Sin embargo, los precios de la carne de bovino subieron por tercer mes consecutivo, debido a la escasa oferta de entrega inmediata procedente de Oceanía. El incremento estacional de la oferta de carne de ovino en Oceanía hizo descender los precios de esta carne, mientras que los mercados de carne de aves de corral se mantuvieron equilibrados.

A diferencia de otros grupos de productos básicos, la mayoría de los precios utilizados en el cálculo del índice de precios de la carne de la FAO no se encuentra disponible en el momento del cómputo y publicación del índice de precios de los alimentos de la Organización.

Por tanto, el valor del índice de precios de la carne de los meses más recientes se deriva de una combinación de precios previstos y observados. En ocasiones, esto puede hacer precisas revisiones significativas del valor final del índice de precios de la carne de la FAO que, a su vez, podrían influir en el valor del índice de precios de los alimentos de la Organización.

El índice de precios del azúcar de la FAO registró en octubre un promedio cercano a los 203 puntos, es decir, 1,4 puntos (- 0,7 %) menos que en septiembre y 112 puntos (-36 %) por debajo del promedio del mes correspondiente del año pasado.

Los precios del azúcar cayeron en octubre, ya que a la posibilidad de una mayor oferta en 2017/18 se sumaron las perspectivas de una cosecha de remolacha más abundante en la UE y un aumento de la producción en la Federación de Rusia.

El debilitamiento del real brasileño, que incrementó el potencial de mayores exportaciones del Brasil, también afectó a los precios internacionales, especialmente en vista de la notable ralentización de las compras por parte de China a causa de la subida de los aranceles de importación.

 El índice de precios de los alimentos de la FAO mide las variaciones mensuales de los precios internacionales de los cinco grupos principales de alimentos básicos

La producción de cereales, camino de un nuevo récord

Es probable que los mercados mundiales de cereales mantengan un cómodo equilibrio en 2017/18, con una oferta total superior a la demanda prevista y existencias en aumento. Las previsiones indican que la producción mundial de cereales en 2017 superará el máximo de 2016 por un pequeño margen.

La producción total de cereales secundarios alcanzará un nuevo récord, produciéndose la mayor parte del aumento en América del Sur y África austral. Sin embargo, se prevé un ligero descenso de la producción de trigo respecto del año pasado, a pesar del ajuste al alza realizado desde octubre como resultado de la cosecha más abundante de lo anteriormente previsto en la Federación de Rusia.

Este descenso en la producción de trigo respecto de 2016 se debe principalmente a una reducción de la cosecha en los Estados Unidos de América, así como a la previsión de una disminución de la cosecha de trigo en Australia tras el récord de producción de 2016.

Se prevé que en 2017 la producción mundial de arroz se mantenga en general estable.

Uso y reservas

La utilización mundial de cereales en 2017/18 aumentará en un 1 % en comparación con el año anterior. En conjunto, según las previsiones el consumo mundial de cereales como alimento se incrementará en un 1,3 % y el uso como pienso, en un 0,4 %, mientras que los pronósticos para su uso industrial indican una subida del 1,2 %.

Sobre la base de las últimas previsiones de producción y utilización de cereales, las existencias mundiales de cereales al cierre de las campañas que finalizan en 2018 alcanzarán un nuevo nivel récord, lo cual daría como resultado que el coeficiente reservas-utilización de cereales a escala mundial se mantuviera estable en un 27 %, el punto más alto en 15 años, con un ligero incremento del coeficiente en el caso del trigo y una leve reducción en el caso de los cereales secundarios y el arroz.

Actualmente se estima que las existencias mundiales de trigo alcanzarán su nivel más alto de todos los tiempos, a pesar de una revisión a la baja desde octubre. Las existencias mundiales de arroz y cereales secundarios también alcanzarán niveles sin precedentes.

El incremento de las reservas de trigo y arroz obedece principalmente a la acumulación prevista de existencias en China, mientras que en el caso de los cereales secundarios el aumento se explica por el aumento de las reservas de maíz al cierre de la campaña en América del Sur y los Estados Unidos de América.

Según los pronósticos, el comercio mundial de cereales en 2017/18 se mantendrá cerca del volumen estimado de 2016/17, con una disminución prevista del comercio de trigo prácticamente compensada por un incremento de los envíos de maíz, sorgo y arroz.

En conjunto, dada la abundancia de suministros para la exportación, se prevé que en 2017/18 la competencia entre los principales exportadores siga siendo dura.

Las previsiones indican que la producción mundial de cereales en 2017 superará el máximo de 2016 por un pequeño margen, según la última Nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales, también publicada hoy.

La producción mundial de cereales secundarios debería alcanzar un nuevo récord, gracias al incremento en América del Sur y África austral. Pero en cambio, según las previsiones, la producción de trigo disminuirá ligeramente debido sobre todo a menores volúmenes de cosecha previstos en los Estados Unidos de América. Por otro lado, se espera que la producción mundial de arroz se mantenga en líneas generales estable.

Las últimas estimaciones de la FAO apuntan a un incremento del 1,0 por ciento en la utilización mundial de cereales en el próximo año, con las existencias mundiales de cereales camino de establecer un nuevo récord al final de las temporadas en 2018. Se prevé que las existencias mundiales de arroz y cereales secundarios alcancen igualmente niveles récord, que ya tiene el trigo.

Debido al gran volumen de suministros de exportación, se prevé que la competencia entre los principales exportadores en el próximo año se mantenga reñida, con volúmenes crecientes del comercio mundial de maíz, sorgo y arroz que compensan la disminución prevista del trigo.

La FAO ofrecerá información más detallada y un análisis de las tendencias de los productos alimentarios clave el 9 de noviembre, cuando se publique la próxima edición de Perspectivas alimentarias.

Foto: www.fao.org  “Preparando pienso para el ganado en Yachevo, Bielorrusia.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018