El agro francés implica a su Ministerio de Agricultura en el “contrato” para limitar el uso de fitosanitarios

El ministro de Agricultura de Francia, Didier Guillaume, firmó el pasado 25 de febrero el denominado “Contrato de Soluciones”, impulsado desde hace  más de un año por la Federación Nacional de Sindicatos de Agricultores de Francia, FNSEA, con el fin de limitar el uso de productos fitosanitarios en las producciones agrarias.

Apoyado por 42 organizaciones sectoriales agrarias, industria agroalimentaria y fabricantes de productos fitosanitarios, el Ministerio galo se compromete, entre otras cosas a “movilizar los presupuestos disponibles para acompañar a los agricultores en la transición agro-ecológica”.

El “Preámbulo del Contrato de soluciones” explica que los agricultores franceses, como podría decirse también de los españoles, tienen importantes dificultades “para cambiar las prácticas agrarias en materia de protección de cultivos, sin que las alternativas a los productos fitosanitarios sean accesibles, económicamente viables y suficientemente eficaces”.

“Las necesidades para el cambio de las prácticas de cultivo van más allá de una simple sustitución de un producto por otro, sino que es necesario acompañar de forma operativa a los agricultores para buscar soluciones que respondan a los principios de la producción integrada de los cultivos, haciendo una reflexión estratégica sobre los sistemas de producción”.

El documento, de seis páginas, recoge que “el Estado y las organizaciones firmantes se comprometen a los siguientes objetivos: responder a las demandas de los consumidores y de los ciudadanos en materia de alimentación sana, segura y sostenible; preservar la capacidad productiva de la agricultura de Francia y su posicionamiento en los mercados, desde los circuitos cortos hasta la exportación; promover una agricultura resiliente y competitiva, y por último, limitar las distorsiones de la competencia que perjudican a la producción francesa.”

El citado Preámbulo  incluye también compromisos tanto del sector, como del Estado en cinco ámbitos: en materia de elaboración de políticas públicas, en materia de identificación y anticipación de las alternativas a los productos fitofarmaceúticos; en materia de acompañamiento a los agricultores en la reducción de la utilización de los productos fitofarmaceúticos; en materia de comunicación hacia el gran público y en materia de gobernanza.

Dentro de los compromisos del Estado en materia de acompañamiento a los agricultores en la reducción de la utilización de productos fitofarmaceúticos, se especifica que el Estado se compromete a “movilizar los presupuestos disponibles para acompañar  a los agricultores en la transición agro-ecológica y especialmente en poner en marcha soluciones concretas, acordadas con los sectores.

Y cita tres posibles fuentes de financiación ya vigentes en Francia: el Plan de Competitividad y de Adaptación a las Explotaciones Agrícolas (PCAE), el Plan Ecophyto y las medidas agroambientales y climáticas (MAEC).

El documento fue promovido hace más de un año (noviembre de 2017) por la FNSEA, con la participación de 42 organizaciones de sectores como el trigo, la cebada, el maíz, la colza, remolacha, patata y frutas y hortalizas, así como empresas de semillas, fabricantes de equipos agrícolas, industria agroalimentaria y fabricantes de productos fitosanitarios, constituyendo un Comité de Pilotaje.

Ahora, ha sido rubricado por el ministro de Agricultura, Didier Guilaume, por el presidente del “Comité de Pilotaje del Contrato de Soluciones” en el que están representadas todas las organizaciones, y por el presidente-director general del Instituto Nacional de la Investigación Agronómica de Francia (INRA). La firma tuvo lugar el lunes 25 de febrero en el marco del Salón Internacional de la Agricultura, en Paris, salón al que asistieron no sólo el ministro de Agricultura, sino también el  Primer Ministro, Édourad Philippe, y el presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, poniendo en evidencia el fuerte respaldo institucional y gubernamental al sector agrario francés.

Progresar en la protección

A través del “Contrato de Soluciones”, más 40 socios en el sector agrícola se comprometen a construir un camino de progreso para la protección de las plantas basado en soluciones concretas, eficaces, sostenibles y aceptadas para todos, para la protección de todas los cultivos en todo el territorio francés.

Se plantean propuestas para satisfacer mejor las expectativas de los ciudadanos y consumidores de alimentos saludables, seguros y sostenibles.

En este contexto, se busca identificar y desplegar las mejores soluciones de protección de cultivos, que garanticen la productividad, la competitividad y la sostenibilidad de las explotaciones agrarias, así como el respeto por el medio ambiente y la salud.

Las acciones llevadas a cabo durante muchos años por agricultores, sectores y otros agentes de investigación y desarrollo ya han contribuido a mejoras significativas en el uso de productos para la protección de las plantas. Ahora se busca ampliar y acelerar estas acciones e integrar las innovaciones con la I+D+i , la tecnología, la agronomía, la agroindustria, el asesoramiento y la capacitación, a la vez que se garantiza un alto nivel de seguridad alimentaria para todos nuestros conciudadanos

El “Contrato de Soluciones” cubre todas las palancas, que reducirán el uso y el impacto de los productos fitosanitarios: practicas agronómicas, mejora vegetal, digitalización de la agricultura, robótica y agroequipos, biocontrol, productos innovadores para la protección de las plantas, enfoques sectoriales y territoriales, asesoramiento, formación y divulgación.

En conjunto, se han identificado más de 300 soluciones sostenibles, existentes o futuras, así como las trabas que deben superarse y las condiciones para alentar su puesta en práctica exitosa.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018