Confirmado oficialmente un caso de Xylella fastidiosa en un olivo de una finca madrileña

El Ministerio de Agricultura confirmó oficialmente el 10 de abril un primer caso de Xylella fastidiosa en un olivo, situado en una finca privada del municipio de Villarejo de Salvanés.

Ante este hecho detectado, el Gobierno de la Comunidad de Madrid puso en marcha un plan de actuación para su control y erradicación, a través de los sistemas de vigilancia control e inspección que de forma habitual se llevan a cabo desde la Dirección General de Agricultura desde 2014, a una media anual de 300 prospecciones aproximadamente, según fuentes de la Consejería regional de Medio Ambiente.

El propietario de la finca, donde fue detectado este olivo, y el alcalde del municipio madrileño fueron informados del diagnóstico por el Gobierno regional (www.madrid.org) , que ya ha iniciado los trabajos para aplicar las correspondientes medidas de prevención y erradicación, consistentes en principio en aislar el foco y evitar la propagación de esta bacteria.

La muestra  recogida se analizó en el Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Agroalimentario (Imidra) (www.madrid.org/imidra)y, al tratarse de la primera detección en la región y en toda la Península en una especie, como el olivo, se remitió al Laboratorio Nacional de Referencia de Bacterias del Mapama para la confirmación del diagnóstico, tal y como se recoge en el Plan de Contingencia descrito por este departamento.

Tras recibirse el pasado 10 de abril la confirmación de este nuevo caso, se ha iniciado de forma inmediata un plan de actuación, con la creación de grupos de trabajo y el seguimiento y la adopción de medidas para atajar la presencia de la bacteria. Tanto el olivo afectado, como los demás ejemplares situados en un radio de 100 metros, deben ser obligatoriamente arrancados y eliminados, como medida básica para evitar que la Xylella pueda expandirse a otras parcelas y especies leñosas.

Asimismo, en unos 500 metros a la redonda del ejemplar de olivo  que dio positivo se llevarán a cabo tratamientos insecticidas y de tipo fitosanitario, tanto en ejemplares de esta especie, como en otras que sean susceptibles de verse afectadas por la bacteria.

También se realizarán inspecciones y controles en un área de hasta 5 kilómetros en torno al lugar donde se registró el caso positivo.

El Comité de Dirección de la Emergencia, del que forman parte representantes del Gobierno regional, técnicos de la Administración autonómica e investigadores especializados del IMIDRA, será el encargado de realizar el control y el seguimiento de esto caso, junto al Laboratorio de Sanidad Vegetal, que cuenta con la cualificación técnica para la detección de la bacteria de la Xylella fastidiosa.

Igualmente, se constituirá una mesa sectorial, ligada a este caso, que contará con la participación de representantes de los sectores e instituciones afectadas, tanto agricultores y productores de aceite de oliva, como los alcaldes de los municipios madrileños, en los que se lleven a cabo actuaciones para prevenir y contener la Xylella fastidiosa en la región.

También la Consejería de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid prepara un programa de indemnizaciones para los agricultores damnificados.

La Xylella puede causar graves daños en cultivos como el olivo, vid, frutales de hueso, cítricos, almendros y numerosas especies ornamentales, pero es inocua para personas y animales. Se encuentra en el sistema circulatorio de la planta y puede  llegar a obstruir el flujo de savia, por lo que los  síntomas son similares a los de la falta de agua o carencia de nutrientes: marchitez,  secado de hojas y ramas, e incluso muerte del ejemplar afectado.

Se transmite de forma natural de unas plantas a otras con la ayuda de insector vectores. A la Comunidad de Madrid podría haber llegado,  según el Gobierno regional, de esa forma o por la llegada de plantas procedentes de zonas donde la bacteria está presente.

Reacciones

Mapama

Durante la presentación de un estudio sobre los envases irrellenables de aceite de oliva en hostelería, el secretario general de Agricultura y Alimentación, Carlos Cabanas, valoró que el plan de vigilancia y control que estableció el Ministerio, en coordinación con las autonomías “está funcionando” porque “se ha podido detectar la enfermedad”.

Cabanas explicó que el Ministerio está en contacto con la Comunidad de Madrid, que es la responsable de poner en marcha las medidas que figuran en el plan de contingencia vigente en España.

En este sentido, si bien la “Xylella” sólo se ha detectado en un ejemplar, cerca de 300 olivos tendrán que ser arrancados como marcan los protocolos como medida de prevención, y la Administración se está poniendo en contacto con los ocho agricultores para trasladarles las medidas de actuación que deben realizarse.

