El mundo del vino y del enoturismo se unen al universo del Camino de Santiago. Por ACEVIN

Asociación Española de Ciudades del Vino

El mundo del vino y del enoturismo se unen al universo del Camino de Santiago. Por ACEVIN

El Camino Francés, el Camino Primitivo, la Vía de la Plata, el Camino de la Lana, el Camino Mozárabe… son muchas las rutas de peregrinación creadas a lo largo de la historia para alcanzar Santiago de Compostela. En la Edad Media, esa y otras peregrinaciones se realizaban por convicción religiosa: los peregrinos acudían a los lugares santos por devoción, para pedir un favor, por valores caballerescos o, incluso, para cumplir una imposición derivada de una pena civil. Hoy, además, hay quien hace el Camino siguiendo aspectos deportivos, de superación personal, aventura o culturales. Entre estos últimos, los relacionados con la historia de los monasterios que jalonaban las rutas jacobeas entroncan con el mundo del vino: era la bebida que los monjes ofrecían a los peregrinos como símbolo de hospitalidad y como alimento reconfortante.


Raro es el itinerario jacobeo que no atraviesa parte del territorio de alguna de las 33 Rutas del Vino de España. Así, aprovechando que este año 2021 es Año Xacobeo, hacemos un recorrido por todas ellas siguiendo la red de Caminos de Santiago, como inspiración y guía para próximos viajes enoturísticos por nuestro país.


Ruta del Vino de Alicante. A través del Mediterráneo llegaban muchos peregrinos y los puertos más destacados se convirtieron en punto de partida de itinerarios jacobeos. Desde Alicante parte el Camino del Sureste que se adentra por la península hasta Benavente, donde se une con la Vía de la Plata. Novelda, Petrer, Sax o Villena son algunas de las localidades de la Ruta del Vino por las que pasa este Camino. Por estos mismos pueblos también discurre el Camino de La Lana en su variante alicantina.

Ruta del Vino de Arlanza. Justo antes de llegar a Burgos, el Camino de La Lana
atraviesa el parte oriental de esta Ruta que se extiende a un lado y otro del río Arlanza, en la provincia burgalesa. Este camino sigue antiguas veredas vinculadas a la ganadería y al comercio, especialmente el de la lana, de donde toma su nombre. En sus últimos tramos, el Camino pasa por Santo Domingo de Silos y Covarrubias.


Ruta del Vino Arribes. San Felices de los Gallegos, en la parte salmantina de esta Ruta del Vino, era un punto recurrente en el viaje a Santiago al disponer de un hospital de peregrinos dentro de las murallas. Hoy ha desaparecido, pero se mantiene el trazado del sendero jacobeo a través del Ramal Oeste de la Vía de la Plata, que desemboca en Salamanca.

Ruta del Vino Bierzo Enoturismo. En el territorio de esta Ruta confluyen hasta cuatro de los caminos jacobeos, a través de bosques, ciudades medievales y viñedos. El Camino Francés recorre localidades como Molinaseca, Ponferrada, Camponaraya, Cacabelos y Villafranca del Bierzo. La iglesia de Santiago de esta última tiene una Puerta del Perdón, copia de la de Compostela, en la que también se consiguen las ‘indulgencias plenarias’ en caso de llegar hasta aquí impedido para continuar el viaje. El Camino de Invierno parte de Ponferrada y se usaba cuando la nieve dificultaba la subida por O Cebreiro. Otros dos, menos conocidos, también discurren por esta comarca: el Camino del Manzanal, que pasa por Bembibre y Ponferrada, y el Camino Olvidado, muy frecuentado en los siglos X, XI y XII, que parte desde Bilbao y que por aquí atraviesa las localidades de Congosto, Cubillos del Sil y Cabañas Raras hasta llegar a Cacabelos.

Ruta del Vino de Bullas. El territorio que abarca esta Ruta del Vino no coincide con ningún  itinerario jacobeo pero sí hay uno, la Ruta del Argar, que pasa a escasos
kilómetros de Cehegín, uno de los tres municipios de la comarca vitivinícola. Cehegín se encuentra junto a Caravaca de la Cruz, uno de los hitos en esa Ruta del Argar que nace en tierras murcianas.


