El sector agroalimentario español exige compensaciones por los aranceles de Trump

La industria de alimentación y bebidas y representantes del sector primario español han constituido una Plataforma para rechazar la imposición de aranceles en Estados Unidos a sus productos, como represalia por el conflicto contra Airbus en el marco de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Al respecto,  esta Plataforma pide tanto al Gobierno de España, como de la Unión Europea la máxima implicación y firmeza ante esta amenaza a uno de los sectores más dinámicos de la economía española como es el agroalimentario, y reclaman soluciones ante un escenario que  perjudica seriamente la solvencia de este mercado estratégico.

Todos los sectores agroalimentarios españoles, que se verán afectados, representados en la Plataforma –FIAB, ASOLIVA, ASEMESA, ANICE, FEBE, FENIL, FEV, FENAVAL, ASOZUMOS, COOPERATIVAS AGRO-ALIMENTARIAS, ASAJA, COAG y UPA- coinciden en que la decisión adoptada por la Administración Trump responde a una medida injusta y perjudicial y, por ello, reclaman incrementar la presión negociadora hasta el último momento, tanto en las relaciones directas del Ejecutivo español con Estados Unidos, como por parte de la Unión Europea, para  llegar a un acuerdo que evite la aplicación de los aranceles o al menos su “congelación”.

No queremos ser moneda de cambio en una disputa ajena. Es fundamental la intervención al más alto nivel del Gobierno, la Comisión Europea y de los países aliados para evitar una guerra comercial abierta que será perjudicial en todas las direcciones”, señalan desde la Plataforma.

En cualquier caso, desde el sector agroalimentario español se exige también a la UE que adopte medidas concretas y contundentes, y recuerda que se puede hacer frente a la amenaza de la Administración Trump imponiendo tasas a los productos estadounidenses. “Bruselas cuenta con la aprobación de la OMC para imponer tasas a productos estadounidenses por valor de 4.000 millones de dólares”, aseguran.

Además, la Plataforma considera necesario que se empiece a trabajar de manera conjunta con los sectores en un plan concreto para la compensación a los afectados que pueda paliar el efecto negativo que provocarán los aranceles. “Estas medidas deberían ser efectivas a partir del día 19 de octubre, un día después de la fecha que está prevista que los aranceles entren en vigor, hasta que se llegue a una solución pactada. Además, en el caso de la aceituna de la aceituna negra las medidas de compensación deben incluir el daño sufrido desde el 28 de noviembre de 2017”, afirman.

Con 1.843,47 millones de euros exportados en 2018, actualmente Estados Unidos es el primer mercado de destino de las exportaciones de alimentos y bebidas después de la Unión Europea.

Las medidas arancelarias ponen en peligro las ventas a este país de los 8 sectores más afectados -aceite de oliva, vino, aceitunas, quesos y otros lácteos, productos del porcino, zumos, licores, moluscos y frutas preparadas o conservadas-, y podrían suponer la pérdida de más de 5.000 empleos en España.

Pérdidas por sobrecostes

Por otro lado, según cálculos de la Administración española, que se dieron a conocer en días pasados, el valor de las exportaciones hacia el mercado USA de los productos agroalimentarios españoles, incluidos en la lista de contramedidas de la Administración Trump  y que serían gravados por una tasa adicional «ad valorem» del 25%, ascendió en 2018 a casi 1.094 millones de euros.

De este importe, las partidas, que se verían gravadas con ese porcentaje en los distintos sectores agroalimentarios exportadores,  suman casi 765 millones de euros y, sobre este importe, se aplicaría ese 25% «ad valorem» adicional, que da como resultado cerca de 192 millones de euros anuales.  Es decir, por un volumen de mercancías agroalimentarias que hasta este 18 de octubre se ponía en el mercado USA por valor de casi 765 M€, ahora costaría exportar «grosso modo» esa misma mercancía a partir de esa fecha 957 millones de euros.

En principio, y siempre en el plano teórico de cálculo y tomando como referencia las ventas a EE.UU. en 2018, en base a las estadísticas oficiales de Comercio Exterior, el sector agroalimentario que se vería más afectado sería el aceite de oliva, con unos 64,75 M€ de sobrecoste arancelario, casi un 34% del total, resultado de unas exportaciones  en 2018 a EE.UU. por valor de 405,6 M€, de las cuales se verían damnificadas partidas por valor de 259 millones, a las cuales se le aplicaría ese 25% «ad valorem» adicional.

El segundo sector más afectado sería el vino, con cerca de un 28% de la factura total, a partir de unas exportaciones en 2018 al mercado de EE.UU. por importe de 298 M€, de los cuales las partidas afectadas por el alza de tasas arancelarias ascienden a 213 millones, a las que se les aplicaría un sobrecoste de algo más de 53 millones.

La aceituna de mesa estaría en tercer lugar, con unas ventas al mercado USA por valor de 164,6 M€, estando afectadas por las sanciones unos 127 M€, a los que se le aplicaría tasas a mayores por importe de 31,75 millones, un 16,6% del total.

Los quesos españoles se verían también afectados por estas contramedidas arancelarias, con un valor total exportado de 98,2 M€ en 2018 al mercado de Estados Unidos. De este importe, las partidas damnificadas resultarían por valor de 95,7 millones y el sobrecoste aplicado a las mismas por 23,92 millones, un 12,5% del total.

La carne de porcino tuvo unas ventas en el mercado USA por importe de 52,3 M€ en 2018, de las cuales las partidas afectadas por esta represalia comercial supondrían un valor de 39,6 M€, con un sobrecoste tarifario de 9,9 millones, un 5,2% del total.

También los cítricos, cuyas ventas al mercado USA se han orientado cada vez más a la baja, facturaron en ese mercado por valor de 14,6 M€, que se verían afectados en su totalidad con un sobrecoste arancelario de 3,65 millones, un 1,9% del total.

Las frutas procesadas y transformadas serían otro de los subsectores agroalimentarios que se verían penalizados. Frente a una exportación por importe de 54,3 M€ en 2018, las partidas afectadas, incluidas en la última lista de la Administración Trump, suman 9,5 M€ en valor, a las cuales se les aplicaría un sobrecoste arancelario de casi 2,4 millones, un 1,2% del total.

Por último,  las exportaciones de licores por valor de 6,3 M€ se verían totalmente afectadas en sus ventas con ese 25% de tasa arancelaria adicional, con un importe de 1,58 millones, un 0,8% del total.

Todos estos cálculos toman como referencia las exportaciones de los sectores agroalimentarios exportados  a lo largo de todo 2018, que se incluye en la lista comunicada por EE.UU. a la OMC y, dentro de los mismos, a las partidas afectadas de esos sectores, sobre cuyo valor de exportación se les aplicaría la sobretasa tarifaria de entrada del 25%, decidido por la Administración Trump.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018