Cosechadora John Deere S770i

Cosechadora John Deere S770i, tecnología y herramientas para el control total de la recolección

El pasado 30 de noviembre llevamos a cabo una prueba de campo con la cosechadora John Deere S770i, trabajando en maíz en la localidad oscense de Callén. Para ello contamos con la colaboración del personal técnico de Lamusa y Servicios, concesionario de John Deere en Huesca, que pusieron a nuestra disposición la máquina analizada y nos facilitaron el trabajo en campo.
F. J. García Ramos, M. Vidal, A. Boné. Escuela Politécnica Superior. Universidad de Zaragoza – Campus Huesca.

El modelo John Deere S770i analizado responde a la tipología de cosechadora con sistema de trilla de rotor único. El rotor de trilla constituye el núcleo de la máquina dando lugar a una apariencia exterior compacta, con unas dimensiones, para el caso de la máquina probada, de 3,79 m de ancho, 4 m de alto y 9,1 m de longitud y una tolva con un volumen de 10.600 l.

La máquina analizada pertenece a la serie S700, que a su vez consta de cuatro mo­delos diferenciados (S760, S770, S780 y S790) con potencias nominales crecientes, desde 249 kW en el modelo S760 hasta 405 kW en el modelo S790.

El modelo analizado en este artículo (S770i) dispone de una potencia nominal de 292 kW y una potencia máxima de 335 kW. La máquina equipaba una transmisión Pro­drive con velocidad de transporte de hasta 40 km/h y doble tracción, presentando una capacidad de giro óptima.

Esta transmisión equipa dos grupos de velocidades variables, uno para trabajo en parcela y otro para transporte. Una vez seleccionado un grupo, la velocidad se controla directamente desde el joystick de control CommandPro de forma continua.

El rotor de trilla y separación, similar en todos los modelos de la serie S700, presenta una longitud de 3.124 mm y un diámetro de 762 mm, variando el rango de velocidades de giro entre 210-550 rpm para maíz y 380-1.000 rpm para grano pe­queño, disponiendo de una superficie de trilla de 1,1 m2 y una superficie de separación de 1,54 m2. El equipo analizado disponía de cóncavos de trilla de barras redondas.

Bajo el rotor se sitúa el sistema de cribas, conocido como DynaFlo Plus, con bastidor de aluminio, que consta de una superficie total de 5,2 m2, distribuida en tres cribas superpuestas en diferentes ni­veles de altura. La primera, pre-criba de granzas, tiene 0,5 m2 de superficie y es alimentada por cuatro rodillos sinfines ubicados bajo la parte inicial del rotor de trilla. En un segundo nivel se ubica la criba de granzas principal, de 2,5 m2 de superficie, y finalmente la criba de grano con 2,2 m2.

La máquina analizada estaba equipada con un cabezal de maíz de ocho hileras, plegable, marca Geringhoff, con la tecnología Mais Star Horizon, con 3,3 m de anchura de transporte y 3.400 kg de peso. Cada hilera del cabezal dispone de una pa­reja de rodillos de ordeño, helicoidales que posteriormente se convierten en ro­di­llos con perfiles angulares metálicos que aprisionan la caña de maíz y la transfieren hacia abajo para proceder al ordeño de la ma­zorca.

En su parte superior dis­ponen de barra separadora para evitar el contacto di­recto de los rodillos con la mazorca evitando así el desgrane de la misma. En la parte inferior de cada pareja de rodillos se sitúa el sistema de picado constituido por dos cuchillas. La alimentación de los ro­dillos se realiza me­diante cadenas em­pujadoras. El cabezal estaba equipado con dos sensores para mantener constante la altura de corte y adaptar la posición de la barra a las irregularidades del te­rreno. Cada sensor está ubicado en los extremos de la barra.


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018