Ruta del Vino de Calatayud. El desconocido Camino de Sagunto es el itinerario
jacobeo que atraviesa esta Ruta del Vino y que tiene la ciudad de Calatayud como uno de sus hitos. Este camino enlaza Puerto de Sagunto, en la costa valenciana, con Burgos, a través del Camino CastellanoAragonés. Su origen se remontaría al siglo XII y sería el trayecto que tomaban los peregrinos que desembarcaban en el puerto de Sagunto desde Italia.


Ruta del Vino Campo de Cariñena. El camino más cercano al territorio de esta Ruta del Vino es el Camino del Ebro. Por el sur discurre el Camino de Sagunto, pero ya en tierras de la vecina Calatayud. Así, la comarca de Campo de Cariñena queda entre ambos trazados. Será el enoturista quien decida cuál quiere visitar tras recorrer el paisaje de viñedo de esta Ruta del Vino de las Piedras, como también se conoce la Ruta del Campo de Cariñena.


Ruta del Vino de Cigales. El Camino de Madrid, que parte de la capital española y llega hasta Sahagún, atraviesa tierras vallisoletanas bordeando el territorio de la Ruta del Vino de Cigales. Este camino se empezó a utilizar en el siglo XII, cuando las comarcas del sur del Duero fueron repobladas. Esas repoblaciones, que se hicieron con gente llegada desde Galicia, determinaron, precisamente, la advocación de la iglesia de Cigales a Santiago Apóstol. Esta iglesia se conoce, además, como la Catedral del Vino.


Ruta del Vino GarnachaCampo de Borja. Dos caminos jacobeos atraviesan el territorio de esta Ruta del Vino: el Camino del Ebro, que parte de la desembocadura del Ebro y termina en Logroño, y el Camino CastellanoAragonés. La localidad de Mallén está en el itinerario del primero mientras que Borja y Magallón son los hitos de esta Ruta que encontramos en el CastellanoAragonés, una senda rescatada hace poco y que discurre por viejos caminos cercanos a las actuales carreteras pero que guardan un gran encanto.


Ruta del Vino de Gran Canaria. Por el territorio de esta Ruta del Vino también discurre un camino jacobeo. Recorre la isla de sur a norte, desde Tunte hasta Gáldar. Su origen está en la leyenda que cuenta que, durante la Edad Media, una gran tormenta sorprendió en el sur de Gran Canaria a un barco en el que viajaban marineros gallegos. Estos se
encomendaron al Apóstol Santiago, prometiendo levantar una ermita si les ayudaba. Sanos y salvos cumplieron su promesa edificando esa iglesia en las montañas de Tirajana. Por su parte, en Gáldar se construyó, en 1485, el primer templo dedicado a Santiago fuera del continente.

Ruta del Vino de Jumilla. El Camino del Sureste que parte desde Alicante tiene una variante que lo hace desde Cartagena. Es este desdoble el que pasa por el territorio de Jumilla y, en el itinerario, encontramos algunas bodegas a pie de camino. Ya en la ciudad, es interesante visitar la bella iglesia de Santiago que alberga un retablo donde se representa la vida del Apóstol.


Ruta del Vino de La Mancha. El Toboso, uno de los pueblos que forman parte del territorio de esta Ruta, es uno de los jalones del itinerario del Camino del Sureste, un  trayecto del que se tiene noticia desde el siglo XVI. Como hemos visto, este Camino viene desde Alicante, que era el puerto de referencia de la Corona de Castilla durante la Edad Media. Por otro lado, otras localidades de la Ruta, como Alcázar de San Juan y Tomelloso, forman parte de la Ruta del Argar, un itinerario jacobeo que une Lorca (Murcia) con Mora (Toledo).


Ruta del Vino de La Manchuela. Casas Ibáñez y Alcalá del Júcar son las localidades de esta Ruta del Vino que también forman parte de un itinerario jacobeo: el Camino de La Lana. Este camino de peregrinación sigue las antiguas rutas de trashumancia del ganado ovino que unían las tierras conquenses con Burgos, la capital comercial de la lana durante los siglos XVI y XVII, desde donde se exportaba este producto a Inglaterra y Flandes. Es uno de los trazados comerciales más antiguos de la península ibérica y, aunque su origen está en Cuenca acabó uniéndose con otras rutas que venían desde el Levante.


