El DARP catalán destina 487.000 € para compensar pérdidas en el sector de la avellana

Se recibieron 217 solicitudes de ayuda directa y 51 más para acogerse a créditos específicos para jóvenes agricultores con superficie de avellano.

Unos 217 agricultores solicitaron al Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (DARP) una ayuda directa para compensar las pérdidas en el sector de la avellana.

El pasado 6 de septiembre finalizó el plazo para presentar las solicitudes de ayuda, destinadas a las explotaciones agrarias de avellano, que se vieron afectadas por el descenso de rentabilidad durante 2018.

También se cerró el plazo para acogerse a una línea de créditos del Instituto Catalán de Finanzas (ICF), en la que se presentaron 51 solicitudes.

Ayudas directas y créditos son dos de las medidas acordadas con el sector catalán de la avellana hace unos meses ante la difícil situación de rentabilidad que padece.

Por ello, está previsto que el Departamento destine 390.000 euros de ayudas extraordinarias directas y 97.000 € más por la ayuda de compensación de cargas financieras.

Las ayudas directas solicitadas, que corresponden aproximadamente a unas 2.000 hectáreas de cultivo de avellana, permitirán paliar la situación económica de los titulares de explotaciones afectadas por las adversas condiciones meteorológicas del año 2018, especialmente debido a las fuertes  rachas de vientos del mes de marzo y las lluvias durante la recolección.

El DARP recuerda que los beneficiarios deben cumplir las obligaciones siguientes:

  • Mantener la superficie del cultivo de avellano y declararla en la DUN (Solicitud Única de la PAC), al menos durante los cinco años posteriores a la concesión de la ayuda.
  • Contratar el seguro para el cultivo de la avellana, incluido en los diferentes planes anuales de seguros agrarios, dentro del período de 5 años a partir de la formalización del préstamo o la resolución de la concesión de la ayuda. Esta contratación se mantendrá hasta la finalización del plazo de compromiso.

Créditos bonificados

Por otro lado, el Departamento de Agricultura está apoya también a este sector de fruta seca, habilitando la línea de créditos del ICF, en la que bonifican el 100% de los intereses de todo el período y la comisión de apertura, con un importe máximo de 2.000 euros por beneficiario y año.

Las 51 solicitudes conllevan un importe de 1.332.400 euros, y corresponden a 572 hectáreas de cultivo de la avellana. Además, el Departamento también facilita y avala los créditos de manera individualizada y durante 3 años en la línea del ICF Agrocrèdit Circulante.

En relación a la valorización del sector catalán de la avellana, el DARP está trabajando conjuntamente con diferentes instituciones y entidades para organizar durante el mes de octubre una programación de actividades de promoción de este fruto seco bajo el nombre de «Tiempo de avellana» en Girona y Tarragona.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018