El Índice FAO de precios mundiales de los alimentos básicos cerró 2019 en su nivel más alto del último lustro

Los precios mundiales de los alimentos aumentaron en diciembre pasado por tercer mes consecutivo, tras el fuerte repunte del aceite vegetal, que  llevó al Índice de precios de los alimentos de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) a su nivel más alto en los últimos cinco años.

El Índice de precios de los alimentos de la FAO alcanzó un promedio de 181,7 puntos durante diciembre, con un incremento del 2,5% sobre noviembre y el nivel más alto desde diciembre de 2014.

Las fuertes recuperaciones de los mercados de aceites vegetales, azúcar y productos lácteos impulsaron al alza el valor total del índice hasta alcanzar su nivel más elevado desde diciembre de 2014.

Para el conjunto de 2019, el índice -que hace un seguimiento de la variación mensual de los precios de los productos alimentarios básicos en los mercados internacionales- alcanzó un promedio de 171,5 puntos, solo 3 puntos y cerca de un 1,8% más que en 2018, pero todavía un 25% por debajo (58 puntos menos) de su nivel máximo de 230 puntos, registrado en 2011.

Aceites vegetales

Así, el índice de los precios de los aceites vegetales de la FAO aumentó un 9,4%  respecto a noviembre, subiendo por sexto mes consecutivo.

El último repunte se debió una vez más a los precios del aceite de palma, impulsados tanto por una sólida demanda -en especial del sector del biodiesel-, como por la inquietud por la escasez de suministros.

Además del efecto positivo causado por el alza de los valores del aceite de palma, los precios de los aceites de soja, girasol y colza también respondieron, respectivamente, a la reducción de los volúmenes de molienda en los principales países productores, la fuerte demanda mundial de importaciones y las preocupaciones sobre la escasez de suministros a nivel mundial.

A pesar del fuerte repunte de los precios registrado desde noviembre, en el año 2019 en general el índice de precios de los aceites vegetales de la FAO se situó en un promedio de 135,2 puntos, 8,9 puntos menos que en 2018, esto es, el promedio anual más bajo desde 2006.

Azúcar

Por su parte, el índice de precios del azúcar de la FAO se situó en un promedio de 190,3 puntos en diciembre, esto es, 8,7 puntos (un 4,8 %) más que en noviembre, lo que representa el tercer aumento mensual consecutivo.

El último repunte de las cotizaciones internacionales del azúcar se debió al incremento de los precios del crudo, situación que alentó a las plantas azucareras del Brasil a utilizar más suministros de caña de azúcar para producir etanol en lugar de azúcar, lo cual dio lugar a una reducción de la disponibilidad de azúcar en el mercado mundial.

Sin embargo, la continua debilidad del real brasileño frente al dólar de EE.UU., junto con la mejora de las previsiones sobre la cosecha de azúcar en la India, evitaron que los precios aumentaran aún más.

En general, los precios del azúcar en 2019 aumentaron un 1,6 % en comparación con 2018 en un contexto de cierto desequilibrio entre la oferta y la demanda a nivel mundial.

Productos lácteos

En diciembre, el índice de precios de los productos lácteos de la FAO registró un promedio de 198,9 puntos, es decir, 6,3 puntos (un 3,3 %) más que en noviembre.

Las cotizaciones del queso registraron el mayor aumento, casi un 8 %, tras tres meses de descensos continuos, que se debió a una fuerte demanda mundial de importaciones en un contexto de escasez de disponibilidades exportables de la Unión Europea y Oceanía.

Tras un pronunciado aumento registrado ya en noviembre, las cotizaciones de la leche desnatada en polvo siguieron aumentando en diciembre, impulsadas por una disponibilidad limitada de suministros al contado, especialmente de la Unión Europea.

Sin embargo, la escasa demanda mundial dio lugar a un descenso de los valores de la mantequilla y la leche entera en polvo.

