AVA-ASAJA acusa a Bruselas de complicidad con Sudáfrica por la “mancha negra” en cítricos

La detección en las fronteras europeas de cítricos sudafricanos contaminados por la peligrosa enfermedad de la mancha negra (Citrus Black Spot CBS) alcanzó durante la última campaña 2017 proporciones verdaderamente escandalosas, según la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA).

Eso fue así porque se multiplicó por seis respecto al ejercicio anterior, hasta situarse en un total de 24. A la vista de estos últimos datos oficiales de la Unión Europea (UE), la organización agraria AVA-ASAJA (www.avaasaja.org) acusa a Bruselas de mantener una posición de clara complicidad con Sudáfrica y de atentar gravemente contra los intereses del conjunto de la citricultura europea.

No en vano, añade esta organización,  el sector lleva muchos años alertando del grave riesgo que entraña para los cítricos comunitarios la posibilidad de que se introduzca en Europa esta nueva enfermedad de cuarentena y, hasta el momento, la única respuesta de las autoridades comunitarias ha sido una sucesión de maniobras dilatorias para eludir el problema que culminaron, además, con la firma de un acuerdo comercial con Sudáfrica para favorecer la importación de sus cítricos.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, afirma que “la actitud de los exportadores sudafricanos y de la Comisión Europea es simplemente inaceptable y constituye una burla y una tomadura de pelo en toda regla.

Bruselas, según Aguado, no sólo se muestra complaciente con los desmanes de Sudáfrica en materia de control de plagas, sino que exhibe una intolerable connivencia al firmar un acuerdo que premia a Sudáfrica, país que encabeza el ranking de interceptaciones de “mancha negra” con dos terceras partes de las 36 registradas, pero al parecer los sudafricanos tienen patente de corso”.

En este sentido, hay que recordar que la propia UE ha incumplido sistemáticamente la medida por la cual se comprometió a paralizar las importaciones de Sudáfrica si superaba las cinco detecciones.

La situación ha llegado a tal extremo que el propio COPA-Cogeca –la  entidad que defiende los intereses de las organizaciones agrarias, entre ellas ASAJA, y las cooperativas europeas – ha tomado cartas en el asunto.

El secretario general de dicha asociación, Pekka Pesonen, va a remitir una carta al comisario de Salud y Seguridad Alimentaria, Vytenis Andriukaitis, en la que denunciará el acusado incremento en el número de detecciones de “mancha negra” y le recordará que, en gran parte, este manifiesto deterioro de la seguridad fitosanitaria está motivado por las discutibles decisiones que adoptó la Comisión en 2016 y mediante las cuales, en lugar de endurecer las condiciones de inspección, optó por permitir que los cítricos importados pudiesen entrar en Europa a través del llamado canal de la industria y sin necesidad de un tratamiento en frío, lo cual volvió más laxos los controles sobre plagas y enfermedades.

 El secretario general del COPA-Cogeca reclamará en su escrito a la Comisión Europea que anule esas medidas y retome la legislación que estaba vigente con anterioridad a fin de tratar de reconducir una situación que se ha ido de las manos.

Cristóbal Aguado señala al respecto que “desde AVA-ASAJA nos sumamos, por supuesto, a la petición formulada por COPA-Cogeca y exigimos asimismo un cambio radical de las políticas comunitarias en un asunto tan sensible porque su obligación, como servidores de los intereses de sus administrados, es conseguir que Sudáfrica sea capaz de garantizar la completa seguridad fitosanitaria de sus envíos de cítricos”.

En este sentido, AVA-ASAJA va a dirigir una serie de escritos a todos los partidos políticos españoles con representación en el Parlamento Europeo pidiéndoles que se impliquen activamente en la defensa de los intereses citrícolas comunitarios seriamente amenazados por el descontrol que impera en las importaciones de agrios procedentes de terceros países.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018