Temor en el sector porcino español ante los casos de PPA en Bélgica

Un par de casos de peste porcina africana (PPA) (más otros 3 más en la mañana de  este viernes 14) en jabalíes salvajes en la región valona de Étalle, en el Sur de Bélgica, a solo 12 kilómetros con la frontera de Francia, según confirmó el ministro de Agricultura de la región, René Collin, quien precisó que el animal era portador de esta enfermedad. El caso fue detectado por un guardia forestal.

Según recogen varios medios locales, el ministro reunió con autoridades de la Agencia de Seguridad Alimentaria del país (AFSCA), con el fin de estudiar medidas para evitar la propagación del virus.

La enfermedad, que no afecta a humanos, tiene un foco en Rumania (1.200 km de distancia del foco valón), que ya detectado más de 780 brotes en los últimos meses, y está extendida en otros seis países de la Unión Europea (UE), todos del Este: Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Polonia y Bulgaria, así como en Rusia, Ucrania y Bielorrusia, por lo que es la primera vez que pega el “salto” a Europa Occidental.

Por su parte, El MAPA, en coordinación con las Comunidades Autónomas, informó que extremará todas las actuaciones de vigilancia en el movimiento intracomunitario de animales con destino a España, en coordinación con la Comisión Europea.  (ver INFORME del MAPA en pdf adjunto  abajo) y llevará a cabo todas las actuaciones  necesarias de vigilancia en el movimiento intracomunitario de animales con destino a España, en coordinación con la Comisión Europea

Al respecto, el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, se reunió el pasado 19 de septiembre con representantes de la Asociación Nacional de Productores de Ganado Porcino (Anprogapor) para analizar la actual situación de mercado de este sector y del momento que vive, tras la aparición de casos de Peste Porcina Africana (PPA) en Bélgica.

Planas apuntó que España logró la prohibición del movimiento de jabalíes  silvestres en toda la Unión Europea y está colaborando plenamente con la Comisión Europea  y los Estados Miembros. Y, además, se están implantando todas las medidas necesarias para mantener en España al margen de los focos detectados en otros países de la Unión Europea.

La aparición de estos casos,  a falta de su confirmación por la Oficina  Internacional  de Epizootias (OIE) ha hecho sonar las alarmas en varios países de la región, desde Bulgaria hasta Austria, pasando por Hungría (800 km), la República Checa (500 km) y Eslovaquia, donde, si bien la situación está bajo control, se teme un contagio masivo a través de los jabalíes.

“Un foco en nuestro país tendría graves consecuencias para nuestro sector dado que las exportaciones estarían directamente comprometidas”, afirmaron. Este país ocupa el 8º puesto exportador de productos de porcino.

Las autoridades belgas informaron que, por un lado, se están adoptando medidas para prevenir la disemnización del virus de la PPA entre otros jabalíes y en las explotaciones porcinas, Por otro, se está intentando monitorizar otras medidas para poder detectar rápidamente los casos sospechosos en jabalíes muertos.

En la Unión Europea ha detectado en los ocho primeros meses del año unos 4.800 casos de PPE en jabalíes y 1.000 en pequeñas granjas porcinas. La enfermedad es compleja de controlar dado que no existe una vacuna eficaz y, aunque no supone ningún riesgo para la salud humana, es mortal para los animales afectados.

En Bélgica se detectó en 1985, cuando tuvo que sacrificar una  cabaña de más de 34.000 animales.

El ministro francés de Agricultura, Stéphane Travert, instó  a dar una repuesta adecuado a esta nueva situación, puesto que están en juego una parte importante de la industria agroalimentaria de este país. Tras los casos de Bélgica, Travert ha pedido a que los organismos oficiales adopten todas  las medidas necesarias para evitar su propagación entre países, como resstringir o prohibir la caza de jabalíes e intensificar las medidas de vigilancia y control del ganado porcino y de la fauna silvestre, sobre todo en las cuatro regiones fronterizas con Francia.

En España, el Gobierno anunció ya el pasado 10 de septiembre que se prohibirá la importación de jabalíes al territorio nacional, como medida preventiva,  algo que ya sucede en otros países comunitarios, dado que esta especie silvestre está siendo la trasmisora de la enfermedad de la que se tiene aciago recuerdo a finales de los años 90 y principios de los 90 del siglo pasado en nuestro país.

Crece el temor

El director de la Asociación de Productores de Ganado Porcino (Anprogapor), Miguel Ángel Higuera, admitió en declaraciones a la agencia EFEAgro, que en el sector español “hay mucho temor”, tras la confirmación del Gobierno belga de que la peste porcina africana (PPA) es la causa de la muerte de dos jabalíes en ese país.

“Hay que extremar aún más las medidas de seguridad y protección, porque aunque la barrera natural de los Pirineos contra la propagación de esta enfermedad es importante, no es insalvable”.

