FEPEX y UPA piden ayudas para evitar la crisis en el sector de flores y plantas ornamentales

Mientras que el sector de frutas y hortalizas trabaja con relativa normalidad, tanto en el campo, como en las centrales de manipulado y expedición, el sector de flores y plantas ornamentales se enfrenta a una caída súbita e inesperada de la facturación, por la pérdida de venta de sus producciones perecederas, de difícil recuperación, y con un grave impacto sobre su sostenibilidad futura.

La patronal empresarial de frutas y hortalizas, FEPEX, demanda que esta actividad no se quede al margen de las ayudas y medidas del Gobierno, como la financiación de las empresas mediante avales, la suspensión de las cotizaciones a la Seguridad Social y la agilización de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE). Mientras, el sector prepara una propuesta de medidas específicas.

El mes de marzo es un periodo de máxima actividad en la producción y exportación de frutas y hortalizas y de flores y plantas vivas, y sobre todo por las celebraciones de la Semana Santa, que trae en circunstancias normales un aumento de la demanda.

En el sector de frutas y hortalizas la situación en las zonas de producción, según FEPEX, tanto en campo como en las centrales de manipulado y expedición es de relativa normalidad, manteniéndose la actividad productiva, a un ritmo adaptado a las medidas de prevención y a las dificultades de acceso a los centros de trabajo, estando prevista una exportación para el mes de marzo de 1,3 Mt por valor de 1.500 millones de euros.

La exportación en el sector de flores y plantas ascendió el año pasado a 60,8 M€, siendo los meses de marzo, abril y mayo los de mayor importancia.

Petición de ayuda

Para la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), el sector de la flor cortada en España es uno de esos grandes olvidados siempre que se diseñan planes de ayuda o estrategias de cualquier tipo. La crisis del coronavirus que afronta el mundo no ha sido una excepción.

Los productores de flores han visto clausurados sus puntos de comercialización, la venta de flores y plantas ornamentales se ha hundido y los miles de profesionales que viven de las flores están sumidos en la desesperación, según denuncia esta organización agraria.

A las pérdidas de miles de millones de euros que el coronavirus dejará en el mundo, habrá que sumar las del sector de la flor que, además, en estas semanas de primavera suele comercializar más del 50% de su total anual, con un valor de producción anual en España que ronda los 900 millones de euros, de los que casi 300 millones se exportan.

España destina más de 1.200 hectáreas a la producción de flores y casi 5.000 ha más a la producción de plantas ornamentales, con miles de profesionales que ahora afrontan la “ruina total”. Por ello, desde UPA se pide al Gobierno que no olvide a los productores de flores, un sector especialmente afectado por esta dramática crisis.

Sin Fallas, sin Semana Santa, sin Día del Padre –y ya veremos el Día de la Madre- y sin miles de fiestas que se han cancelado en toda España las pérdidas que afrontamos son totales”, afirmó  Lorenzo Ramos, añadiendo que «pedimos que no se abandone a su suerte a los productores de flores. Todo el mundo se acuerda de las flores para celebrar, agasajar y recordar. Ahora solicitamos que nos recuerden a nosotros y nos ayuden un poco”, concluyó.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018