El cambio climático dispara el riesgo de sequías simultáneas en las zonas productoras de trigo

Incluso con una reducción significativa en la emisión de gases de efecto invernadero (GEI), la escasez severa de agua se duplicaría en las áreas actuales de cultivo de este cereal, que aporta el 20% de las calorías consumidas por la población mundial, según un estudio en que participa la ETSIAAB (Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y de Biosistemas).

Si las emisiones de GEI continúan aumentando sin cesar, el riesgo de que sequías extremas afecten simultáneamente a grandes áreas de cultivo de trigo en el Planeta podría aumentar entre tres y cuatro veces para el final de este siglo.

Es una de las conclusiones de un estudio internacional que cuenta con la participación de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM). Sus autores advierten de que, incluso con una reducción significativa de las emisiones, se duplicarían los episodios de escasez severa de agua en las actuales zonas de producción.

El trabajo de los investigadores -publicado en la revista Sciencie Advances, con el título Mitigation efforts will not fully alleviate the increase in water scarcity occurrence probability in wheat-producing áreas– partió de los datos estadísticos existentes sobre las producciones y extensiones de cultivo de trigo en el mundo, que combinaron con las proyecciones de cambio climático bajo diferentes supuestos de mitigación de los gases de efecto invernadero.

Todo ello para estudiar cómo evolucionará el riesgo de sequía en las áreas productoras, así como de que el déficit hídrico pueda afectar a más de una zona o a las mismas en años consecutivos.

“Los resultados sugieren que en ausencia de medidas de mitigación del cambio climático, aparecerán eventos de escasez severa de agua simultáneamente hasta en un 60% de las áreas actuales de producción de trigo, un gran aumento comparado con la cifra actual del 15%”, afirma Margarita Ruiz-Ramos, una de las autoras del estudio y profesora de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y de Biosistemas (ETSIAAB).

El cumplimiento del Acuerdo de París, que establece disminuir la emisión de GEI para situar el aumento de la temperatura media mundial por debajo de 2 grados centígrados respecto a los niveles preindustriales y proseguir los esfuerzos para limitarlo a 1,5 grados, aunque reduciría de manera importante las consecuencias negativas, sería insuficiente.

Los episodios de sequía en las zonas de cultivo “todavía se multiplicarían por dos entre 2040 y 2070”, destaca la investigadora.

El trigo, que constituye el cultivo de secano más importante del mundo en términos de área cosechada, aporta aproximadamente el 20% de las calorías consumidas por la Humanidad, además de ser una de las fuentes esenciales de proteínas de nuestra alimentación.

En consecuencia, los riesgos señalados por el estudio se deben tener “muy en cuenta” en las evaluaciones “para prevenir futuros shocks en la seguridad alimentaria”, indica Ruiz-Ramos, que desarrolla su labor investigadora en el Centro de Estudios e Investigación para la Gestión de Riesgos Agrarios y Medioambientales (CEIGRAM), constituido por la UPM, junto a la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA) y Agroseguro.

Además, la profesora añade que estos impactos “pueden verse intensificados si las principales zonas productoras de trigo y otros cultivos básicos del Planeta sufren simultáneamente sequías prolongadas y severas”.

MIROSLAV TRNKA, SONG FENG, MIKHAIL A. SEMENOV, JØRGEN E. OLESEN, KURT CHRISTIAN KERSEBAUM, REIMUND P. RÖTTER, DANIELA SEMERÁDOVÁ, KAREL KLEM, WEI HUANG, MARGARITA RUIZ-RAMOS, PETR HLAVINKA, JAN MEITNER, JAN BALEK, PETR HAVLÍK, ULF BÜNTGEN. ‘Mitigation efforts will not fully alleviate the increase in water scarcity occurrence probability in wheat-producing areas. Science Advances  25 Sep 2019: Vol. 5, no. 9, eaau2406. DOI: 10.1126/sciadv.aau2406

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018