Cataluña limita la entrada de lechones a las granjas con medidas extremas de bioseguridad por la PPA

La consellera de Agricultura de la Generalitat de Cataluña, Teresa Jordà, anunció el pasado 30 de septiembre la puesta en marcha desde este lunes 1 de octubre de un plan para extremar el control en la importación de lechones en Cataluña con el objetivo de incrementar la prevención ante la evolución de la Peste Porcina Africana (PPA) y los recientes focos en jabalí en Bélgica.

Jordà anunció esta medida en Lleida  tras reunirse con Luis Planas, ministro de Agricultura, y representantes del sector porcino catalán para tratar las medidas de control y prevención de la PPA.

El ministro, junto a la consejera coincidieron en transmitir al sector un mensaje de calma, además de instar a los ganaderos a extremar las precauciones y la vigilancia, de forma coordinada con las Administraciones

A la reunión, que se llevó a cabo en la sede de la Subdelegación del Gobierno en Lleida, asistieron representantes de Anprogapor, Porcat, la Federación Catalana de Industrias Cárnicas, FECIC, la Unió de Pagesos y JARC.

Por parte del Departamento también asistió la directora general de Agricultura y Ganadería, Elisenda Guillaumes y, por parte del Ministerio, el secretario general de Agricultura y Alimentación, Fernando Miranda.

Jordà señaló que  la prevención y la coordinación con el sector y el Ministerio de Agricultura es “imprescindible“. En este sentido, celebró que se haya podido hacer la reunión de este domingo en Lleida con el ministro.

La consellera dio un mensaje de tranquilidad e insistió en que la Generalitat “no escatimará ningún esfuerzo” para evitar la entrada de la PPA. “Aplicaremos todas las medidas que sean necesarias”, afirmó. Aparte del aumento de control en la importación de lechones, el Departamento de Agricultura aumentará la presión cinegética, especialmente en las zonas con más población de jabalíes y en zonas fronterizas.

Controles severos

Tal y como anunció la consejera, desde este lunes 1 de octubre el DARP refuerza el control de las entradas de porcino, provenientes de otros Estados miembros de la Unión Europea y también de países terceros.

A partir de este mes sólo se autorizarán permisos de entrada de lechones procedentes de otros países de la UE en aquellas explotaciones ganaderas que dispongan de una puntuación mínima de 65 puntos en la última encuesta de bioseguridad.

En estas explotaciones con puntuación igual o superior a 65 puntos, previamente a la autorización a la importación de lechones, los Servicios Veterinarios Oficiales supervisarán los elementos básicos de bioseguridad para garantizar que cumplen con la normativa vigente. En caso contrario, no se autorizará la entrada de animales.

Los ganaderos autorizados para introducir animales procedentes de la UE deberán ponerse en contacto con los veterinarios de la oficina comarcal y de la agrupación de defensa sanitaria (ADS) correspondiente, para informar de la fecha y hora de llegada de los animales para que se hagan los controles documentales y de identificación.

También se tendrá que hacer una toma de muestras, que deberá repetir en un plazo de 8 a 10 días.

Desde el Departamento se quiere insistir en la responsabilidad del sector y de los ganaderos para garantizar los más altos niveles de bioseguridad en las instalaciones  de las granjas y en los procedimientos de trabajo y de transporte.

Coordinación interdepartamental

Asimismo, el DARP activó la coordinación de los diferentes departamentos para la prevención de la entrada de la PPA en Cataluña. Desde hace unos días, ya está trabajando a nivel bilateral con los departamentos de Presidencia, Economía, Interior, Salud y Territorio. En los próximos días también se activará la coordinación con los consejos comarcales, las diputaciones, los ayuntamientos y las entidades municipalistas.

La coordinación interdepartamental afecta a la coordinación con los Mossos (Interior), al trabajo con los mataderos y el control sanitario de los productos (Salud), a los parques naturales y a las carreteras (Territorio y Sostenibilidad), así como a otras medidas vinculadas a los Departamentos de Presidencia, Economía y Trabajo y Asuntos Sociales.

Desde el MAPA se ha incrementado la vigilancia, con actuaciones como la información permanente sobre la evolución de la enfermedad y la concienciación de todos los sectores implicados (ganaderos, transportistas y cazadores). Además, se ha reforzado el Programa Nacional de Vigilancia Sanitaria del Ganado Porcino, adaptándolo a la nueva situación de riesgo, así como el Plan Estratégico Nacional de Bioseguridad en explotaciones porcinas, inspeccionando todas las granjas comerciales españoles.

También se está desarrollando una estrategia regional de control de poblaciones de jabalíes en el área de los Pirineos y, además, se trabaja en una normativa sobre gestión sanitaria en espacios cinegéticos, mediante una propuesta de real decreto. También convocará la Mesa Nacional de Caza.

Planas pidió a la Comisión Europea que prohíba la circulación de jabalíes de cría dentro del territorio comunitario, dado que actualmente ya está prohibida la importación y exportación de jabalíes silvestres.

La PPA no afecta a las personas

La Peste Porcina Africana es una enfermedad infecciosa que afecta tanto el cerdo doméstico como el jabalí. No afecta -hay dejarlo claro- en absoluto a las personas. La enfermedad se transmite por contacto entre los animales enfermos y por la ingesta de restos de otros animales muertos, carne o restos de alimentos que contengan el virus.

La PPA entró al este de la Unión Europea a finales de 2014. Actualmente, los países afectados de la UE son: Lituania, Letonia, Estonia, Polonia, Rumania, la República Checa, Hungría, Bulgaria, y ahora también Bélgica. En la isla de Cerdeña (Italia), la enfermedad es endémica desde 1978. El virus de la PPA se introdujo desde Rusia a los países limítrofes de Ucrania y Bielorrusia, desde donde se transmitió a dichos países de la UE.

La ausencia de una vacuna eficaz contra el virus de la Peste Porcina Africana dificulta su control. La UE ha decidido redoblar sus esfuerzos de financiación de investigación en vacunas.

El virus de la PPA puede afectar a todas las especies de suidos. El jabalí europeo tiene la misma susceptibilidad que el cerdo doméstico. Jabalíes infectados pueden mostrar signos clínicos y una morbilidad y mortalidad elevadas, al igual que puede pasar con el cerdo doméstico.

Es por ello que el jabalí juega un papel importante en la persistencia de PPA en las zonas afectadas, así como en su transmisión a explotaciones porcinas.

En países de la UE infectados por la PPA, se ha identificado una relación entre presencia de PPA en jabalí y declaración de foco en cerdo doméstico, sobre todo en explotaciones con bajos niveles de bioseguridad como explotaciones de producción en extensivo o pequeñas explotaciones. Además, el jabalí tiene un papel clave en el mantenimiento de la enfermedad en las zonas infectadas, dificultando su su control y erradicación.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018