Ruta del Vino de LleidaCosters del Segre. Por Lleida pasa el Camí de Sant Jaume, un  itinerario que surgió como alternativa al Camino Francés, que seguía buena parte del trazado de la Vía Augusta y que era el que escogían sobre todo los peregrinos que venían desde la región del Languedoc y de Italia. Los salvoconductos extendidos por la Real Chancillería de Aragón, cuya protección solicitaban estos peregrinos, permiten constatar esa procedencia. Lleida, junto a Tortosa y Barcelona, es una de las ciudades catalanas con mayor tradición jacobea.


Ruta del Vino de Madrid. Aunque desde la capital madrileña partía un camino jacobeo, el Camino de Madrid, el que coincide con el territorio de la Ruta del Vino de Madrid es el Camino del Sureste. Como hemos apuntado, este camino viene desde Alicante, atraviesa La Mancha y asciende hacia el norte hasta Benavente. En ese trayecto, pasa por Cenicientos, uno de los pueblos que forman parte de la Ruta del Vino, además de por Cadalso de los Vidrios, donde también encontramos algunas bodegas integradas en la misma.


Ruta del Vino y del Brandy del Marco de Jerez. Volvemos a encontrarnos con la Vía Augusta, pero esta vez en su extremo sur. La calzada romana más larga de Hispania unía los Pirineos con Cádiz y, actualmente, una parte de su trazado (el que va de Cádiz a Sevilla) es un camino jacobeo. El Camino de Santiago Vía Augusta pasa por Puerto Real, El Puerto de Santa María y Jerez de la Frontera, localidades que pertenecen a la Ruta del Vino y donde podemos ver diferentes ejemplos de edificios relacionados con el Apóstol, como la iglesia de Santiago, en Jerez.

Ruta del Vino de MontillaMoriles. Otra de las rutas jacobeas del sur de la península es el Camino Mozárabe. Éste es, precisamente, el que discurre por el territorio de la Ruta del Vino de MontillaMoriles, visitando muchas de las localidades que forman parte de la misma como Cabra, Lucena, Doña Mencía, Espejo, Castro del Río, Baena y Córdoba. Desde la capital cordobesa, el Camino se dirige hacia tierras extremeñas para enlazar con la Vía de la Plata.


Ruta del Vino de Navarra. Por Navarra entra en la península el Camino Francés, el camino jacobeo por excelencia, en el que confluyen la mayor parte de las vías medievales de peregrinación y el más frecuentado por quienes peregrinan a Santiago. Numerosas bodegas de la Ruta del Vino se encuentran al lado del Camino. Otro, el Camino Aragonés, también se adentra en el territorio de esta ruta. Lo hace desde Sangüesa y se une al Camino Francés en el lugar donde se encuentra la llamativa iglesia románica de planta octogonal de Santa María de Eunate, cerca de Obanos y Puente la Reina.


Ruta del Vino Penedès. La comarca del Penedès, por donde discurre la Ruta del Vino Penedès, se encuentra justamente entre varios de los ramales del Camí de Sant Jaume, el itinerario jacobeo que recorre Cataluña. Hacia el norte, una vez superados los límites del territorio de la Ruta, los peregrinos pueden enlazar con el Camino en Montserrat o en Igualada. Sí que existen otras sendas que atraviesan el propio espacio de la Ruta del Vino y que antiguamente se seguían para incorporarse a ese Camí de Sant Jaume. Estas unen Vilafranca del Penedès con Santes Creus, dos de las localidades que forman parte de esta ruta enoturística.


