Castilla y León bonifica los intereses de préstamos preferenciales por la sequía de 2019 en el campo de la región

La Consejería de Agricultura de la  Junta de Castilla y León subvencionará hasta al 100% el coste de los intereses para préstamos preferenciales de hasta 40.000 euros a las explotaciones agrarias afectadas por la sequía de este año.

A diferencia de las ayudas convocadas en la sequía de 2017, en este caso, el Ministerio de Agricultura no aporta subvención al coste de los avales.

Desde un punto de vista climático, el presente 2019 ha incidido de forma negativa en el sector agrario de Castilla y León. La combinación de altas temperaturas con la falta de precipitaciones, especialmente durante la primavera, causaron efectos perjudiciales en las producciones agrarias de la campaña 2018/19, generando una pérdida de producción bruta en cultivos y pastos, con negativa repercusión en la situación económica de las explotaciones de esta región.

En un intento de paliar en parte esta situación, la Consejería de Agricultura de esta Comunidad ha puesto en marcha dos líneas de ayuda para paliar los efectos de la sequía. La primera, destinada a subvencionar suministro de agua a la ganadería extensiva y semi-extensiva, cuyo plazo de presentación de solicitudes está abierto hasta el próximo 7 de octubre. Esta línea subvenciona el 50% del gasto elegible desde el 1 de junio de 2019, con el límite de 4.000 euros por subvención.

La segunda línea aprobada y publicada el Boletín Oficial de Castilla y León (BOCyL) de este 1 de octubre (ver pdf adjunto al  final), se dirige a dar liquidez a las explotaciones agrarias de esta Comunidad, facilitando el acceso a capital circulante que les permita seguir realizando su actividad con normalidad y que no se ponga en peligro el futuro del sector.

La Orden de la Consejería recoge las bases reguladoras para la concesión de subvenciones de minimis, destinadas a bonificar los intereses de los préstamos preferenciales, que suscriban los titulares de explotaciones agrarias de Castilla y León y se establece el procedimiento para el reconocimiento del derecho a la suscripción de dichos préstamos.

Características de la ayuda

Según recoge la Orden, la Consejería de Agricultura subvencionará hasta el 100% del coste de los intereses para préstamos preferenciales de hasta 40.000 euros, que se formalicen con las entidades financieras que suscriban convenios de colaboración con la Administración regional.

El plazo de amortización de estos préstamos no podrá superar los cinco años, pudiendo incluir en este un año de carencia.

Los convenios de la Consejería con las entidades financieras se formalizarán durante los próximos días.

Suscripción de seguro  agrario

Los agricultores y ganaderos que quieran acogerse a estos préstamos tendrán que suscribir, en el caso de que no lo hayan realizado, una póliza o contrato de seguro para las producciones agrícolas y ganaderas comprendidas en los Planes de Seguros Agrarios Combinados de los años 2018 y 2019 antes del 31 de octubre de 2019 y comprometerse a mantenerlo tres años más.

Además, deben estar dados de alta en la Seguridad Social en el sector agrario por cuenta propia y haber obtenido en la última campaña del Impuesto de las Rentas de las Personas Físicas, al menos, el 50% de su renta total de actividades  agrarias o de actividades agrarias complementarias.

Están excluidos de este requisito los agricultores jóvenes que se hayan incorporado a la actividad agraria con posterioridad al 1 de enero de 2016.

También pueden beneficiarse de estos préstamos las personas jurídicas, comunidades de bienes, explotaciones de titularidad compartida y sociedades civiles cuya actividad principal sea la agraria y en las que, al menos, el 50% de sus socios cumplan los requisitos de estar dados de alta en la Seguridad Social por sus actividades agrarias y los requisitos de la procedencia agraria de su renta total.

La ayuda será del 100% de los intereses de los préstamos hasta 1,5% de interés si han suscrito seguro agrario o del 50% hasta 1,5% de interés si no lo han suscrito, pero se comprometen a suscribirlo.

A diferencia de la línea de préstamos bonificados que se puso en marcha con la sequía de 2017, en colaboración con el MAPA, para esta sequía de 2019, la Administración pública  no aportará subvención al coste de los avales.