Según recordó el alto cargo del Mapama, el plan de contingencia que debe desarrollar la Comunidad implica que en la zona de 100 metros alrededor del árbol afectado por la bacteria deben cortarse todas las plantas susceptibles de desarrollar la enfermedad.

De igual manera, en un área de 5 kilómetros alrededor del ejemplar afectado deberán controlarse todas las plantas, hacer un seguimiento periódico con toma de muestras y evitar cualquier movimiento de material vegetal desde la zona “tampón” hacia fuera, al quedar totalmente prohibidos.

“Estamos en contacto permanente con la Comunidad Autónoma de Madrid”, que les informó del inicio de las talas con una empresa pública encargada de realizar estas tareas, recalcó Cabanas

ASAJA

El presidente de la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA),  Pedro Barato, tras reconocer y valorar la actuación de la Administración en el control y detección de la bacteria de la Xylella fastidiosa, demanda que no se repare en medios “para avanzar en la búsqueda de una solución a esta grave enfermedad que afecta a una buena parte de los cultivos leñosos”.

También solicita que se coordinen las actuaciones entre las diferentes Administraciones y las organizaciones agrarias para que “seamos capaces de aprovechar esta desgracia para convertirnos en líderes de la lucha contra esta enfermedad.”

Pedro Barato valoró los esfuerzos que tanto el sector productor como las distintas Administraciones están realizando para prevenir la expansión de la bacteria en nuestro territorio en  nuestro territorio y se felicitó por la “efectividad de los protocolos activados que están permitiendo la rápida detección de nuevos focos”.

El presidente de ASAJA también reclamó que se coordinen las actuaciones entre las diferentes administraciones y los representantes de los productores, es decir, las organizaciones agrarias y se mantengan los controles en todas las zonas productoras.

“Necesitamos que no se repare en medios para avanzar en la investigación en pro de una solución para la Xylella fastidiosa”, reclamó Barato,  que además de la presidencia de ASAJA ostenta también la de la Interprofesional del Aceite de Oliva de España, añadiendo que esta última organización va a colaborar este mismo año en la investigación de seis líneas de trabajo en la que participan de forma coordinada 13 centros españoles para investigar y prevenir la expansión de la bacteria.

 Tras recordar que este grave problema que ahora afecta a nuestro territorio ya fue detectado en 2011 en California y en 2013 en Italia, Barato apostó por  un control mucho más activo de la entrada de material vegetal importado, porque “o se utiliza la prevención o al final podemos tener otro tipo de situaciones complicadas”, en alusión al peligro que representa la expansión de la bacteria.

Por último, el presidente de ASAJA instó a aprovechar esta desgracia que ahora nos afecta para convertirnos tambíén en líderes mundiales, como ya somos en la producción de aceite de oliva, en la lucha contra esta enfermedad que afecta al olivar español, así como a buena parte de los cultivos leñosos.

UPA

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Madrid (UPA Madrid) lamentó la noticia de la aparición del primer caso de Xylella fastidiosa en la Comunidad de Madrid, concretamente en un olivar en Villarejo de Salvanés y mostró su “profunda preocupación” y ha explicado que “a pie de campo este sentimiento se extiende más allá de los olivareros debido a que esta bacteria supone una amenaza mortal para las especies de cultivos leñosos.

La organización agraria exigirá en la reunión del Grupo de  Trabajo, creado por la Consejería de  Medio Ambiente del Gobierno de la Comunidad de Madrid, que se luche de forma conjunta contra la Xylella fastidiosa y que exista la máxima coordinación entre las Administraciones y, a la vez, con la confianza de que se tomarán las medidas que marca la Unión Europea en estos casos.

A su vez, UPA Madrid también pide “la máxima cooperación de todos los agricultores”. Y es que el papel de estos últimos “es imprescindible a la hora de detectar, diagnosticar y mapear los casos, con el objetivo de conocer la situación real de la plaga”.

UPA Madrid revela que “este caso no podía haber aparecido en un lugar peor”, ya que se trata de la zona de mayor producción vinícola y olivarera (allí están situados 200.000 olivos del total de millón que hay en la Comunidad de Madrid).

