Basf Agricultural Solutions, una nueva estrategia de innovación para crecer en mercados específicos

Basf ha pasado de ser una compañía fabricante de fitosanitarios a un proveedor global de soluciones agrícolas, al integrar productos fitosanitarios, soluciones digitales y el negocio de semillas de Nuhnems. Esto sitúa a la multinacional alemana, según Vincent Gros, presidente de Basf Agricultural Solutions, en una nueva posición de ventaja competitiva en cultivos como la colza, el algodón, la soja, las hortícolas y el trigo para aumentar su cuota de mercado.
Arancha Martínez. Redacción VR.

En estos momentos la compañía ocupa la tercera posición del mercado en productos para la protección de los cultivos y la cuarta en semillas con una posición de liderazgo en colza y en un futuro próximo en maíz híbrido, “lo que significa –explica Gros– que hay margen para crecer”.

Nunhems.

“Los agricultores quieren una visión holística de su explotación, no quieren solo productos fitosanitarios, sino soluciones globales que tengan en cuenta la producción agraria pero también el cuidado del medio ambiente, que protejan la biodiversidad de su explotación y la fertilidad del suelo. La cuestión no es proveerles de más soluciones sino ayudarles a mitigar los riesgos”, añade el presidente de Basf Agricultural Solutions.

Todo ello ha llevado a Basf a centrarse en cuatro grupos de cultivos que en su conjunto copan el 70% de un mercado total de semillas y productos fitosanitarios que asciende, según la multinacional, a 92.000 millones de euros:

– El primero está compuesto por soja, maíz y algodón en el continente americano (que supone el 30% del mercado global), cultivos en los que Basf aportará importantes innovaciones.
– Le siguen cereales, colza y girasol, en Europa y Norteamérica (12% del mercado global), donde se marcan el objetivo de ser líderes del mercado.
Arroz en Asia (8% del mercado global) donde aspiran a convertirse en un actor reconocido en el mercado.
Frutas y hortalizas (el 18% del mercado mundial), donde esperan posicionarse como terceros del mercado global.

Para ello Basf pretende diferenciarse de su competencia basándose en cuatro pilares: innovación, digitalización, sostenibilidad y la experiencia del consumidor.

Livio Tedeschi y Vincent Gros.

La inversión de Basf en I+D para soluciones agrícolas aumenta, pasando de 678 millones de euros en 2018 a 900 millones de euros durante el presente año. En 2028 la compañía habrá lanzado más de 30 novedades en su porfolio de semillas, productos para la protección de cultivos y soluciones digitales. De estos nuevos productos, el 70% estará en el mercado antes de 2023. Basf estima que para el año 2028, estas nuevas soluciones habrán facturado más de 6.000 millones de euros.

La compañía también apuesta por productos digitales para apoyar su crecimiento en protección de cultivos y en semillas. Las soluciones digitales Xarvio Scouting y Xarvio Field Ma­nager, que cuentan hoy con 1,2 millones de usuarios en el mundo (cerca de la mi­tad en Europa), y que facilitan al usuario un asesoramiento agronómico específico para su cultivo y localización con el objetivo de permitir a los agricultores producir de una manera más eficiente y más sostenible. En 2020, Basf lanzará Xarvio Healthy Fields, un mo­delo de negocio disruptivo, que ofrece tanto productos como soluciones prácticas en campo.

El empleo de tecnologías digitales contribuirá a la sostenibilidad de la agricultura. Ha­bla­mos del uso de tecnología digital para realizar una aplicación de los productos fitosanitarios más dirigida, más precisa, cumpliendo con las buenas prácticas agrícolas, te­niendo en cuenta las condiciones medioambientales actuales y con la posibilidad de registrar toda esa documentación on line, lo que en su conjunto contribuye además a la transparencia de la aplicación.

Finalmente la compañía quiere reforzar la experiencia del cliente basándose en la escucha de sus necesidades, el diálogo, el respecto y la confianza mutua.

Próximos lanzamientos

El 36% de las ventas de Basf Agricultural Solutions corresponden al mercado de Europa, África, Oriente Medio y CIS. Según Livio Tedeschi, vicepresidente senior de Agricultural Solutions para EMEA y CIS, Basf tiene ante sí dos grandes objetivos: ser líderes en el mercado de cereal, colza y girasol y grandes innovadores del sector hortofrutícola.

¿Cómo? Presentando una oferta global. En el sector cerealista, Basf cuenta con una colza oleaginosa híbrida (InVigor) y próximamente lanzará al mercado un trigo híbrido. Para su protección, Basf ha desarrollado una amplia cartera de productos a la que se suman ahora nuevos fungicidas como Revysol, Caramba, Architect, el herbicida Luximo y próximamente nuevos insecticidas, pero además contribuye a la mejor gestión posible de estos inputs con sus soluciones digitales Xarvio.

Alberto Ancora.

Entre las características del nuevo trigo híbrido que lanzará Basf al mercado, Livio Tedeschi destaca un aumento del rendimiento en campo, un retorno más elevado de la inversión, el aumento de su eficiencia (en lo relativo a sus necesidad de agua y nitrógeno) o la tolerancia a estrés y sequía.

Alberto Ancora, vicepresidente de Agricultural Solutions EMEA región sur, presentó algunos ejemplos de cómo Basf va a implementar su estrategia en el sur de Europa y que muestran claramente cómo la compañía ha pasado de ser un proveedor de productos fitosanitarios a proveedor de soluciones sostenibles.

El arroz es un cultivo con más de 450.000 hectáreas en el sur de Europa y Turquía. Basf va a lanzar al año que viene una importante novedad en este cultivo que es la tecnología Provisia, complementaria al sistema de producción Clearfield. El sistema de arroz Provisia se compone de una semilla con el rasgo Provisia que ha sido obtenida por mutagénesis convencional, que permite a los agricultores aplicar con total seguridad el herbicida Provisia en su cultivo de arroz para controlar en post-emergencia un gran número de malas hierbas, incluidas las resistentes a herbicidas inhibidores de la acetolactato sintasa (ALS), el arroz salvaje y el arroz rojo.

Otra importante novedad es Revysol, que ha sido desarrollado por Basf teniendo en cuenta dos necesidades de los agricultores: que permita aumentar el rendimiento del cultivo y que posea un perfil regulatorio favorable.  Se trata de un fungicida muy efectivo perteneciente al grupo de los triazoles que, a diferencia de otros azoles en el mercado, es el primer isopropanol-azol. Este producto, que posee un mecanismo de acción rápido y muy duradero, será de aplicación en un gran número de cultivos, incluso en cultivos menores.

Con un potencial de facturación de 1.000 millones de euros a nivel mundial, Basf procederá al registro en cereal en el año 2020, y estará a la venta en 2021 en Italia, España, Portugal y Grecia. En 2022 y 2023 el objetivo es poder introducirlo en frutales, viña y hortícolas, empezando por Turquía en 2022 que incluirá también su registro para remolacha azucarera. La lista de cultivos para los que está prevista su autorización es infinita.

Asimismo, una innovación sostenible especialmente interesante para Ancora es Tessior, un fungicida formulado a base de boscalida y piraclostrobin que se suministra con un dispositivo de aplicación específico (desarrollado en colaboración con Mesto y Felco) para el control de enfermedades de la madera en viña, como la yesca, que se está revelando como una de las más devastadoras ya que el agricultor detecta la enfermedad muchos años después de la infección. Este sistema, que permite realizar una aplicación muy dirigida del producto evitando su dispersión, se ha introducido en el mercado este año en varios países, entre ellos España.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018