“El Grupo Operativo PROTEINLEG tiene como objetivo fomentar la producción y el consumo de leguminosas”

Entrevista a Lucio García. Jefe Investigación Agronomía Centro Tecnolóxico da Carne, CETECA

“El Grupo Operativo PROTEINLEG tiene como objetivo fomentar la producción y el consumo de leguminosas”

Ante una sociedad que exige nuevas fuentes de alimentos sostenibles y saludables, las leguminosas se posicionan como una alternativa a la proteína de origen animal y a la soja. Sin embargo, existe un marcado desequilibrio en su balanza comercial: en España se importan el 70% de las leguminosas consumidas. Uno de los intentos para poner freno a esta situación viene de la mano de PROTEINLEG, un Grupo Operativo supraautonómico integrado por FEUGA, el Centro Tecnolóxico da Carne (CETECA), la Misión Biológica de Galicia (MBG-CSIC), Semillas Ramiro Arnedo, Almacenes Gamallo y MIMIC SeaFood. Desde sus instalaciones en San Cibrao das Viñas (Ourense), Lucio García (CETECA) explica los avances alcanzados en el proyecto hasta la fecha.

 ¿Cuál es la situación actual de las leguminosas a nivel nacional?

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha estimado en un total de casi 367.000 ha la superficie total que España destinó en 2020 al cultivo de leguminosas en grano, refiriéndose a guisantes, garbanzos, judías y altramuz entre otras especies. Pero la realidad es que, pese a que son un producto de elevada importancia nutricional, se sigue observando un descenso significativo de su producción. Y es que en tan solo dos años se ha reducido un 22% su superficie de cultivo, elevando el riesgo de la pérdida de la biodiversidad vegetal, con lo que esto conlleva a nivel ecológico. Entre las causas de esta tendencia a la baja de las últimas décadas, se señala a los bajos precios, a la atomización del sector y a la necesidad de implementar mejoras que permitan obtener mayores rendimientos manteniendo la calidad de las cosechas. Y es por todo ello que resulta indispensable invertir en el desarrollo de un sector que observamos como se apaga cada día, pero que resulta de gran interés para el mantenimiento de una agricultura sostenible y que supone una alternativa económica y ecológica para muchas regiones del territorio español.

 ¿Cómo va a abordar PROTEINLEG esta situación?

Este proyecto, coordinado por FEUGA, tiene un objetivo claro: el de fomentar la producción y el consumo de leguminosas. Por una parte, desde la Misión Biológica de Galicia (MBG) han proporcionado semillas de diferentes especies y variedades desde su banco de germoplasma. Y no sólo a nuestro grupo de investigación, sino también al resto de socios implicados (Ramiro Arnedo y MBG), que se encuentran distribuidos en diferentes puntos de las comunidades de Galicia, la Rioja y Andalucía. En estas localizaciones se han llevado a cabo ensayos de cultivo con la finalidad de determinar aquellas leguminosas de mayor interés productivo. Una vez seleccionadas, el siguiente paso es potenciar su aplicabilidad desde dos vertientes. Por una parte, la alimentación animal. Aquí será Almacenes Gamallo, una productora y comercializadora de piensos de la provincia de Ourense, la responsable de diseñar formulaciones de piensos adaptados al ganado porcino y aviar. Por otra, el uso de estas leguminosas para consumo humano, mediante la elaboración de nuevos productos. Esta tarea es responsabilidad de MimicSeafood, una startup dedicada al desarrollo de alternativas vegetales al atún y a otros productos del mar.

 ¿En qué fase se encuentra ahora mismo el proyecto?

La duración del proyecto abarca desde mediados de 2021 hasta septiembre de 2023, por lo que todavía nos encontramos en una fase relativamente inicial. En la primera anualidad se realizaron ensayos en pequeña parcela con un elevado número de variedades de judías, garbanzos, altramuz, guisante y habas. Tras la selección de las variedades de mayor interés, lo que toca este año es evaluar su producción en un régimen extensivo, analizando no sólo aspectos productivos sino otros relacionados con su adaptación a factores bióticos y abióticos, y su respuesta a suelos menos fertilizados. Además, en el caso de las variedades destinadas a alimentación animal, se analizará la posibilidad de implantar sistemas de recolección mecanizados. Estas cosechas se someterán también a análisis de calidad nutricional, especialmente centrados en su perfil de aminoácidos. De esta forma, todos los resultados obtenidos, las muestras recolectadas y las conclusiones a que nos lleve este periodo, nos permitirán (al CETECA) proporcionar a todos los socios del grupo la información necesaria para desarrollar la siguiente fase del proyecto:los diferentes transformados vegetales.

¿Cuáles son los pasos a seguir a partir de ahora?

Actualmente, el CETECA trabaja más estrechamente en la parte agronómica. No obstante, colaboramos también con Almacenes Gamallo en el desarrollo de diferentes formulaciones de piensos, en los que buscamos sustituir total o parcialmente la soja por proteína procedente de leguminosas. La idea es iniciar los ensayos de alimentación en dos granjas de animales criados en régimen semiextensivo, concretamente de pollos y cerdos de las razas autóctonas Mos y Celta, respectivamente. A fin de asegurar el bienestar animal y la calidad de las carnes, efectuaremos un exhaustivo control de los animales, registrando de manera periódica los datos necesarios para elaborar las curvas de crecimiento. También tomaremos muestras de las partes nobles de las canales para su análisis físico-químico y nutricional, y para compararlo con lotes control alimentados con formulaciones convencionales.

¿Cuál es el impacto esperado del proyecto en la sociedad?

Estos días, más que nunca, se está hablando de la soberanía alimentaria y del impacto que tienen otros países en nuestra cesta de la compra. Resulta necesario recuperar y poner a prueba todo ese material genético del que disponemos en los bancos de germoplasma. La realidad es que tenemos a nuestro alcance un gran número de variedades de leguminosas de elevada calidad proteica. Es imprescindible aprender a sacarle el mayor provecho, por su importancia nutritiva, por el beneficio ecológico que supone el consumo de productos de proximidad, y por las ventajas medioambientales implícitas en la producción de leguminosas, como la fijación natural de nitrógeno y el menor consumo de fertilizantes nitrogenados en sistemas de rotación de cultivos. Pero máxime, porque estratégicamente un país no debería depender en un 70 % de recursos externos. Es por ello que PROTEINLEG trabaja en diferentes niveles de la cadena agroalimentaria: desde la selección del material vegetal, pasando por la puesta a punto de sistemas de manejo, hasta el desarrollo de productos finales de interés comercial para las familias. También para los ganaderos, ofreciendo alternativas de cercanía, pero sobre todo de alta calidad.

El Grupo Operativo PROTEINLEG cuenta con un presupuesto de 556.947,36€, de los que 552.147,36€ están confinanciadosen un 80% por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) de la Unión Europea y en un 20% por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en el marco del Programa Nacional de Desarrollo Rural 2014-2020. La Dirección General de Desarrollo Rural, Innovación y Formación Agroalimentaria (DGDRIFA) es la autoridad encargada de la aplicación de dichas ayudas.

 

Desarrollado por eMutation New Media.