Posibilidad de usar datos satelitales autorizados que reemplacen los controles de la PAC en campo

Como parte de las medidas para simplificar y modernizar la Política Agrícola Común (PAC) de la UE, la Comisión Europea adoptó nuevas reglas que permitirán por primera vez permitir el uso de una gama de tecnologías modernas para realizar controles de los pagos directos por superficie.

Estas reglas incluyen la posibilidad de reemplazar completamente las actuales verificaciones físicas en las explotaciones agrarias por un sistema de verificaciones automáticas, basado en el análisis de los datos de observación de la Tierra, como avanzó AgroNegocios.

Las nuevas normas (ver abajo reglamento adjunto) que entraron en vigor el pasado 22 de mayo de 2018, permitirán que los datos de los satélites de la UE Copernicus, de la familia Sentinel de la UE y otros datos de observación de la Tierra se utilicen como prueba cuando se supervise si los agricultores cumplen los requisitos de la PAC para los pagos directos por superficie (ya sea pagos directos a agricultores o ayudas de Desarrollo Rural), así como para analizar el cumplimiento de los requisitos de condicionalidad, como la quema de rastrojos.

También se aceptarán por primera vez otras nuevas formas de evidencia, como fotos con geoetiquetas, información de drones y documentación de apoyo relevante de los agricultores, como el etiquetado de las semillas, como parte de un cambio más amplio hacia un denominado enfoque de monitorización de la actividad agraria.

“Esto llevará, según la CE, a una disminución del número de controles en la explotación agraria y las visitas al campo solo serán necesarias cuando la evidencia digital no sea suficiente para verificar el cumplimiento de las condiciones para percibir las ayudas PAC.”

Menos inspecciones en campo

El comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan, afirmó que esta nueva tecnología satelital reducirá significativamente el número de inspecciones en campo, eliminando los temores respecto a estas inspecciones, que causan un estrés significativo a los agricultores.

También beneficiarán a las Administraciones públicas, añadió Hogan, “al reducir los costes de administración de los controles y de los chequeos. Por tanto, beneficiará a los agricultores y a los Administraciones”.

De acuerdo a las normas actuales de la PAC, los Estados miembros de la UE deben realizar una serie de controles en las explotaciones agrarias, como parte del Sistema Integrado de Administración y Control, que garantiza que los pagos a los agricultores del presupuesto de la PAC se realicen correctamente.

Las nuevas reglas permitirán a los Estados miembros que deseen hacerlo, reemplazar eventualmente o complementar los controles “in situ”, con controles automáticos y menos onerosos.

Varios Estados miembros ya han indicado su intención de comenzar a usar inmediatamente estas nuevas tecnologías, como ortofotos geográficos..

El nuevo enfoque de monitorización propuesto utiliza los datos de observación de la Tierra, extrapolados de los satélites Copernicus/Sentinel y los combina con otras tecnologías de observación satelital de la Tierra o los complementa con fotos geoetiquetadas.

Todo ello se procesa automáticamente utilizando algoritmos informáticos, que pueden determinar, por ejemplo, el uso de la tierra o la cobertura de las áreas agrícolas observadas.

Esta información se compara y combina con la información existente en el Sistema de Identificación de Parcelas (SigPAC), un sistema para la identificación de todas las parcelas agrícolas en los Estados miembros de la UE, que forma parte del Sistema Integrado de Administración y Control existente, y se realiza un cruce de datos con cada solicitud individual de ayuda para evaluar si el pago puede llevarse a cabo.

En los casos en que este sistema automatizado no pueda determinar si las reclamaciones  son precisas, se puede usar evidencia adicional (incluso fotos geoetiquetadas u otra documentación relevante presentada por el agricultor o datos de drones, por ejemplo) para respaldar las mismas. Si aún así, esto tampoco resulta concluyente, siempre se podrán llevar a cabo las inspecciones físicas en el campo.

Beneficios importantes

Los países tendrán la libertad para elegir si aplican el nuevo enfoque de monitorización o supervisión y tendrán flexibilidad sobre si lo aplican a regímenes de ayuda específicos, como el plan de pago básico de pagos directos a los agricultores, o las medidas de apoyo al Desarrollo Rural, o a una combinación de ambas.

También podrán ampliar gradualmente el área cubierta por la monitorización o seguimiento dentro de los dos primeros años de su puesta en marcha.

Los beneficios adicionales para las Administraciones nacionales incluyen un proceso de comunicación integral con los agricultores; una carga administrativa reducida, como resultado de menos controles “in situ” y un proceso de solicitud flexible.

También habrá beneficios significativos para los agricultores. Por ejemplo, ahora será posible informar a los mismos que necesitan realizar ciertas actividades, como cortar la hierba antes de una fecha establecida, si todavía no se ha llevado a cabo.

Esto asegurará que los agricultores puedan cumplir con sus obligaciones ambientales y de otro tipo a su debido tiempo, y evitar así sanciones por incumplimiento de las normas de la PAC.

Reducir el número de controles sobre el terreno también reducirá significativamente el tiempo que los agricultores pasan con los inspectores en el campo.

Los agricultores también podrán beneficiarse de las sinergias con otras tecnologías digitales, como el seguimiento de cultivos y la previsión de rendimientos, para gestionar mejor sus explotaciones. El papeleo también puede reducirse a través de la mejora de la  automatización de la grabación de actividades.

Vídeo:

https://www.esa.int/Our_Activities/Observing_the_Earth/Copernicus/Sentinel-2

Reglamento UE:  RegEjecSatélitPAC


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018