El PE pide elevar fondos del Marco Financiero 2021-27 y sumar el Plan de Recuperación post-Covid-19 de la UE

La Unión Europea debe poner en marcha un ambicioso paquete de recuperación, en el marco del nuevo presupuesto comunitario, para consolidar la economía y responder a las necesidades ciudadanas.

En una resolución, aprobada por amplia mayoría, con 505 votos a favor, 119 en contra y 69 abstenciones, pactada previamente por los cinco grandes grupos (Partido Popular, Socialdemócratas, Renovar Europa, Verdes y Conservadores, y aprobada también por la partes española de IU-Podemos), el Parlamento Europeo recalca en su resolución que “los ciudadanos europeos deben ocupar una posición central en la estrategia de recuperación” y asegura que se mantendrá firme en su defensa de los intereses de la gente. “

Los eurodiputados consideran que el esfuerzo de recuperación debe tener una “fuerte dimensión social”, para atajar las desigualdades sociales y económicas y responder a las necesidades de los más golpeados por la crisis.

La Eurocámara insiste en que el nuevo “Fondo de Recuperación y Transformación” debe alcanzar un volumen de al menos dos billones de euros, financiados a “través de la emisión de bonos a largo plazo para la recuperación garantizados por el presupuesto de la Unión”.

El dinero deberá desembolsarse “mediante préstamos y la otra mitad mediante subvenciones y transferencias de pagos directos para inversiones y capital, respaldadas por el propio MFP”.

Al respecto, los eurodiputados advierten a la Comisión contra la utilización de “ingeniería financiera” y “multiplicadores dudosos para anunciar cifras ambiciosas” y  no poner en riesgo la credibilidad de la UE.

El Plan de Recuperación debe sumarse al próximo Marco Financiero Plurianual (MFP 2021-2027), el presupuesto de la UE a largo plazo, y en ningún caso conllevar una dotación presupuestaria más reducida, recalca la resolución. Ambos se presentarán por la Comisión Europea el miércoles 27 de mayo.

Los eurodiputados subrayan que el MFP para 2021-2027 debe incrementarse y dejan claro que, de lo contrario, utilizarán su poder de veto.

El dinero para la recuperación deberá canalizarse “a programas dentro del presupuesto de la Unión”, para garantizar la supervisión y participación del Parlamento, se señala en dicha resolución.

La Eurocámara debe “participar en la configuración, la adopción y la aplicación del fondo de recuperación” y piden a la Comisión que evite “cualquier intento de diseñar una estrategia de recuperación europea fuera del método comunitario y que recurra a medios intergubernamentales”.

El presidente del PE, David Sassoli apuntó en rueda de prensa que “Europa debe ser ambiciosa y no dejar a nadie atrás. Hoy el Parlamento Europeo ha enviado un mensaje muy claro e importante a las otras instituciones y gobiernos europeos.”

 Pacto Verde y Agenda digital

El “Plan de recuperación a gran escala” que los eurodiputados ya pidieron en la resolución adoptada el 17 de abril, debe alargarse lo suficiente en el tiempo como para hacer frente al “impacto profundo y duradero esperado de la crisis actual”, agrega el texto, añadiendo que “debe transformar nuestras economías mediante el apoyo a las pymes y el aumento de las “oportunidades de empleo y las capacidades laborales para mitigar el impacto de la crisis sobre los trabajadores, los consumidores y las familias”.

En este sentido, el  PE pide dar prioridad a las inversiones en línea con el Pacto Verde y la Agenda digital, e insiste en demandar un nuevo programa autónomo europeo de salud.

No obstante, la Eurocámara aboga por no dejar atrás las políticas tradicionales, junto con las partidas adaptadas a los retos del futuro. “Es importante no olvidar a los agricultores y a las regiones, así como centrarse en el futuro para combatir el cambio climático, la digitalización y asegurar el futuro de las próximas generaciones”, se señala.

De nuevo, los eurodiputados demandan la introducción de una cesta de nuevos recursos propios, para evitar un incremento adicional de las contribuciones directas de los Estados miembros al presupuesto, como única manera de garantizar una dotación adecuada del MFP y del Plan de Recuperación y Transformación.

Como el límite de ingresos se fija en relación a la Renta Nacional Bruta (RNB), que previsiblemente se reducirá tras la crisis, reclaman “un aumento inmediato y permanente del límite máximo de recursos propios”.

La Comisión planea presentar una revisión de su propuesta de nuevo Marco Financiero Plurianual, así como un plan de recuperación, para hacer frente a las consecuencias de la crisis del COVID-19.

El actual presupuesto expira el 31 de diciembre de 2020. La Comisión presentó su propuesta inicial para 2021-2027 en mayo de 2018.

El Parlamento fijó posición en noviembre de 2018 y la confirmó en octubre de 2019, tras las elecciones europeas. El Consejo aún no ha sido capaz de adoptar una posición común.

Resolución provisional pdf: TA-9-2020-0124_ES

PAC transitoria

Por otro lado, el Pleno del Parlamento Europeo dio también el viernes 15 de mayo luz verde a negociar con el Consejo un reglamento que sirva de transición hasta la entrada en vigor de la nueva Política Agrícola Común (PAC), unas normas que asegurarán el apoyo necesario a los productores y agricultores en un periodo de hasta dos años.

La normativa, que recibió 549 votos a favor, 124 en contra y 15 abstenciones, extendería la aplicación de la PAC, que está previsto expire a finales de 2020, asegurando la continuidad de los pagos directos y las ayudas al Desarrollo Rural.

En un comunicado, el Parlamento Europeo apuntó que el texto aprobado rechaza también recortes en el volumen de la PAC de cara al inicio del nuevo periodo presupuestario (2021-2027) y reclama «dinero fresco» para financiar la reserva de crisis.

Además, piden un acceso más sencillo a los fondos compensatorios por caídas severas de ingresos o pérdidas causadas por eventos climáticos adversos, pestes o brotes de enfermedades animales o de plantas.

Después de aprobarse el texto en la Comisión de Agricultura (Comagri) a finales de abril, la ponente del informe, la eurodiputada Elsi Katainen había subrayado la importancia de contar con un instrumento que permita a los agricultores y ganaderos en estos tiempos de crisis una mayor previsión, estabilidad y continuidad financiera y «un horizonte más claro para los próximos dos años».

En particular, las normas transitorias se podrán aplicar hasta la puesta en marcha de los Planes Estratégicos nacionales para la PAC, previstos en la reforma en negociación.

El reglamento de transición entraría en vigor el 1 de enero de 2021 y se podrá extender durante dos años.

Tras el respaldo del pleno de la Eurocámara, ahora comenzarán las negociaciones con el Consejo para la aprobación definitiva.

 


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018