El CESE pide una PAC que contribuya eficazmente a la renovación generacional en el campo y el medio rural

El Consejo Económico y Social Europeo (CESE) considera que este objetivo será fundamental para potenciar las zonas rurales y dotarlas de un mayor atractivo, junto con medidas resueltas de la PAC orientadas a los jóvenes agricultores.

La cooperación y la asociación entre la Unión Europea, los gobiernos nacionales y la sociedad civil serán cruciales para fomentar la renovación generacional de la población agrícola, apunta esta institución consultiva.

El Comité Económico y Social Europeo (CESE) concluye en su informe que se trata esencialmente de replantear la estrategia en su conjunto para que los más jóvenes se sientan atraídos por el oficio de agricultor, revitalizando de ese modo el mundo rural.

Para el CESE, la agricultura de la UE se enfrenta en la actualidad a dos problemas graves: el declive de la población agrícola y el fracaso a la hora de fomentar la renovación generacional.

Según la Oficina de Estadística Europea, Eurostat, en menos de una década el número total de agricultores en la UE se ha visto reducido en una cuarta parte (de 14,5 millones en 2005 a 10,7 millones en 2013) y el número de jóvenes agricultores ha disminuido en un tercio (de 3,3 millones en 2005 a 2,3 millones en 2013).

Estas cifras demuestran que las medidas adoptadas por la Unión Europea y los Estados miembros no han sido suficientes para generar la sostenibilidad y la competitividad a largo plazo de la agricultura y el medio rural en Europa.

Con el fin de elaborar propuestas que respondan a los numerosos retos que se plantean, el CESE llevó a cabo un análisis cualitativo ex post de la pertinencia, la eficacia y el valor añadido de las medidas de la PAC durante el período 2014-2020, destinadas a promover la renovación generacional.

Piroska Kállay, ponente del documento informativo, subrayó que «la renovación generacional es un problema que va mucho más allá de que baje el promedio de edad de los agricultores en la UE. Se trata esencialmente de replantear toda la estrategia para que los jóvenes se sientan atraídos por la figura profesional del agricultor, lo que revitalizará el mundo rural».

Por su parte, John Bryan, coponente indicó que «se hace necesaria una mayor coherencia entre las medidas de la PAC y los marcos jurídicos y políticas fiscales para facilitar la cesión de las explotaciones y potenciar el relevo generacional».

Según los datos que se han recogido, las mayores preocupaciones relacionadas con la renovación generacional —comunes a todos los países de la UE— son: la renta agrícola, la burocracia, la competencia desleal (la incapacidad para competir con productos de terceros países), la financiación, el acceso a la tierra y a métodos de transferencia de conocimientos prácticos, la falta de servicios básicos —incluida la banda ancha— y el aislamiento social.

Bajo nivel de renta

En un reciente Dictamen (julio de 2019) sobre el tema «La actividad agrícola y el reto de la rentabilidad», el CESE propugnó un mayor apoyo para ayudar a los agricultores europeos a obtener una parte equitativa de los beneficios del mercado.

Enfoque inverso

A escala nacional, pidió que se considerara la posibilidad de un enfoque inverso de negociación en el mercado, a través de la creación de cadenas de valor, cuyo objetivo consistiera en ofrecer a los agricultores unos ingresos mensuales que duplicaran el salario mínimo, lo que haría la actividad agrícola más atractiva para las generaciones futuras.

La ayuda para la instalación de los jóvenes agricultores es insuficiente para la puesta en marcha de nuevas empresas agrícolas (y claramente insuficiente para los nuevos operadores que no proceden del sector).

Las actuales medidas de la PAC que prestan apoyo a los jóvenes agricultores y a los recién llegados a través de la reserva nacional y del régimen para jóvenes agricultores son esenciales en cualquier futura reforma de la PAC.

El CESE también se muestra favorable a aumentar el límite máximo de las ayudas a la instalación de jóvenes agricultores.

Sin embargo, antes de conceder esta ayuda a la creación de empresas es necesario contar con un asesoramiento concienzudo sobre la elaboración de un plan de empresa realista y las actividades de planificación.

