Covid-19: la Comisión adopta nuevas medidas excepcionales de apoyo al sector vitivinícola

La Comisión Europea adoptó este martes 7 de julio un nuevo paquete complementario de medidas excepcionales de apoyo al sector vitivinícola, a raíz de la crisis de coronavirus y sus consecuencias en el sector.

Según Bruselas, el vitivinícola es uno de los sectores agroalimentarios más afectados, debido a los rápidos cambios en la demanda y al cierre de restaurantes y bares en toda la Unión Europea, que no ha sido compensado por incremento del consumo interno a través de otros canales de venta.

Estas nuevas medidas, según la CE,  incluyen una autorización temporal que permite a los distintos agentes económicos autorregularse, mediante la adopción de medidas de mercado; el incremento de la contribución financiera (cofinanciación) de la Unión Europea para algunas medidas de los programas nacionales de apoyo al sector vitivinícola (PASV), así como la introducción del pago de anticipos de las ayudas para las medidas de destilación de crisis y el almacenamiento privado, adoptadas en los Estados miembros.

Según Janusz Wojciechowski, comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, “el sector vitivinícola comunitario ha sido uno de los más afectados por la crisis del coronavirus y las medidas de confinamiento correspondientes adoptadas en toda la UE. El primer paquete de medidas específicas de mercado adoptado por la Comisión ya ha prestado un apoyo considerable. No obstante, las incertidumbres que rodean la magnitud de la crisis a nivel de la UE y mundial, así como un estrecho seguimiento del mercado, nos han llevado a proponer un nuevo paquete de medidas para el sector vitivinícola. Estoy convencido de que estas medidas producirán rápidamente resultados concretos para el sector vitivinícola de la UE y pronto proporcionarán estabilidad al sector”.

Más en concreto, las medidas excepcionales incluyen:

  • Una excepción temporal a las normas de Competencia de la Unión Europea: el artículo 222 del Reglamento (UE) 1308/2013 de la Organización Común de Mercados (OCM) permite a la Comisión adoptar excepciones temporales a determinadas normas de Competencia de la UE en situaciones de desequilibrios graves del mercado. La Comisión adopta ahora una excepción de este tipo para el sector vitivinícola, que permite a los agentes económicos poder autorregularse y aplicar medidas de mercado para estabilizar su sector, respetando al mismo tiempo el funcionamiento del mercado interior, durante un período máximo de seis meses. Por ejemplo, se les permitirá planificar actividades conjuntas de promoción, organizar el almacenamiento por agentes económicos privados y planificar conjuntamente la producción.
  • Un incremento de la contribución financiera de la Unión Europea: la contribución financiera (cofinanciación) de la Unión Europea para todas las medidas de los programas nacionales de apoyo aumentará un 10 %, y alcanzará hasta el 70 % del total de las inversiones. Bruselas recuerda que, una medida excepcional anterior ya había aumentado su contribución del 50 % al 60 %. Esto, según la CE, supondrá una alivio financiero para los beneficiarios.
  • El pago de anticipos para la destilación y el almacenamiento en casos de crisis: la Comisión permitirá a los Estados miembros abonar anticipos a los agentes económicos para llevar a cabo las operaciones en curso de destilación de crisis y almacenamiento privado de vino. Estos anticipos pueden cubrir hasta el 100 % de los costes de ambas medidas y permitirán a los Estados miembros utilizar plenamente los fondos de su programa nacional de apoyo (PASV) en el actual ejercicio de 2020.

Además de estas medidas de apoyo al sector vitivinícola, el sector de las frutas y hortalizas también se beneficiará de un incremento de la contribución financiera de la UE de 20 puntos, (del 50 % al 70 %) para los programas gestionados por las organizaciones de productores (OPFH) Esto proporcionará una mayor flexibilidad a las organizaciones de productores en la ejecución de sus programas.

Estas medidas, según Bruselas, complementan el paquete recientemente adoptado, que benefició al sector vitivinícola, gracias a la flexibilidad ofrecida en virtud de los programas de apoyo al mercado.

Dicho paquete incluía, por ejemplo, una mayor flexibilidad de las herramientas para controlar el potencial de producción, la denominada cosecha en verde, y la posibilidad de incluir nuevas medidas temporales, como la destilación de vino en caso de crisis o una ayuda para el almacenamiento de vino en caso de crisis.

Además, la Comisión ha puesto en marcha recientemente dos convocatorias de propuestas para programas de promoción en países terceros y en el mercado interior, con el objetivo de apoyar a los sectores más afectados por la crisis, incluido el sector vitivinícola. Ambas convocatorias estarán abiertas hasta el 27 de agosto de 2020. 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018