Desde esta organización transmitieron a sus socios que minimicen los movimientos de animales ante el aumento de casos de PPA por Europa, advirtiendo que el gran problema se debe a la imposibilidad de controlar totalmente el movimiento de productos cárnicos fuera de la cadena comercial establecida para el ganado.

“El problema es que el virus también es infectivo en productos y carne, y no solo en porcino vivo”, y la hipótesis más probable, aún a la espera de la oficial de la OIE, es que la aparición de la PPA en Bélgica se deba a “movimientos de factor humano”.

“Es decir, que haya sido el ser humano el que, a través de un producto infectado por el virus que haya consumido en esa zona -un chorizo o una carne, por ejemplo-, haya puesto los restos del alimento a disposición de la fauna silvestre, como el jabalí y el animal se haya infectado”, comentó.

Higueras apuntó que “la expansión de la enfermedad es muy limitada a alrededor de un kilómetro a la redonda” ya que un cerdo con peste africana “tiene una fiebre muy alta, casi no puede andar y en el 98 % de los casos mueren al cabo de dos o tres días”.

Por eso, desde Anprogapor se descartó que el brote en Bélgica sea por un jabalí infectado, que haya llegado a esa zona desde otro país, sino por que un producto o algo con el virus en el que ha intervenido la acción del ser humano para su transporte.

El director general de esta Asociación reconoció que el control de la enfermedad es más fácil de parar en una explotación de porcino que cuando se produce entre la fauna salvaje, gracias a la trazabilidad y al movimiento localizado de las cabezas en todo momento.

“La pregunta que ahora nos planteamos los productores españoles de porcino, afirmó, es si hay o va a haber más de los dos positivos en PPA confirmados en dos de los tres jabalíes encontrados muertos en Bélgica”.

“Hay mucho miedo” en el sector por el avance de la enfermedad vírica, que ya ha sido detectada en Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Polonia, Rumanía, Bulgaria y en otros países no comunitarios como Ucrania, Bielorrusia, Rusia o China.

Desde Anprogapor se solicita a los operadores cárnicos que importan desde los países con casos de PPA que “valoren la situación y extremen las medidas de precaución”, ya que la importación en vivo desde estos mercados queda prohibida y, por tanto, no hay posibilidad de infección a través de este tipo de comercio.

Primeras medidas

Por otro lado, el Ministerio de Agricultura español informó que las autoridades belgas comunicaron el jueves 13 de septiembre por la tarde la presencia en su país del virus de la Peste Porcina African, confirmado en 2 cadáveres de jabalíes encontrados muertos en el municipio belga de Etalle, cerca de la frontera de Francia y Luxemburgo.

A finales de la mañana de este viernes 14 de septiembre,  las autoridades belgas comunicaron la detección de otros tres jabalíes muertos en la misma zona

La Comisión Europea de manera inmediata ha tomado medidas de salvaguardia, estableciendo una zona infectada con una prohibición total de movimientos desde y hacia dicha zona.

Por otra parte, el MAPA informó que la Unión Europea, a petición del Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación, prohibió el pasado mes de junio el movimiento de jabalíes silvestres en Europa, con independencia del país de origen.

El MAPA, en coordinación con las Comunidades Autónomas, extremará todas las actuaciones de vigilancia en el movimiento intracomunitario de animales con destino a España, en coordinación con la Comisión Europea.

Además, este departamento hace un llamamiento al sector para que, a su vez, extreme al máximo las precauciones en el movimiento intracomunitario de animales vivos con destino a España.

La PEPA

La Peste Porcina Africana es una enfermedad vírica que afecta al porcino tanto doméstico como silvestre.Es una enfermedad grave que puede causar la muerte de los animales. Se transmite por contacto entre los animales enfermos y por la ingestión de restos de otros animales muertos, carne o restos de alimentos que contengan el virus.

No existen tratamientos efectivos para la enfermedad, ni vacunas.

La Peste Porcina Africana no es transmisible a las personas a las que no afecta en absoluto.

La enfermedad se detectó en el norte de Europa en el año 2014 y desde entonces se había extendido a 8 piases (Letonia, Lituania, Estonia, Polonia, Rumania, Hungría, República Checa y Bulgaria) hasta su declaración ayer en Bélgica.

Importación de lechones

Por su parte, Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos pide a la Administración que extreme los controles en personas y productos de riesgo de los países afectados, las medidas de bioseguridad de las granjas y el transporte, así como que plantee la prohibición de importaciones de cerdos hasta tener controlados los focos de la enfermedad.

Unión de Uniones pidió ya en marzo pasado que se prohibieran las importaciones de jabalíes, debido a los graves problemas de contaminación de PPA detectados en poblaciones de este animal en varios países del este de Europa.

Ahora solicita una modificación de la norma en referencia a los lechones, ya que considera que, tras la detección de la enfermedad en jabalíes en Bélgica, estarían plenamente justificadas las máximas restricciones en la importación de cerdos vivos.