La duración insuficiente del pago complementario a los jóvenes agricultores en el primer pilar de la PAC y de la ayuda estructural a la inversión en el segundo pilar de la PAC (ambos de cinco años en la actualidad)

El CESE considera que debería aumentarse de cinco a siete años la duración de los pagos a los jóvenes agricultores en el marco de los pilares primero y segundo de la PAC.

Cesión de explotaciones

Las cesiones de las explotaciones agrarias y las leyes de sucesión (unos marcos jurídicos nacionales son inadecuados en relación con las transferencias intergeneracionales).

Los Estados miembros deberían establecer un marco específico para la cesión de las explotaciones agrarias y reducir al mínimo los costes y la fiscalidad asociados a la cesión de explotaciones entre distintas generaciones.

Jubilación anticipada

La falta de ayudas a la jubilación anticipada (incluidas en la PAC 2007-2013, pero ausentes en el actual ciclo 2014-2021)

El CESE recomienda la opción de un régimen de prejubilación en los Estados miembros como parte del segundo pilar de la PAC.

Las dificultades a la hora de acceder a las oportunidades de desarrollo a fin de mejorar la competitividad (una financiación a bajo coste para las ayudas posteriores a la instalación)

Como medida del segundo pilar de la PAC, debería darse prioridad a la oferta de préstamos y financiación de bajo coste para los jóvenes agricultores, toda vez que es necesario vincular y coordinar mejor las distintas medidas de la PAC para apoyar a los jóvenes agricultores en las diferentes etapas del desarrollo de su actividad.

El acceso a formación para el desarrollo de competencias empresariales y a programas coordinados de comunicación y orientación

Los instrumentos de educación y comunicación deberán fortalecer la identidad del campo y de la vida rural. Es de suma importancia aplicar programas de prácticas, aprendizaje y desarrollo de la capacidad empresarial, mejorar el acceso a métodos prácticos de transferencia de conocimientos, prestar orientación profesional y asesoramiento, presentar las mejores prácticas e impulsar el intercambio de experiencias.

Por este motivo, es fundamental abordar todas estas cuestiones en el presupuesto de la PAC 2021-2027, al objeto de satisfacer las necesidades de financiación y apoyar de modo significativo la renovación generacional.

A tal fin, el CESE propone que se asigne un mínimo del 2 % del presupuesto de la PAC (pilares primero y segundo) a las ayudas a los jóvenes agricultores.

El éxito a la hora de llevar a cabo la renovación generacional no es solo uno de los retos económicos más importantes de nuestro tiempo, sino también una oportunidad.

Como afirmó el comisario Hogan, «se trata también de capacitar a una nueva generación de jóvenes agricultores altamente cualificados para brindar a Europa todas las ventajas de la tecnología en apoyo de unas prácticas agrícolas sostenibles».

Contexto:

El informe del CESE se basa en consultas realizadas con organizaciones de la sociedad civil y las autoridades de cada país con el objetivo de comprender cómo han experimentado y percibido el impacto de la PAC en el relevo generacional.

Los datos se recabaron mediante misiones de información, un cuestionario y material adicional recopilado durante dichas misiones. Los resultados se presentan y analizan en el anexo técnico del documento informativo.

La PAC consta de dos fondos, también denominados «pilares»: el primer pilar se refiere al FEAGA (Fondo Europeo Agrícola de Garantía), que concede pagos directos a los agricultores, mientras que el segundo pilar se refiere al FEADER (Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural), que financia programas de desarrollo rural.

Joven agricultor (definición)

Con arreglo al primer pilar, persona que no tenga más de cuarenta años de edad en el año en que presente la solicitud y se instale por primera vez en una explotación agraria como jefe de explotación, o que ya se haya instalado en dicha explotación en los cinco años anteriores a la primera presentación de una solicitud, tal como se estipula en el artículo 50, apartado 2, del Reglamento (UE) n.º 1307/2013.

Con arreglo al segundo pilar, persona que, en el momento de presentar la solicitud, no tiene más de cuarenta años, cuenta con la capacitación y la competencia profesionales adecuadas y se establece en una explotación agraria por primera vez como titular de esa explotación, tal como se estipula en el artículo 2, letra n), del Reglamento (UE) n.º 1305/2013.

Informe CESE en pdf adjunto: EESC-2019-02014-00-00-RI-TRA-es


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018