Además, la localidad está muy próxima a Castilla-La Mancha, por lo que el riesgo de que cruce la frontera autonómica es alto. Por ello, la organización ya se ha puesto en contacto con las organizaciones regionales de UPA limítrofes a la Comunidad de Madrid y con las de zonas en las que ya tienen experiencia combatiendo la Xylella, UPA País Valenciano y UPA Baleares.

COAG

Por su parte, el responsable de olivar de COAG, el jiennense Juan Luis Ávila, hizo un llamamiento  a la tranquilidad y a la sensatez, tras conocerse el positivo en xylella en Villarejo de Salvanés, porque “no era descabellado” que apareciese esta bacteria en otros puntos de la Península, después de hacerlo en Alicante: “Es muy difícil ponerle puertas al campo” para evitarlo.

Ávila apuntó el “plus de preocupación” que supone que la bacteria se haya detectado en una zona de clima continental, que era poco probable, pero confía en que sea un caso aislado y para lo cual reclama planes de actuación “serios y sensatos” que pongan énfasis en los vectores que pueden trasmitirla, ya que a su juicio “los protocolos de erradicación” por sí solos “no sirven absolutamente para nada”.

De otro lado, ha puesto en valor que en Andalucía -una región donde existe mucho olivar y otros cultivos leñosos- no se haya detectado la bacteria, pese a los numerosos controles y muestreos realizados.

Insecto vector

Por otro lado, La Unió de Llauradors informó de la detección de la presencia de un insecto vector de la Xylella fastidiosa, en concreto de Philaenus spumarius, en las zonas afectadas por la Xylella fastidiosa del norte de Alicante y por eso insiste en la urgente necesidad de actuar inmediatamente y reducir la población del mismo para evitar su propagación.

La Unió cree que entrar en el debate del protocolo a aplicar -erradicación o contención- “como pretenden algunos es totalmente estéril” e insta a trabajar de forma conjunta para impedir el avance de la plaga.

Esta organización considera urgente que se traslade desde la Conselleria de Agricultura a todos los agricultores de las zonas afectadas una guía de buenas prácticas agrícolas “que les sirva para el día a día, tal y como han hecho ya en otros países afectados. Según La Unió, “es muy importante mantener ahora los terrenos libres de malas hierbas, tanto de las zonas de cultivo como las adyacentes que pueden ser fuente de inóculo de la bacteria”.

Esta organización insiste en que las buenas prácticas de gestión del suelo tienen como objetivo fundamental evitar la dispersión de la bacteria controlando el insecto vector. Y abril es clave para controlar insectos vectores como el Philaenus spumarius que pasa el invierno en estado de larva, sus ninfas nacen a finales del invierno y a principio de la primavera segrega una espuma que las aísla de los cambios de temperatura y de los depredadores.

Durante este periodo de tiempo viven en especies herbáceas para posteriormente a finales de abril, ya en estado adulto, pasan a los huéspedes donde empiezan a transmitir la Xylella de los árboles enfermos hacia los sanos.

Durante este mes es el periodo trascendental para adoptar las medidas más importantes que nos ayudarán a controlar los vectores y eliminar los vegetales infectados que pueden actuar como reservorios o transmisores de la bacteria. La gestión adecuada de los nutrientes es también una práctica necesaria para evitar condiciones de estrés y deterioro del cultivo y por lo tanto para disminuir la susceptibilidad a plagas y enfermedades.

La Unió indica que en estos momentos existe bastante consenso entre los expertos “de que no hay ninguna solución milagrosa para combatir la Xylella fastidiosa y sólo hay dos formas para erradicar la plaga.

Por una parte, la de la aplicación de un protocolo de erradicación como dicen todos los expertos, la práctica totalidad de organizaciones agrarias y entidades del sector, todas las Administraciones Públicas o un protocolo simple de contención como indica una Organización Agraria provincial y la plataforma de afectados creada por ésta.

Pero superado este debate, La Unió alerta que el verdadero problema se encuentra en estos momentos en el insecto vector y ahí se debe actuar de forma rápida y eficaz.

Ramón Mampel, secretario general de La Unió de Llauradors, señaló que “ya está bien de dedicar más tiempo a cuestiones de debate y de filosofía, que no ayudan y empezar ya a realizar acciones concretas que sí nos pueden ayudar para erradicar de nuestro territorio una plaga considerada por la mayoría de expertos como la más mortífera que existe en la actualidad para buena parte de nuestras especies vegetales más importantes”.

Foto; Xylella en el Sur de Italia.

Archivo adjunto: Folleto informativo de la  Comunidad de Madrid: Xyllela


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018