Lida Plant Research presenta sus bioestimulantes para el inducir el desarrollo natural del color de los frutos

Los pigmentos responsables de la gran variedad de tonalidades que vemos en las frutas y las hortalizas, fitonutrientes, son el primer atributo que entra en juego en el proceso de decisión de compra de un consumidor. Una mejora en el desarrollo del cultivo, vigor y rendimiento a través de la inducción al color, este será uno de los campos de investigación que Lida Plant Research mostrará durante el 4º Congreso Mundial de Bioestimulantes.

Lida Plant Research participa y patrocina la 4ª edición del Congreso Mundial de Bioestimulantes que se celebrará del 18 al 21 de noviembre de 2019 en Barcelona. Allí, esta empresa biotecnológica pionera en screening y validación de sustancias de efecto bioestimulante mediante técnicas de expresión génica, presentará sus estudios sobre inducción al color. Asimismo, Lida mostrará en su stand sus productos enfocados a control de estrés abiótico.

Inducir al desarrollo natural del color sin producir ablandamiento ni senescencia temprana del fruto. Esta es una de las acciones del bioestimulante colorsave, creado para la coloración de los frutos a base de sustancias que se encuentran de manera natural en todas las plantas y que intervienen en diferentes procesos fisiológicos como la maduración del fruto.

colorsave actúa en los procesos de coloración, por un lado aumentando los niveles endógenos de oxilipinas y estimulando la producción natural de etileno y por otro, activando las enzinas relacionadas con la síntesis de antocianos y carotenoides. Se trata de una formulación líquida emulsionable que se aplica vía foliar desde el inicio del cambio del color del fruto hasta poco antes de la recolección, potenciando y aumentando el color, permitiendo reducir el número de pases de cosecha.

Otro de los bioestimulantes formulado en este campo es cromar, diseñado para la coloración en manzana. Favorece la estabilización de antocianos, minimizando su degradación por efectos ambientales y como resultado, conseguir un aumento de la superficie de piel coloreada y con más intensidad de color. En consecuencia, permite recolectar más fruta en menos número de pases de cosecha, reduciendo la carga en el árbol con el primer corte favoreciendo la coloración de los frutos que quedan.

El bioestimulante cromar es una mezcla de betainas y unos compuestos naturales llamados fructanos, que consisten en cadenas de oligosacáridos de fructosa, cuya acción se basa principalmente en paliar o minimizar los efectos que las altas temperaturas ejercen sobre la desnaturalización de los antocianos.

Las aplicaciones de estos dos productos forman un binomio sinérgico, ya que con colorsave se induce la síntesis de antocianos y con cromar se evita su degradación por efectos ambientales.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018