ANICE y MAPA analizan medidas concretas de apoyo para las empresas de elaborados cárnicos

Representantes de la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (ANICE) y de la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), se reunieron con el secretario general de Agricultura y Alimentación del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), Fernando Miranda, para concretar medidas de apoyo que palien la situación de las empresas fabricantes de elaborados cárnicos, «en unos momentos especialmente convulsos para el sector, ocasionados por la gran demanda de carne desde China y otros países de Asia.

En el encuentro, en el que estuvieron presentes también los directores generales de Producciones y Mercados Agrarios, Esperanza Orellana, de la Industria Alimentaria, José Miguel Herrero, de Sanidad de la Producción Agraria, Valentín Almansa y el subdirector general de Análisis, Coordinación y Estadística, Gonzalo Eiriz, el MAPA compartió la preocupación de ANICE por una situación de mercado que va a durar dos años como mínimo.

La presencia de todos los altos cargos del MAPA implicados refleja, según ANICE, su preocupación por la situación que vive el sector, ante la cual se definieron una serie de actuaciones.

En primer lugar, la apertura de una línea de financiación, con la participación del Instituto de Crédito Oficial (ICO) y de la Sociedad Anónima Estatal de Caución Agraria (SAECA).

También se remitirán las conclusiones de la “Jornada de reflexión sobre la cadena de valor del sector de la carne de porcino”, celebrada en octubre, en una iniciativa pionera del Observatorio de la Cadena Alimentaria, y en la que se pudo trasladar a todos los integrantes de la misma, incluidas las organizaciones de la distribución comercial, el enorme incremento de costes de la carne de porcino y las dificultades que esta situación plantea para las industrias elaboradoras españolas.

En tercer lugar, se  acordó celebrar una próxima reunión del Ministerio con representantes de la gran distribución comercial para exponerles su preocupación por esta coyuntura de la industria cárnica elaboradora, así como la problemática de los sectores afectados por los aranceles de los Estados Unidos.

Asimismo, se decidió trasladar a la Comisión Europea la difícil coyuntura por la que está pasando la industria transformadora, que es común a toda la Unión Europea, y la necesidad de articular medidas a escala comunitaria, ante un contexto de mercado que ha variado sustancialmente y que perdurará en el tiempo, según esta Asociación.

Igualmente, se acordó dar apoyo a la exportación de productos cárnicos elaborados y a los planes de promoción que potencien la internacionalización de estos productos, así como a realizar un seguimiento del mercado porcino, que abarque costes y evolución de la oferta, junto a la demanda en el mercado doméstico.

Prioridad, añadir valor a la cadena

Por otro lado ANICE solicitó al Ministerio que finalice y haga públicas las conclusiones de la “Jornada de reflexión sobre la cadena de valor del sector de la carne de porcino”, celebrada en octubre, en la que se pudieron constatar las dificultades que el incremento de costes está planteando a las industrias elaboradoras españolas.

Para ANICE es esencial proteger este tejido empresarial de nuestro país, que está compuesto por miles de pequeñas y medianas empresas, y también garantizar el abastecimiento interno de materia prima.

De lo contrario, añade ANICE, esta situación puede conducir a una grave pérdida de empresas y puestos de trabajo, la mayoría en zonas rurales, y a un desabastecimiento de carne de porcino en el mercado español.

Igualmente, para evitar la repetición de estas circunstancias, ANICE solicitó la inclusión en el Código de Buenas Prácticas Mercantiles (CBPM) y en la Ley 12/2013 de medidas de funcionamiento de la cadena alimentaria, una cláusula que permita la revisión de los acuerdos comerciales, en los casos en los que se produzca una alteración excepcional de los mercados.

Petición a Bruselas

Por su parte, las asociaciones cárnicas de Italia y España manifestaron a la Comisión Europea su preocupación ante la grave situación por la que atraviesan las industrias elaboradoras de productos de porcino de la UE.

Una situación que amenaza con mantenerse en el tiempo, teniendo en cuenta que las previsiones de recuperación del sector porcino en China no se producirán antes de cinco años, un periodo suficiente para que la mayoría de los fabricantes europeos se vean obligados a cesar sus actividades.

Por ello, UNICEB, la Asociación de la Industria Cárnica de Italia, y ANICE y ANAFRIC, estas últimas como organizaciones representativas de la industria cárnica en España, dirigieron un escrito a la Comisión Europea en la que le solicitaban que adopte medidas urgentes para asegurar el abastecimiento de porcino en la Unión Europea y así aliviar la situación de las industrias elaboradoras.

ANICE, la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España

ANICE representa a la industria cárnica a nivel nacional, agrupa a más de 650 empresas, en todas las CC.AA., con una importante representación de la producción cárnica española, con una cifra de negocio de 14.855 millones de euros, lo que representa más del 70% de la facturación del sector cárnico español (porcino, vacuno, ovino y elaborados cárnicos).

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018