Covid-19: el sector de flores y planta viva pide apoyo “útil” a la UE y Holanda da 600 M€ en ayudas de Estado

Los productores y comercializadores españoles de flor y planta viva de la patronal hortofrutícola, FEPEX, consideran que las perdidas ocasionadas debido a la caída del consumo y el cierre de los puntos de venta por el Covid-19 superan los 440 millones de euros.

Estas pérdidas, añade esta Federación, coloca a este sector en una situación prácticamente de quiebra y demanda al Consejo de Ministros de Agricultura de este miércoles 13 que apoye al sector con medidas útiles que se puedan implementar en estos momentos.

Para el presidente del Comité de Flor y Planta de FEPEX, Daniel Marichal, las medidas de apoyo que aprobó la Comisión Europea en el Reglamento 2020/594, en vigor desde el día 5 de mayo, no son eficaces y no están adaptadas a la situación generada por la pandemia, con pérdidas de 440 millones de euros.

El único apoyo aprobado por Bruselas es la autorización de que los productores afectados por la crisis del Covid-19  adopten acuerdos para estabilizar el mercado, financiados por los propios productores que están sufriendo las perdidas, ya que no se contempla ningún presupuesto adicional.

Por ello, FEPEX reitera al Consejo de Ministros de Agricultura que tenga en cuenta que el sector de flor y planta ornamental no tiene ningún tipo de ayuda en el marco de la PAC, y pide que se articulen medidas útiles, adaptadas a la realidad generada por la pandemia y efectivas en estos momentos.

Al respecto, plantea la aprobación de medidas extraordinarias de gestión de crisis mediante un régimen extraordinario de retiradas del mercado, que sean compensadas a precios de mercado, abierto a todas las empresas afectadas que acrediten su actividad comercializadora y que se establezcan procedimientos administrativos ágiles que faciliten su gestión.

FEPEX solicita también al Ministerio de Agricultura que, por su parte, active vías de ayuda a través de ENESA, con la participación del Consorcio de Compensación de Seguros para compensar las pérdidas sufridas para las plantaciones que tengan el cultivo asegurado, así como la realización de campañas de promoción del consumo de flores y plantas en España, y de plantas de España en Francia y Alemania.

En cuanto a los centros de jardinería, principal punto de venta de flor y planta, la Orden publicada este sábado en la que se recogen las actividades que podrán realizarse en las provincias y zonas sanitarias en la Fase 1 de la desescalada, autoriza la apertura de los centros de jardinería y viveros a partir  del pasado lunes 11 de marzo.

La “Orden SND/399/2020, de 9 de mayo para la flexibilización de determinadas restricciones de ámbito nacional, establecidas tras la declaración del estado de alarma en aplicación de la fase 1 del Plan para la transición hacia una nueva normalidad” establece que desde el 11 de marzo se podrán abrir los centros de jardinería y viveros sea cual fuere su superficie útil de exposición y venta, con cita previa y en los que se debe garantizar la atención individual, es decir de un empleado por cliente, debiendo mantenerse en estos locales la distancia mínima de dos metros y habrá franjas horarias y/o pasillos preferentes para los mayores de 65 años.

Asimismo, todos los centros de jardinería y viveros podrán establecer, en su caso, sistemas de recogida en el local de los productos adquiridos por teléfono y en línea del tipo Cilck&Collect/Car, siempre que garanticen una recogida escalonada que evite aglomeraciones en interior del local o su acceso.

Holanda da ayudas de Estado

Por otro lado, la Comisión aprobó el pasado 8 de mayo un plan holandés de 650 millones de euros para compensar a las empresas de los sectores de la floricultura, la horticultura especializada y la patata por los daños causados ​​por el brote de coronavirus

La Comisión Europea indicó que el esquema holandés de ayudas por importe de 650 M€, que compensa a las empresas de los sectores de la floricultura, la horticultura especializada y de la patata por la pérdida de ingresos o costes adicionales relacionados con el colapso de la demanda de sus productos está en línea con las normas de ayuda estatal de la UE.

La vicepresidenta ejecutiva, Margrethe Vestager, a cargo de la política de Competencia, afirmó que “este esquema  permite a los Países Bajos compensar a las empresas holandesas activas en los sectores de la floricultura, la horticultura y la patata por el daño que han sufrido debido al brote de coronavirus, ayudándoles a continuar sus actividades en estos tiempos difíciles. Estamos trabajando en estrecha colaboración con los Estados miembros para encontrar soluciones viables para apoyar a las empresas en estos tiempos difíciles, de acuerdo con las normas de la UE.”

En concreto, los Países Bajos notificaron a la Comisión un plan de ayuda de 650 M€, de los cuales 600 millones se destinarán a ayudar a los agricultores y comerciantes del sector de la floricultura y a las empresas del sector de la horticultura especializada para el mercado de servicios de alimentos, afectados negativamente por el brote de coronavirus.

Los 50 millones de euros restantes se asignarán para compensar a los productores holandesa de patatas, afectados por las consecuencias del Covid-19.

Según el esquema de Holanda, estos operadores tendrán derecho a una indemnización por determinados daños sufridos. Según lo notificado por Países Bajos, la compensación será en forma de subvenciones directas para cubrir hasta un máximo del 70% de la pérdida de ingresos o de costes adicionales para los agricultores y comerciantes en el sector de la floricultura y para las empresas en el sector de la horticultura especializada, así como un máximo del 44% de la pérdida de ingresos o de costes adicionales para los productores de patatas.

La Comisión evaluó la medida con arreglo al artículo 107, apartado 2, letra b), del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) y las Directrices de la Unión Europea sobre ayudas estatales en los sectores agrícola y forestal y en las zonas rurales de 2014 a 2020.

Este último establece criterios para la evaluación de los daños causados ​​por hechos excepcionales para compensar a las empresas del sector agrícola en virtud del artículo 107, apartado 2, letra b), del TFUE.

La Comisión considera que la epidemia de coronavirus califica esta situación como un hecho excepcional, ya que es un evento extraordinario e imprevisible que tiene un impacto económico significativo. Como resultado, las intervenciones excepcionales de los Estados miembros para compensar los daños relacionados con el coronavirus están justificadas, señala Bruselas.

La Comisión argumentó que el plan de ayuda holandés compensará los daños directamente relacionados con la epidemia de coronavirus, señalando también  que la medida es proporcionada, ya que la compensación prevista no excede de lo necesario para reparar el daño causado. Por tanto, la CE concluyó que el régimen de ayudas de Estado de Países Bajos a los sectores de la floricultura y horticultura especializada y de la patata se ajusta a las normas sobre este tipo de ayudas de la Unión Europea.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018