Esta organización agraria recuerda que la PPA es una enfermedad vírica que tiene graves consecuencias para los cerdos, no afecta a las personas, pero tiene un elevado potencial de difusión de forma extensiva y rápida, como se ha visto con los brotes en jabalíes los últimos meses en China, en la Europa del Este y ahora Bélgica y Bulgaria.

Para Unión, la apuesta del sector debe ser la de mantener los niveles de calidad sanitaria del ganado porcino para asegurar los buenos rendimientos de las explotaciones. Esta calidad se ha conseguido mediante el bienestar animal, el buen manejo en las granjas y con las máximas medidas de bioseguridad.

En la línea de asegurar la calidad sanitaria, según la organización, habría que recuperar el equilibrio entre las granjas de madres y de engorde, ya que este equilibrio evitaba la importación de lechones de fuera del país.

Esta situación, según Unión de Uniones, estaría cambiando, puesto que durante el primer semestre se observa ya un fuerte incremento de importaciones de lechones holandeses, lo que puede poner en peligro el bienestar del sector porcino del país.

Análisis de sangre

Asimismo, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) solicita al MAPa que se controlen y analicen, vía extracción de sangre, todas las importaciones de lechones que entren en nuestro país ante la imposibilidad de paralizar las mismas.

Además, reclama a las autoridades comunitarias y nacionales que se extremen las medidas actuales de bioseguridad en las granjas de destino de dichos lechones, se realicen controles más exhaustivos a los camiones que transportan de animales de diferentes especies y  se exijan certificados de limpieza y desinfección a los vehículos de transporte de carne fresca y curada de los países con PPA (Bélgica, Bulgaria y Rumania).

COAG pide también que las actuaciones se centren en la fauna salvaje, ya que el último foco detectado en Bélgica la semana pasada tenía su origen en dos jabalíes encontrados muertos.

En este sentido, esta organización reclama a la Federación Nacional de Caza y las diferentes administraciones que informen y conciencien a los cazadores de los riesgos que comporta la importación fraudulenta de jabalís de países de la UE.

A pesar de la orden publicada a nivel europeo, por la que se prohíbe el movimiento de jabalís entre Estados Miembros, JAR-COAG tiene constancia de que están entrando crías de estos animales escondidos en los maleteros de los coches, que tienen como destino los cotos de caza.

Para evitar la entrada de la PPA en nuestro territorio, COAG apela a la responsabilidad y coordinación de todos los agentes implicados en la cadena de valor del porcino. “La última vez que entró la peste porcina en España, año 1997 y 2000, supuso el bloqueo de nuestras exportaciones durante un par de años. El sector porcino español no puede permitirse la entrada de la PPA porqué pondría en riesgo uno los pilares económicos de nuestro sector agroalimentario; el 12,7% de la Producción Final Agraria y  casi el 40% de la Producción  Final Ganadera. En la última década hemos doblado la facturación por ventas al exterior, pasando de 2.440,4 millones en 2008 a los 5.080,0 millones de euros el año pasado (+108,16 %)”, subraya Jaume Bernis, responsable del sector porcino de COAG,

Bernis  añade, el potencial de creación de empleo en el medio rural, “cerca de 300.000 puestos de trabajo directos y más de 1 millón de forma indirecta, empleo que se crea en su mayoría en las zonas rurales, en las que se ubican tanto granjas como gran parte de las industrias, contribuyendo a fijar población en los pequeños núcleos.”

Japón confirma un caso de peste porcina

El Ministerio de Agricultura de Japon confirmó recientemente que el país registro su primer brote de  peste porcina en 26 añosque se  dio e la localidad de Gifu, en el centro de su territorio. Esto ha llevado a las autoridades a suspender las exportaciones de cerdo y de carne de jabalí. No obstante, la peste  porcina confirmada es distinta a los brotes de PPA registrados en China.

España lidera

Según el MAPA, España es el 2º país de la Unión Europea en cuanto a volumen de producción de carne de porcino y la cuarta potencia productora mundial, después de China, Estados Unidos y Alemania, con un valor económico de la producción superior a los 6.000 millones de euros.

Se trata del sector más importante de nuestra ganadería, representando el 36,8% de la producción final ganadera y el 14,4% de la producción final agraria.

El significativo crecimiento de este sector ha estado vinculado a la importante evolución del comercio exterior. De hecho, España es el segundo mayor exportador de porcino de la Unión Europea. Prácticamente la mitad de la producción se comercializa fuera de nuestras fronteras.

Para el Ministerio, mantener esta posición de liderazgo del sector porcino español implica una responsabilidad y hacer frente a unos retos basados en la sostenibilidad económica y ambiental.

 

Informe  pdf adjunto Nota del MAPA: NotaPPABélgica

 


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018