Ruta del Vino Rías Baixas. En pleno territorio gallego nos encontramos con varios caminos jacobeos que transcurren por diferentes zonas de esta Ruta del Vino. El primero es el Camino Portugués, una ruta que tomó relevancia especialmente a partir del siglo XIII, tras la independencia de Portugal. Sigue antiguos caminos y calzadas romanas, y pasa por localidades como Tui (en O Rosal) o Arcade (en Soutomaior). El Camino de la Costa es otro itinerario que viene desde Portugal y entra en Galicia por A Guarda (en la zona de O Rosal) y Portecelo, ambos en territorio de la Ruta del Vino. Un tercer itinerario que atraviesa esta Ruta del Vino Rías Baixas es la Ruta del Mar de Arousa y del Río Ulla, que sigue el trayecto final indicado en la leyenda de la singladura de la barca de piedra que transportaba los restos mortales del Apóstol Santiago. Esta ruta recorre lugares de la zona de O Salnés como Sanxenxo, O Grove, Cambados y Vilagracia de Arousa, entre otros. Por esta misma comarca de O Salnés discurre, además, la Ruta del Padre Sarmiento, una variante del Camino Portugués.


Ruta del Vino y Cava Ribera del Duero. Los caminos jacobeos y esta Ruta del Vino se encuentran en San Esteban de Gormaz, en la parte oriental de este territorio enoturístico. Por aquí pasa el Camino de La Lana, mencionado anteriormente en otras rutas. Y es que no solo es uno de los itinerarios comerciales más antiguos de la península, sino también uno de los más largos. Está unido a la trashumancia y ganó protagonismo durante el reinado de Alfonso X el Sabio por los derechos que el monarca concedió a los pastores y propietarios de ganado trashumante, que permitían el libre paso por todo el territorio español.


Ruta del Vino Ribera del Guadiana. Zafra, Villafranca de los Barros, Los Santos de Maimona o Almendralejo son algunos de los pueblos de esta Ruta del Vino que también están en el itinerario de la Vía de la Plata, el camino jacobeo que une Sevilla con Astorga y Santiago. También llega hasta Mérida el Camino Mozárabe que, tras recorrer las
provincias más orientales y centrales de Andalucía se interna en Extremadura para unirse a la Vía de la Plata en la antigua Emérita Augusta.

Ruta del Vino Rioja Alavesa. Salinillas de Buradón es la única localidad de la Ruta del Vino Rioja Alavesa que coincide con un itinerario jacobeo, el llamado Camino Vasco del Interior. Se trata de un camino que enlaza Irún con el Camino Francés, siguiendo el trazado de antiguas calzadas romanas. Sería uno de los más antiguos, aunque no tuvo tanto éxito como los otros que venían desde Francia y que cruzaban por Roncesvalles o Somport. Parece ser que en tiempos pasados, un desdoble del Camino Francés también llevó a los peregrinos por el territorio que hoy ocupa la Ruta del Vino, pasando por pueblos como Laguardia o Samaniego.


Ruta del Vino Rioja Alta. El Camino Francés, el más conocido y concurrido, es el que discurre por el territorio de esta Ruta del Vino. Desde Navarra entra a La Rioja por Logroño y continúa por una zona de anchos valles y suaves colinas, entre viñedos y campos de cereales, pasando por localidades como Navarrete y Nájera, todas ellas pertenecientes a la Ruta.


Ruta del Vino Rioja Oriental. Cuando la reconquista cristiana aseguró el valle del Ebro, los devotos de esta parte de la península, así como los que llegaban en barco hasta Sant Carles de la Ràpita, comenzaron a viajar hacia Santiago siguiendo el curso del río. Esto dio lugar al llamado Camino del Ebro, que enlazaba con el Francés en Logroño. Alfaro, Rincón de Soto, Calahorra, Agoncillo, Alcanadre o Arrubal son algunas de las localidades que encontramos tanto en el trayecto jacobeo como en el enoturístico.


Ruta del Vino RondaMálaga. También por tierras malagueñas discurre el Camino Mozárabe, una de las rutas históricas a Compostela seguida desde la Edad Media por los peregrinos que salían desde distintos lugares de Andalucía o, mejor dicho, desde AlÁndalus. Los mozárabes, las personas de fe cristiana que vivían en territorio andalusí,
dieron el nombre a este camino que, en la actualidad, tiene varias ramificaciones desde diferentes ciudades andaluzas. Aunque el Camino Mozárabe no coincide con el territorio de la Ruta del Vino, sí pasa cerca de algunas de las zonas de la misma, como Moclinejo, El Borge y Mollina.


