Planas en Sevilla: «Es necesario una mayor concentración de la oferta agroalimentaria»

Caja Rural del Sur organizó ayer una Jornada en el Hotel Alfonso XII de Sevilla, con la participación de expertos del sector y representantes de la administración pública andaluza y nacional, en la que se ha analizado los efectos para la economía de nuestro país y Andalucía del Acuerdo UE-Mercosur.

El presidente de Caja Rural del Sur, José Luis García-Palacios Álvarez, fue el encargado de inaugurar la jornada “La agricultura andaluza en el nuevo contexto internacional ante el acuerdo Unión Europea-Mercosur”, encuentro organizado por la entidad que ha contado con la presencia del presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, y la Consejera de Agricultura, Carmen Crespo, además de una amplia representación de los diferentes ámbitos del sector agrario andaluz.

José Luis García-Palacios Álvarez quiso dejar claro que “para Caja Rural del Sur es un empeño diario evitar cualquier exclusión a la que pueda someterse al medio rural, la nuestra es una cuestión natural y vocacional, de compromiso con nuestra sociedad en general”.“Precisamente por estos motivos y aplicando las “luces largas” -añadía-  hemos querido plantear esta jornada, tratando como asunto central el “Acuerdo UE-Mercosur”, un convenio que tanto ha tardado en ver la luz y lo ha hecho de una forma que no hace fácil el entender las consecuencias, positivas o no tanto”.

García-Palacios considera necesario buscar alternativas que permitan seguir manteniendo los liderazgos en producción de calidad y seguridad alimentaria, así como contar con la garantía de un buen nivel de desarrollo futuro de la sociedad, la rural y urbana ya que “en cada paso que demos, debemos ir de la mano, y para ello será preciso contar con las administraciones para ayudar también al ajuste de los objetivos más eficaces y eficientes para nuestro modelo productivo y nuestro futuro”.

En su discurso de inauguración, el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, se refirió a los momentos actuales “adversos” por la política arancelaria de Estados Unidos, los bajos precios de los productos agrarios, el ‘brexit’ y la sequía.

Reafirmó además el esfuerzo de la Junta en defender las exportaciones andaluzas frente a la “dañina” política arancelaria sobre todo para los productos agrarios andaluces, y ha pedido al gobierno central que “adopte medidas, que tenía que haberlo hecho mucho antes, para amortiguar los efectos” de los aranceles de Estados Unidos”.

Asimismo, destacó las medidas adoptadas por la Junta para minimizar el impacto del ‘brexit’ y, en este sentido, ha recordado que se pondrán en marcha instrumentos financieros con préstamos a tipo cero a través de las entidades financieras por unos 350 millones.

Novedades del acuerdo Mercosur

En el panel de expertos la jornada ha contado con la intervención de Ramón Escolano, director de entorno económico de LLYC, y ex ministro de economía. Escolano calificó a Mercosur como “un gran socio comercial” y aseguró que el acuerdo será la principal y más importante alianza comercial que la Unión Europea va a tener con otros mercados. “Nos abre un mercado de 300 millones de personas y España, por su situación geográfica y cultural, debe convertirse en un país clave para que llegue a consolidarse”.

De este modo, Ramón Escolano está convencido de que se trata de un acuerdo que conviene a Europa su ratificación aunque matizaba que este proceso es “complicado” y será lento ya que se puede prolongar al menos dos años más debido a que debe ser aprobado primero en todos los parlamentos de los países firmantes para su visto bueno definitivo.

En cualquier caso, sea más corto o prolongado este periodo de aprobación, Escolano indicó que Mercosur es ventajoso para España ya que permitirá “crear una economía internacional más abierta y mayor comercio internacional.

Actualmente el área Mercosur está integrado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay. Entre las ventajas del mismo para la economía española, Escolano incidió en que a partir de este convenio, al que calificó de equilibrado, la empresa española tendrá mejor acceso a la exportación en los mercados Mercosur abriéndose a nuevos mercados como los latinoamericanos claves para el futuro de nuestra economía.