Anticipo de ayudas

A las dos líneas puestas ya en marcha por la Consejería de Agricultura, se unen el anticipo del 70% de la PAC, que se empezará a pagar a los agricultores y ganaderos de Castilla y León, y el anticipo del 85% de las ayudas agroambientales y de las ayudas de montaña.

Todas ellas se empezarán a pagar a partir del 16 de octubre. Con ellas se adelantará en dos meses unos 220 millones de euros adicionales.

Hasta el próximo 4 de noviembre, los titulares de explotaciones agrarias de Castilla y León afectadas por la sequía y otros fenómenos meteorológicos adversos pueden solicitar el reconocimiento del derecho a la suscripción de los préstamos bonificados por la Consejería de Agricultura.

Tras publicarse en el BOCyL la orden de bases, que regula este primer paso para acceder al préstamo y, una vez obtenido este reconocimiento, el agricultor o ganadero deberá formalizar el préstamo con una entidad financiera y, posteriormente, solicitar el pago de la subvención de intereses, cuando se convoque.

Valoraciones

ASAJA valora que se ponga en marcha, por fin, esta medida, pero lamenta que la Administración no haya considerado ninguna de las peticiones formuladas por la organización profesional para mejorarla y evitar problemas detectados ya en la convocatoria de la sequía de 2017.

Así, la Consejería no acepta que se subvencione una parte del capital del préstamo en aquellas zonas en que la sequía haya afectado en mayor medida a los rendimientos, fundamental para las provincias y áreas más castigadas.

Ni tampoco permite a las explotaciones en integración mixtas (con base agraria) acceder a los préstamos, ni que se tenga en cuenta en la cuantía máxima del préstamo bonificado el número de miembros de las entidades asociativas que cumplan los requisitos de agricultor profesional.

A ASAJA también le preocupa la segunda parte, la formalización de los préstamos, porque “no se debe permitir que se repitan las irregularidades y abusos de 2017 por parte de algunas entidades financieras, que condicionaron la concesión de los préstamos a la contratación de otros productos parafinancieros (como seguros) y domiciliaciones de ingresos”, tal como denunció la organización.

Por ello, ASAJA de Castilla y León pide al consejero, Jesús Julio Carnero, que las organizaciones profesionales agrarias tengan conocimiento de los convenios con las entidades financieras antes de que sean firmados por la Administración, así como que se extreme la vigilancia del proceso para evitar que se repitan estas situaciones.

Orden «coja»

Por su parte, la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) califica como `coja´ la Orden publicada y considera que las condiciones recogidas en la normativa para el reconocimiento del derecho a dicho préstamos  no responden a las necesidades de los afectados. En este sentido, calificamos como escasa la bonificación de 1,5 puntos de los intereses en el mejor de los casos.

La subvención de los intereses se concederá solo para los cinco primeros años, lo que resulta insuficiente, debido a la gravedad de la sequía sufrida este año, y a la situación límite acumulada por muchos agricultores y ganaderos tras la severa sequía que también se sufrió hace solo dos años. Por este motivo, consideramos que la concesión se debería ampliar a siete años y a dos de carencia.

UPA también considera negativo que no se recoja apoyo alguno a los gastos de formalización de los préstamos, así como a la cancelación de aquellos préstamos del año 2017, lo que generará más gastos para los afectados.

Para esta organización agraria, la Junta de Castilla y León debe hacer un esfuerzo adicional ante la catástrofe climática que ha sufrido esta región, y ante la imposibilidad de que el Gobierno central, y por lo tanto el MAPA, pueda articular normativa alguna de apoyo al estar actualmente en funciones y por lo tanto  no poder formalizar Orden alguna.

Por otro lado, UPA reclama al Gobierno regional que inste a los bancos a que faciliten a los afectados la suscripción de la línea especial de préstamos creada para tal fin. En este sentido, debe ser muy firme en las peticiones a las entidades bancarias para cortar de raíz cualquier práctica abusiva que quieran imponer a los peticionarios.

No aceptaremos que se intente aprovechar la desgracia de los afectados por los adversos fenómenos climatológicos para que determinadas entidades aprovechen el acuerdo con la Consejería de Agricultura para captar clientes para su negocio financiero privado al margen de dichos pactos.

Orden de la Consejería  de Agricultura de  la Junta de Castilla y León:

BOCYL-D-01102019-5


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018