La Fundación Daniel y Nina Carasso apoya 15 proyectos para frenar el despoblamiento rural

La Fundación Daniel y Nina Carasso lleva ocupándose de la despoblación rural desde su nacimiento en 2010, a través de sus dos líneas de actuación, la Alimentación Sostenible y el Arte Ciudadano en Francia y en España, y apoya la puesta en marcha de proyectos que favorecen la empleabilidad en el medio rural para potenciar su recuperación.

En España, más del 85% de la población se concentra en menos del 20% del territorio. Las zonas rurales pierden, según el INE, unos cinco habitantes cada hora en Aragón, Galicia, Extremadura y, sobre todo, en Castilla y León, la comunidad más grande en superficie y la que más población pierde: 125.000 personas en la última década. Además, el 48% de los municipios tiene una densidad de población inferior a 12,5 habitantes por km2, umbral a partir del cual la Unión Europea considera que la densidad es baja.

Estas cifras, unidas a la pérdida de servicios públicos, como la educación y la sanidad, además de la falta de oportunidades laborales, son la base de las movilizaciones por la “España Vaciada”, concepto popularizado a partir del ensayo de Sergio del Molino para hablar de la España despoblada, que tuvo su punto álgido en la manifestación del pasado 31 de marzo en Madrid.

En la actualidad, la Fundación Daniel y Nina Carasso apoya en España 15 proyectos que contribuyen a recuperar el medio rural, generar oportunidades de empleo y facilitar la estabilidad de la población. Asimismo, la Fundación busca dar a conocer las prácticas más sostenibles para promover el acceso universal a una Alimentación Sostenible, respetuosa con las personas y los ecosistemas, así como el fomento del Arte Ciudadano con el propósito de reforzar la cohesión social y la capacidad de movilización frente a los retos contemporáneos.

“Los proyectos que apoyamos en Alimentación Sostenible y Arte Ciudadano tienen la vocación de promover una transformación social de la sociedad en la que se desarrollan, y 15 de ellos impactan directamente en el medio rural para generar oportunidades de desarrollo”, explica Isabelle Le Galo Flores, directora para España de la Fundación Daniel y Nina Carasso.

Desde la línea de Alimentación Sostenible, la Fundación Daniel y Nina Carasso tiene un impacto sobre la transformación de la realidad rural. “Nuestros programas de sistemas alimentarios sostenibles incluyen sistemas alimentarios territorializados (SAT), restauración colectiva, transición agroecológica, abordaje multidisciplinar de la alimentación… Son transformadores en el medio rural, generando empleo, tejido productivo local, promoviendo la biodiversidad, el cuidado del medioambiente e inciden en la salud y en la recuperación y actualización del conocimiento tradicional rural”, comenta Eva Torremocha, responsable del Programa Alimentación Sostenible en España.

En la línea de Alimentación Sostenible la Fundación apoya proyectos en todo el territorio español, con algunas iniciativas localizadas en Extremadura, Andalucía, Cataluña y Aragón. Entre los programas se encuentran “Soy Ecoánime”, “Cabrama”, “Silvopastoreo Prescrito”, “Red Andaluza de Semillas”, “Can Moragues”, “Apadrina un olivo” o “Circuito Navàs”.

Además de su programa de subvenciones, la Fundación Daniel y Nina Carasso desarrolla un programa de inversión de impacto social en el cual selecciona y acompaña proyectos de economía social y solidaria en ambas líneas de actuación. También puede desarrollar proyectos o programas por iniciativa propia o conjuntamente con otros actores.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018