España urge a Bruselas a avanzar en la denuncia contra EE.UU. por los aranceles a la aceituna

El ministro español de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, señaló hoy que la Comisión Europea debería avanzar en el procedimiento iniciado ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) contra Estados Unidos por los aranceles a la aceituna negra española de mesa. Dado que «ha concluido el periodo de las consultas voluntarias en el seno de OMC», dijo Planas a su llegada al Consejo de Agricultura en Luxemburgo, «la Comisión Europea (…) debería ya formalmente solicitar la organización del panel y la decisión arbitral al respecto, que tardará un cierto tiempo».

Planas confió en que la decisión que resulte de esa organización sea «favorable» para los productores, «sobre todo teniendo en cuenta que lo que se pone en tela de juicio son algunos de los puntos básicos en relación con el funcionamiento de la Política Agrícola Común«.

Sobre la posibilidad de indemnizaciones suplementarias para los agricultores, señaló que en este momento nos encontramos con una pérdida de valor en las exportaciones al mercado de Estados Unidos que, este año, son del 41% en volumen un 45% en precio. «Todo eso tendrá que solucionarse en el seno de esa decisión arbitral de la OMC, porque es ahí donde podemos pedir las compensaciones que sean oportunas por parte de EE.UU.».

Asimismo, sobre la eventual imposición de tarifas a otros productos agrícolas, en el contexto de la disputa entre la UE y EE.UU. ante la OMC por los subsidios a Airbus y Boeing, respectivamente, Planas indicó que de momento hay «primeras listas» que solo son «borradores» y que «queda mucho terreno por delante». No obstante, hizo hincapié en que «la postura de España es que la agricultura debe ser lo último que en el marco multilateral sea objeto de controversias».

También, solicitó hoy a la Unión Europea que siga atenta a la situación del mercado del azúcar, afectado por la caída de los precios, para evitar las pérdidas en la producción y el empleo.

«Está claro que nos encontramos ante un momento en que ha habido una producción en la UE que ha bajado de forma muy significativa los precios. A pesar de que hemos solicitado el almacenamiento privado no se ha logrado porque no hay mayoría en el Consejo ni la Comisión está de acuerdo». Por ello, indicó, los Veintiocho deben «seguir de cerca todo lo que se refiere al sector azucarero» para evitar que se produzcan pérdidas de producción y de empleo.

El ministro señaló que «gracias a la presión, entre otros, de España» se ha logrado la creación de un grupo de alto nivel «cuya tercera reunión tendrá lugar en junio para intentar sacar conclusiones operativas».

Los precios medios del azúcar blanco se situaban a principios de año en torno a los 300 euros por tonelada, los niveles más bajos desde 2006.

Por otra parte, los países de la Unión Europea (UE) respaldaron hoy la apertura de conversaciones con Estados Unidos para lograr un acuerdo de comercio centrado en la eliminación de los aranceles a los productos industriales, un pacto de un alcance mucho menor que el TTIP, abandonado tras la llegada de Donald Trump.

Los ministros de Agricultura de los Veintiocho dieron su respaldo al mandato de negociaciones propuesto por la Comisión Europea el pasado enero para abrir unas negociaciones que incluirán al sector del automóvil pero no la agricultura. Francia votó en contra de la apertura de las negociaciones y Bélgica se abstuvo, pero se trata de una decisión que se toma por mayoría cualificada.

El ministro español señaló que España es partidaria de que los productos agrícolas estén «totalmente excluidos de la negociación» y que deben respetarse «los compromisos de (el acuerdo de) París», uno de los aspectos por los que Francia era reticente a la apertura de las conversaciones.

Asimismo, el Consejo de Ministros analizó la “arquitectura verde” de la PAC, “una de las señales políticas más claras que esta reforma puede lanzar”, según Luis Planas.

Para el ministro, el cambio climático es uno de los problemas más importantes con los que se enfrenta la sociedad y un desafío que debe afrontarse con todas las herramientas al alcance.  Por ello, la PAC debe ser una de las principales palancas, no solo a través de los requisitos, sino también por los nuevos incentivos como los eco-esquemas, los compromisos medioambientales y también la innovación, la formación, la puesta en práctica de las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías y la bio-economía.

Planas subrayó ante sus colegas comunitarios que la nueva “condicionalidad reforzada” debe ser uno de los elementos comunes de la PAC post 2020. España apoya también el fomento de la fertilización sostenible, siempre que vaya precedida de la necesaria formación a los agricultores, antes de hacer obligatoria la nueva herramienta de gestión de nutrientes. En relación con los pequeños agricultores, el ministro considera que es necesario graduar la intensidad de los controles en función del riesgo que representan.

En cuanto a los eco-esquemas, Planas ha manifestado que comparte el enfoque de la Comisión basado en la programación obligatoria de los eco-esquemas en el primer pilar de la PAC (apoyos directos) y su carácter voluntario para los agricultores, ya que pueden ser un importante incentivo para afrontar el reto del clima y el medio ambiente.

A este respecto, ha anunciado la intención de celebrar una conferencia sobre eco-esquemas en agrosistemas mediterráneos a finales del mes de mayo, con el propósito de compartir experiencias y contribuciones en el proceso ya iniciado de elaboración del Plan Estratégico.

El ministro ha explicado que España también está de acuerdo en destinar un 30% de los gastos en el segundo pilar para medidas de carácter medioambiental, computando también las zonas con limitaciones naturales.

Para el ministro, esta ambición debe quedar reflejada en los Planes Estratégicos nacionales y cada Estado miembro debe poder visualizar ante el conjunto de la sociedad que se trata de “un compromiso firme”.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018