Covid-19: el CESE insiste en crear un fondo extraordinario en apoyo del sector agrario

La pandemia de Covid-19 demuestra el carácter geoestratégico del sector agroalimentario y la necesidad de mantener una autosuficiencia alimentaria en la Unión Europea.

Por ello, el Comité Económico y Social Europeo (CESE) acoge favorablemente la nueva medida propuesta por la Comisión Europea, destinada a apoyar a las explotaciones agrícolas y las pymes agroalimentarias con problemas de liquidez y a garantizar su supervivencia económica durante esta crisis.

Sin embargo, el CESE considera que la Comisión Europea debería crear un fondo extraordinario al margen del presupuesto de la PAC para permitir la puesta en práctica de esta medida.

La pandemia de coronavirus ha tenido un impacto muy negativo en el sector agrícola y alimentario de la UE, causado por circunstancias sin precedentes. Entre ellas, las restricciones de circulación establecidas en los Estados miembros y los cierres obligatorios de tiendas, mercados al aire libre y restaurantes, que ha provocado abruptas perturbaciones en el mercado.

Por tanto, el CESE acoge con satisfacción la nueva medida propuesta por la Comisión Europea, destinada a aumentar la liquidez de los agricultores y demás operadores de la cadena, especialmente en las zonas con desventajas o aisladas, como las islas y las zonas de montaña, que necesitarán una ayuda de emergencia para mantener sus actividades.

¿Cómo se financiará esta medida extraordinaria?

La propuesta de la Comisión Europea se limitaba a introducir modificaciones específicas en el Reglamento del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader) para que las autoridades nacionales puedan asignar hasta el 1 % del presupuesto de 2014-2020 a esta nueva medida, aprovechando fondos no utilizados para estas necesidades extraordinarias.

La ayuda consistirá en el pago de un importe único a tanto alzado de hasta 5.000 € (el Pleno del Parlamento Europeo aprobó este 19 de junio elevarlo ahora al 2% y a 7.000 € por explotación, manteniendo los 50.000 € por pyme y cooperativa, que deberá abonarse antes del 31 de diciembre de 2020.

El límite propuesto del 1 % para la asignación garantiza una armonización europea, que el CESE siempre ha tratado de lograr (desde varios Estados miembros y desde el PE se ha considerado dicho límite escaso, por lo que han solicitado a Bruselas que llegue hasta el 2%).

Sin embargo, según el CESE, esta propuesta plantea dos problemas importantes, según el ponente del dictamen Puech d’Alissac, el primero es que algunos Estados miembros ya han agotado o asignado sus fondos procedentes del Feader y, por tanto, no pueden utilizar este mecanismo de ayuda.

El segundo problema —y el más importante— es que el dinero que supuestamente se debía utilizar para mejorar la competitividad de la agricultura y la silvicultura, el medio ambiente y la calidad de vida en las zonas rurales, se gastará ahora en atender a estas necesidades urgentes de liquidez.

Por este motivo, el CESE considera que la Comisión Europea debería crear un fondo extraordinario, al margen del presupuesto de la Política Agrícola Común (PAC), para permitir la aplicación de la medida propuesta, siguiendo el ejemplo del plan de recuperación.

Ayudas de emergencia de Desarrollo Rural

Por otro lado, en este contexto,  el Pleno del Parlamento Europeo aprobó el 19 de junio ayudas de emergencia para los sectores  agrarios afectados por la crisis del Covid-19, (ver texto adjunto debajo) que fue respaldada con 636 votos a favor, 21 en contra y ocho abstenciones. Permitirá a los países utilizar dinero sobrante de los fondos FEADER de los Programas de Desarrollo Rural (PDR) para conceder ayudas directas a los productores y pequeñas explotaciones más afectados por la crisis del Covid-19.

Esta liquidez adicional debería ayudar a los productores y pymes del sector, que se han visto particularmente afectados por la pandemia, a mantenerse a flote.

La ayuda a los agricultores podrá elevarse a 7.000 euros, 2.000 más que lo que proponía la Comisión Europea.

El máximo para pymesy cooperativas agroalimentarias se mantiene en 50.000 euros, en línea con la propuesta de la Comisión.

Los eurodiputados también incrementaron, del 1% propuesto por la Comisión al 2%, el porcentaje de fondos de los PDRs que cada país podrá utilizar para facilitar esta liquidez de emergencia.

Asimismo, el PE decidió dar más tiempo a las autoridades nacionales para liberar esas ayudas. El plazo para efectuar los pagos se alargará hasta el 30 de junio de 2021 (seis meses más que la propuesta de la Comisión), pero las solicitudes tendrán que aprobarse antes de que acabe este año.

El proyecto de reglamento, ya acordado con los ministros de la UE, deberá ahora ser formalmente ratificado por el Consejo Europeo y entrará en vigor tras su publicación en el Diario Oficial de la UE.

Contexto

La propuesta de emergencia fue presentada por la CE el 30 de abril dentro de un paquete más amplio de apoyo al sector agrícola ante la pandemia. Para garantizar la rápida aprobación de la medida temporal, la comisión de Agricultura del PE solicitó su tramitación por la vía urgente.

Tras consultar con el Consejo, los eurodiputados decidieron modificar la medida, elevando el límite de las ayudas y extendiendo el plazo a las autoridades nacionales para liberar el dinero.

Apoyo financiero

Por su parte, la eurodiputada Clara Aguilera, portavoz socialista de la Comisión de Agricultura (Comagri) en la Eurocámara, mostró su satisfacción con las nuevas normas que el Pleno del Parlamento Europeo ha adoptado hoy para dar apoyo financiero a los agricultores, PYMEs y cooperativas agroalimentarias afectadas por la crisis del Covid-19.

«Los socialistas hemos trabajado para impulsar todas las medidas  posibles para que nuestros agricultores puedan afrontar las dificultades que la pandemia representa.

En este caso, con ayudas directas procedentes del fondo del FEADER (Fondo Agrícola Europeo para el Desarrollo Rural), y podemos estar satisfechos con el más que seguro apoyo que van a recabar», destacó Aguilera.

Entre las medidas anunciadas a finales de abril, en el llamado “segundo paquete de respuesta a la Covid-19”, se enmarca esta propuesta de modificación del Reglamento de Desarrollo Rural, para que sus fondos puedan destinarse a este tipo de apoyo.

Según la exconsejera de Agricultura andaluza, “es un dinero importante del que va a disponer cada comunidad autónoma española”, que recordó que las CC.AA. deberán acreditar que la ayuda se destina a los más afectados en función de criterios objetivos y no discriminatorios. «Espero que todas las CC.AA. lo pongan en marcha lo antes posible para que agricultores y Pymes se puedan beneficiar del todo.

Desde el Grupo Socialista, resaltó la eurodiputada, “hemos reclamado al comisario de Agricultura medidas que fuesen más allá de meros ajustes administrativos”.

“Le exigimos medidas excepcionales de mayor alcance y acordes con la gravedad de las actuales circunstancias”. Estos ajustes contribuirán, añadió, “a aportar algo de liquidez a los agricultores y a las empresas agroalimentarias”.

Asimismo, concluyó que, por primera vez, «se establece la posibilidad de acceder a una ayuda directa, un pago único a tanto alzado, para un sector que, a pesar de las dificultades, ha cumplido con su papel en la sociedad en los momentos más duros de la pandemia”.

Documentos pdf:

EESC-2020-02129-00-00-AC-TRA-ES

AyudaTempFeader


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018