En 2019 en conjunto, el índice de precios de los productos lácteos de la FAO se situó en un promedio de unos 199 puntos, 5,8 puntos (un 3,0 %) más que en 2018, y los precios de la leche desnatada en polvo registraron el incremento interanual más pronunciado, seguidos de los del queso y la leche entera en polvo, mientras que los valores de la mantequilla registraron un promedio más bajo.

Cereales

Asimismo, el índice de precios de los cereales de la FAO se situó en diciembre en un promedio de casi 164,3 puntos, esto es, 2,2 puntos (un 1,4 %) más que en noviembre.

El aumento registrado en diciembre se debió en gran medida al incremento de los precios internacionales del trigo, pues la demanda de importaciones de China aumentó, mientras que los problemas logísticos en Francia, debido a las protestas continuas, y las preocupaciones sobre las condiciones de crecimiento en varias regiones importantes también contribuyeron al alza de los precios.

En lo que respecta a los mercados de cereales secundarios, la mayoría de las cotizaciones se situaron en general en los mismos niveles que el mes anterior. Solo los precios del maíz aumentaron ligeramente, debido a la presión sobre la cosecha y a la lenta actividad comercial.

El índice de precios de la FAO para todos los tipos de arroz registró pocas variaciones en diciembre, pues los descensos estacionales en las cotizaciones del arroz aromático contrarrestaron los aumentos en el segmento Indica, donde las limitaciones de la oferta sostuvieron en cierta medida los precios.

Reflejando las buenas condiciones generales de la oferta, el índice de precios de los cereales de la FAO se situó en 164,4 puntos en 2019, algo por debajo (0,9 puntos) del promedio anual de 2018.

Carnes

Por último, el índice de precios de la carne de la FAO alcanzó un promedio de 191,6 puntos en diciembre, casi sin cambios con respecto a su valor revisado de noviembre.

A este nivel, el índice se encuentra 29 puntos (un 18 %) por encima de su valor en el mismo mes de 2018, aunque todavía bastante por debajo (20 puntos menos) del nivel máximo alcanzado en agosto de 2014.

En diciembre, las cotizaciones de la carne de cerdo aumentaron, ya que continuó la escasez de suministros en el mercado mundial y algunos de los principales proveedores, especialmente la Unión Europea y el Brasil, tuvieron dificultades para satisfacer la fuerte demanda interna previa a las festividades, además de la elevada y persistente demanda de importaciones de Asia.

Las cotizaciones de la carne de ovino aumentaron por noveno mes consecutivo debido a la fuerte demanda de importaciones, en un contexto de suministros para la exportación limitados de Oceanía, mientras que las de la carne de aves de corral se incrementaron ligeramente a causa de la escasez de suministros, especialmente del Brasil.

En cambio, las cotizaciones de la carne de bovino cayeron debido al descenso de las compras de China, la principal fuente de demanda durante varios meses.

En general, el índice de precios de la carne de la FAO se situó en un promedio de 175,8 puntos en 2019, lo que representa una subida de 9,5 puntos (el 5,7 %) con respecto a 2018.

De las diferentes categorías de carne, los precios de la carne de cerdo registraron el mayor aumento interanual, seguidos de los de la carne de bovino y los de las aves de corral, mientras que los de la carne de ovino registraron niveles inferiores a su promedio anual en 2018.

La FAO hace notar que, diferencia de otros grupos de productos básicos, la mayoría de los precios utilizados en el cálculo del índice de precios de la carne de la FAO no se encuentra disponible en el momento del cómputo y publicación del índice de precios de los alimentos de la Organización.

Por tanto, el valor del índice de precios de la carne de los meses más recientes se deriva de una combinación de precios previstos y observados. En ocasiones, esto puede hacer precisas revisiones significativas del valor final del índice de precios de la carne de la FAO que, a su vez, podrían influir en el valor del índice de precios de los alimentos de la Organización.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018