Ruta del Vino de Rueda. Hasta tres caminos jacobeos atraviesan el territorio de esta ruta enoturística. El Camino del Sureste, que viene desde Alicante, pasa por Medina del Campo, Rueda y Tordesillas; el trazado del Camino de Madrid lo encontramos en Nava de la Asunción, Alcazarén, Olmedo, Hornillos de Eresma, Matapozuelos, Mojados y Valdestillas; y el Camino de Levante, la ruta que seguían los peregrinos que iniciaban su andar en Valencia y que se une al Camino del Sureste en Albacete para desembocar en la Vía de la Plata en Zamora, y que pasa por Medina del Campo, Nava del Rey y Castronuño.


Ruta del Vino Sierra de Francia. El territorio de esta Ruta del Vino trascurre muy cerca del trazado de la Vía de la Plata. El pueblo de la ruta ubicado más al sureste, Montemayor del Río, se encuentra a unos once kilómetros de Baños de Montemayor, jalón del camino compostelano. Desde aquí, y atravesando el puerto de Lagunilla, muchos peregrinos se desviaban para visitar el santuario mariano de la Virgen Negra, en la Peña de Francia. Ese antiguo recorrido (en el que se construyeron diversos hospitales para peregrinos) pasa por pueblos de la Ruta como Montemayor del Río, Sotoserrano, Herguijuela de la Sierra, Miranda del Castañar o Monforte de la Sierra.

Ruta del Vino Somontano. El pequeño pueblo de Costean, que guarda numerosas toponimias relacionadas con Santiago, es el único de los de esta Ruta que figura en un itinerario jacobeo. Desde este valle, los peregrinos continuaban hasta Barbastro y Pertusa, lugar, este último, donde cogían el ramal norte del Camí de Sant Jaume que, desde Tárrega, se adentra por tierras aragonesas hasta Santa Cilia de Jaca, ya en el Camino Francés que viene desde Somport.


Ruta del Vino de Toro. La última etapa del Camino de Levante conduce desde Toro hasta Zamora, donde esa ruta jacobea enlaza con la Vía de la Plata. Las bodegas que pertenecen a la Ruta están diseminadas por la comarca, pero en Toro se encuentra uno de los grandes atractivos de esta Ruta del Vino relacionado también con el Camino: la Colegiata de Santa María La Mayor. Esta iglesia de estilo románicogótico guarda una de las portadas más destacadas de la arquitectura gótica española: la Portada de la Majestad, una de las pocas que, además, conserva la policromía original.


Ruta del Vino UtielRequena. También en el territorio de esta Ruta del Vino nos encontramos con el Camino de la Lana, el itinerario comercial unido al mundo de la trashumancia y que acabó siendo utilizado por los peregrinos jacobeos. El Camino visita casi todos los municipios que forman parte de la Ruta como Siete Aguas, Requena, Caudete de las Fuentes, Utiel, Fuenterrobles y Camporrobles.


Ruta del Vino Valdepeñas. Aunque fue cruce de caminos, por Valdepeñas no pasa ninguna de las rutas jacobeas oficiales. Aún así, está rodeada de dos de estos itinerarios: al oeste, el llamado Camino Manchego, que parte de Ciudad Real y se une al Camino del Sureste en Toledo; y al este, la Ruta del Argar, un camino que parte de la localidad murciana de Lorca y que, en Mora, en tierras manchegas, se une al Camino del Sureste.


Ruta del Vino de Yecla. Yecla es uno de los jalones del Camino del Sureste, que pasa por esta localidad murciana al poco de iniciar su recorrido desde Alicante. Llega hasta aquí procedente de Villena siguiendo los trazados de antiguas sendas medievales y vías romanas y se adentra en el altiplano de la Región de Murcia, atravesando las tranquilas llanuras esteparias y los campos de viñedos y olivos que forman parte de este territorio entoruístico.

Desarrollado por eMutation New Media.