Posteriormente en una mesa redonda, se abordó el impacto del acuerdo UE-Mercosur sobre la agricultura de Andalucía, con la intervención del presidente de Asaja Andalucía, y Consejero del CES Europeo, Ricardo Serra, la jefa de gabinete del Comisario de acción por el clima y energía, Cristina Lobillo, y Tomás García Azcárate, investigador del Instituto de Economía, Geografía, y Demografía (CSIC).

Sobre el futuro del acuerdo y sus efectos Ricardo Serra ha advertido de que Mercosur “es una gran provincia agrícola” y será competidor directo de Andalucía en las exportaciones a Europa, por lo que considera que hay que matizar la ventaja del mismo para Andalucía, aunque defendía “la necesidad de globalización” para el agro andaluz.

Ricardo Serra ha especificado que los sectores más afectados por Mercosur serán el de de los cítricos, el arroz o el vacuno que, a su juicio, podrían empeorar su ya complicada situación derivada de las importaciones de terceros países. También para el sector del vacuno de carne el acuerdo facilitará el acceso al mercado europeo de más de 100.000 toneladas de carne de países sudamericanos, lo que representa un peligro económico para este sector.

Otro aspecto destacado por Ricardo Serra ha sido el de las garantías de bienestar animal y protección de cultivos, en las que la Unión Europea es líder, “¿qué garantías tenemos de que esto se vaya a cumplir en los países de Mercosur?”, ha indicado el presidente de Asaja Andalucía.

Por su parte, la jefa de gabinete del Comisario de acción por el clima y energía, Cristina Lobillo ha subrayado que Mercosur “es el mayor acuerdo que la Unión Europea ha firmado nunca, y puede afectar a un mercado de 760 millones de personas a ambos lados del océano”.

Lobillo considera que “no es sólo un acuerdo que consiste en la liberalización de aranceles, sino que tiene dos novedades, por un lado una triple protección: cuotas de acceso al mercado de la Unión Europea, cláusulas bilaterales de salvaguardia y una tercera partida destinada a paliar las distorsiones del mercado.

Además, el acuerdo introduce un aspecto muy innovador en su capítulo dedicado al desarrollo sostenible dando prioridad al principio de precaución que protege al sistema agrario, y que ante la duda, se dejará de importar el producto afectado”.

Otra de las novedades es que el acuerdo protege más de 350 Indicaciones Geográficas y Denominaciones de Origen, y que “eliminará aranceles para sectores como la aceituna o el vino”.

Por su parte, Tomas Azcárate ha incidido en que para España “lo más importante es asegurar que la protección comunitaria se respeta, necesitamos un control de frontera dirigido por Europa para garantizar que se cumplen las garantías vegetales y animales”.

El encuentro fue clausurado por el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones, Luis Planas, para quien Mercosur, tiene “riesgos y posibilidades”, pero se trata de un mercado estratégico, en el que hay que convertir los desafíos en oportunidades.

Según el ministro, la balanza comercial agroalimentaria de España con el conjunto de los países del bloque es deficitaria, de 2.800 millones de euros. Por lo que, ha hecho hincapié Planas, todo lo que vendrá en un futuro supondrá un reequilibrio. Se trata de un mercado de 350 millones de habitantes, de los que 55 millones son hispanohablantes.

No obstante, el Ministro ha destacado que España es favorable a los acuerdos comerciales, como el CETA (UE-Canadá) o el de la UE con Japón, de los que “hemos sido beneficiarios netos”, ha señalado Planas. En el caso de Canadá en solo dos años las exportaciones españolas han aumentado un 33 %, las del aceite de oliva se han multiplicado por cuatro y las hortofrutícolas, por dos.

Planas cree que existe la necesidad de una mayor concentración de la oferta agroalimentaria, ya que, a pesar de la fortaleza de las cooperativas, ninguna española está entre las cincuenta primeras de Europa. Así, indicó que la concentración de la oferta es uno de los retos del futuro de este sector, en el que España es la octava potencia exportadora agroalimentaria del mundo y la cuarta de la UE, pero ha precisado que “hace falta organizarnos más y mejor para concentrar oferta y estar presente en más mercados internacionales”.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018