El granizo de junio lleva hasta el 28% la merma de producción catalana de fruta de hueso

La campaña 2020/21 de fruta de hueso de Cataluña perderá aproximadamente un 28% de su producción respecto a la pasada campaña, debido a las inclemencias durante el invierno y el último granizo que tuvo lugar entre principios y mediados de este mes de junio, principalmente en la zona del Baix Segrià, según la Asociación Empresarial de Fruta de Cataluña (Afrucat).

Según Afrucat, sería la primera vez en más de diez años en que la cosecha de melocotones y nectarinas catalanas no llega a las 400.000 toneladas, y podría situarse en torno a 350.000 t, lejos de las 413.050 t previstas en el pasado mes de mayo.

A pesar de este descenso, las empresas frutícolas afirman que, salvo en casos muy puntuales, está asegurado el abastecimiento de las cadenas de la distribución que ya tienen comprometido el producto para todo el verano.

Según Manel Simon, director de Afrucat, «los que van a sufrir más este verano son aquellos operadores, que buscan fruta fuera de las programaciones y que se encontrarán con un mercado donde habrá escasez».

El verano climáticamente atípico que estamos viviendo, con lluvias y temperaturas bajas, retrae el consumo, pero, en esta ocasión, el descenso de producción está funcionando como amortiguador para no hacer caer los precios, como sucedió en otras campañas y como puede ser en el caso de otras frutas, como la sandía, que ha visto cómo se hundían sus cotizaciones en la última semana.

El granizo y la inestabilidad meteorológica de la primavera afectó también a las producciones de fruta de hueso de Aragón. En esta Comunidad Autónoma las zonas más damnificadas, según Agroseguro han sido la comarca oscense de Bajo Cinca, como Fraga, Bellver, Albalate o Zaidín y en otros municipios como Peralta de Alcofea, Esplús, Tamarite, Vencillón, Binèfar o Binaced.

Pedrisco virulento

Por otro lado, apenas quince días después de que las intensas tormentas de pedrisco causaran daños en las producciones de fruta de las CC.AA de Cataluña y Aragón, estos episodios tormentosos volvieron a repetirse la pasada tarde del 16 de junio, según el «pool» de empresas privadas del seguro agrario, Agroseguro.

Un frente de gran intensidad descargó granizo seco en algunos puntos y con abundante cantidad de agua en otros, lo que, sin embargo, no disminuyó la virulencia de este fenómeno atmosférico.

En Cataluña, la zona más afectada fue la del Baix Segre, y entre los términos con mayores siniestros se encuentran Torres de Segre, Alcarràs, Aitona, Soses, Sudanell, Sarroca y Gimenells i Pla de la Font.

Según las primeras estimaciones de Agroseguro, los daños pueden ser elevados en fruta de hueso, ya que muchas zonas se encontraban en plena recolección, estimándose la superficie afectada de estos cultivos en unas 5.000 hectáreas.

En Aragón, las fuertes precipitaciones acompañadas de pedrisco afectaron de nuevo, como se ha señalado, a los términos de la comarca de Bajo Cinca, como Fraga, Bellver, Albalate o Zaidín, si bien también se han sentido las consecuencias de este fenómeno en otros municipios como Peralta de Alcofea, Esplús, Tamarite, Vencillón, Binèfar o Binaced.

La fruta es la producción más dañada, aunque también en menor medida, esta actividad tormentosa puede haber provocado siniestros en el cereal y en otras producciones en diferentes puntos de la Comunidad.

En un momento como el actual, en el que las tormentas acompañadas de pedrisco están siendo reiteradas, Agroseguro recuerda que los daños ocasionados por estos fenómenos atmosféricos están cubiertos a través de sistema de seguros agrarios combinados.

Actualmente, los peritos ya están realizando las primeras visitas a las parcelas afectadas, por lo que, de cara a la planificación de las tasaciones, es importante que los agricultores remitan los partes de siniestro tan pronto como constaten los daños en sus parcelas.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018