El censo nacional de vacas nodrizas superó los 2 millones de cabezas en 2017

El Ministerio de Agricultura ha realizado un nuevo estudio (texto anejo) del sector español de vacas nodrizas, en el que destaca que el censo total volvió a aumentar en el pasado año, sobre todo en Castilla y León y Extremadura, manteniendo su distribución tradicional en el Noroeste y Suroeste Peninsular, mayoritariamente.

El censo de vacas nodrizas de entre 24 meses y 15 años en agosto de 2017 ascendía a 2.001.212 animales (datos SITRAN), siendo un 6,8% superior al censo de agosto de 2014. El 76,3% de este censo se encuentra localizado en solo 5 CC.AA. y comprenden las zonas de dehesa del Suroeste del país y la Cornisa Cantábrica.

Castilla y León, con 537.404 vacas, es la Comunidad con mayor censo de nodriza, representando el 26,9% del total nacional, y siendo la región que mayor aumento ha tenido desde el primer estudio de 2014, con un crecimiento de 40.300 vacas.

Le sigue Extremadura, con 430.105 nodrizas, unas 39.462 más que en 2014 y que representa el 21,4% del total; Andalucía, con 207.399 vacas, un 10,4% del total; Galicia, con un 10,2%  y204.562 vacas, y Asturias, con un 7,4% y 147.319 vacas, habiendo incrementado todas ellas el censo desde 2014.

El porcentaje de vacas mestizas sobre el total de nodrizas vuelve también a aumentar, situándose ya en el 53,2% del total. Las razas Limusina y Asturiana de los Valles son las siguientes en importancia censal, mientras que el resto de razas cuentan con menos de 100.000 efectivos cada una, según el informe del Ministerio de Agricultura (www.mapama.gob.es).

La raza que más incrementó su censo fue precisamente la Limusina, con 41.156 vacas más, seguida de la Asturiana de los Valles, con 10.010 más, mientras que las mayores disminuciones la protagonizan la raza Retinta, con 9.659 animales menos, seguida de la Morucha, que reduce su censo en 5.397 nodrizas menos.

En algunas regiones siguen predominando ciertas razas autóctonas, como sería el caso de la Asturiana de los Valles y de la Montaña, en Asturias, y de la Pirenaica en Navarra, así como la Rubia Gallega en Galicia, y la raza de Lidia en las CC.AA. como Valencia, Navarra, Murcia o Madrid.

Existen razas en las que la inscripción dentro de libros genealógicos es notable, como la Tudanca (85,3% del total de esta raza con nodrizas inscritas), la Morucha (61,9% del total) o la Pirenaica y Avileña-Negra Ibérica, con una inscripción registral de más del 58% de su censo cada una.

La edad media de las vacas nodrizas disminuyó en 0,2 años respecto al estudio previo de 2016, hasta los 6,72 años de media. En La Rioja se encuentra la media más elevada y en Canarias la más baja. Los datos de 2017 muestran un importante rejuvenecimiento de la cabaña, con un número de hembras comprendido entre los 2 y los 4 años superior al de estudios anteriores.

La raza que presenta una mayor edad media de las vacas es la Morucha, con 8,07 años, seguida de la Retinta, con 7,84 años de edad, y las de menor edad media son la Fleckvieh, Rubia de Aquitania y Limusina.

Explotaciones registradas

 El número de explotaciones de vacas nodrizas se mantiene casi constante respecto al año 2013, aunque sigue habiendo un número importante de granjas, unas 16.141, (18,5% del total) sin censo registrado.

En agosto de 2017, según la base de datos REGA, el número de explotaciones de vacas nodrizas con clasificación zootécnica de producción de carne o producción mixta ascendía a 87.192, mientras que en enero de 2014 eran de 87.168 granjas.

El tamaño medio de estas explotaciones ganaderas de  tipo extensivo sigue siendo reducido, siendo de 21,7 hembras por explotación, aunque con más del 70% de las granjas de menos de 25 vacas, aunque con diferencias según zonas productivas.

El número elevado de granjas en la zona de la Cornisa Cantábrica y su bajo tamaño medio (8,8 nodrizas/explotación) muestran la elevada atomización del sector en el Noroeste de la Península, mientras que en la zona de la dehesa, existe una mayor concentración de las nodrizas en explotaciones más grandes. En la zona del Pirineo se mantiene en tamaños intermedios, de 26 nodrizas por granja como media.

Un 38,6% de las explotaciones cuenta de 6 a 25 nodrizas; un 34,4% de 1 a 5 nodrizas; un 15,4% de 26 a 50 nodrizas; un 9,4% de 51 a 100 nodrizas y el 3,9% restante más de 100 nodrizas.

Por CC.AA., La Rioja sigue siendo la Comunidad con un tamaño medio mayor, con 61 nodrizas por explotación, seguido de Castilla-La mancha, con 47. En el otro extremo se sitúa Canarias, con apenas 4 hembras por granja, y Galicia y Baleares, con 8 nodrizas como media. En machos, la media ponderada nacional es de 0,98 machos por explotación, con la C.Valenciana a la cabeza, con una media de 6 machos por granja.

 


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018