Amplio apoyo al etiquetado europeo armonizado de bienestar animal

Los ministros de Agricultura de la UE-27 se reunieron de manera informal en Coblenza, por invitación de la ministra alemana, Julia Klöckner. Su iniciativa de una etiqueta de bienestar animal en toda la UE recibió un amplio apoyo.

Amplio apoyo al etiquetado europeo armonizado de bienestar animal

Los ministros de agricultura de la UE respaldaron la iniciativa de la ministra federal de Agricultura, Julia Klöckner. Las lecciones de la crisis del coronavirus, el transporte de animales y la procedencia de los productos también se debatieron en la reunión informal de Ministros de Agricultura de la UE en Coblenza.

Por invitación de Julia Klöckner, ministra Federal de Alimentación y Agricultura de Alemania, los ministros de Agricultura europeos se reunieron este martes 1 de septiembre en Coblenza para una reunión informal.

La atención se centró en las lecciones de la pandemia de coronavirus, la producción regional y, sobre todo, el bienestar animal. La iniciativa del Ministro Federal de seguir adelante con una etiqueta armonizada de bienestar animal en toda la UE recibió apoyo general.

Julia Klöckner afirmó que «el debate representó un paso importante hacia un mayor bienestar animal en Europa. Los estándares más altos armonizados, que sean creíbles y transparentes para los consumidores, son cruciales en el Mercado Único «.

La ministra continuó diciendo que también era necesario alcanzar un consenso en la UE sobre hasta dónde deberían poder transportarse los animales y en qué condiciones.

Dijo que se debe garantizar que los animales reciban el cuidado adecuado cuando se transportan. “Si este no es el caso, debe quedar claro que los animales no pueden ser cargados en primer lugar. El bienestar animal debe tener prioridad ”.

Durante el Consejo, los ministros también discutieron las lecciones de la pandemia del coronavirus, para fortalecer de manera sostenible las cadenas de suministro europeas y profundizar el aprecio por la producción agrícola europea a largo plazo, haciendo que los sectores alimentario y agrícola sean aún más resistentes a las crisis. 

La Comisión de la UE se encargó de realizar un análisis estructurado de este asunto: ¿Cuáles eran los puntos débiles, dónde estaban los mayores déficits y qué soluciones hay? La atención se centra en el papel que pueden desempeñar la investigación y la innovación y, en particular, las nuevas técnicas de mejoramiento.

“El sector agrícola ha sido crucial para permitirnos lidiar bien, hasta ahora, con la pandemia, dentro de nuestras competencias. Pero una de las lecciones centrales de la crisis es que, en algunas áreas, debemos ser más independientes de las importaciones de terceros países, por ejemplo, en el caso de piensos o medicamentos veterinarios. Acordamos fortalecer la competitividad de las empresas europeas en estas áreas. Al mismo tiempo, es grato que la conciencia y la valoración de la producción regional y de nuestros agricultores hayan aumentado durante la crisis. ¡Nuestro objetivo es consolidar esto! Pero eso no significa cerrarnos o adoptar un enfoque nacionalista del consumo. El comercio internacional basado en normas, un mercado único eficiente y los ciclos de producción regionales son caras de la misma moneda; no son opuestos ”, dijo Julia Klöckner.

Mantener flujos comerciales

Por su parte, l ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, participó este martes 1 de septiembre, en Coblenza (Alemania), en el Consejo informal de ministros de Agricultura de la Unión Europea (UE), donde destacó que el mantenimiento de los flujos comerciales, dentro y fuera de la UE, ha sido clave para garantizar la seguridad alimentaria de la población a nivel global en la crisis.

Durante su intervención, Planas resaltó el importante papel del conjunto de la cadena alimentaria durante la crisis de la COVID-19, al garantizar el abastecimiento de alimentos a la ciudadanía en calidad y cantidad suficiente.

Según puntualizó, “asegurar el funcionamiento estable de la cadena de suministro agroalimentaria ha evitado que la crisis sanitaria derivara en una crisis alimentaria, ya que en los meses más duros de la pandemia el abastecimiento y el comercio alimentario han funcionado con práctica normalidad.”

El ministro hizo hincapié también en que, de cara al futuro, las cadenas de suministro, además de ser estables, tienen que ser cada vez más sostenibles, en sintonía con el cumplimiento de los objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 y de lucha contra el cambio climático.

Temporeros

Para Planas, otro de los desafíos de esta crisis ha sido el flujo de trabajadores migrantes, en cuyo ámbito España considera pertinente una reflexión que garantice aunar la salud de las personas con la demanda de mano de obra para recoger las cosechas.

También apuntó que, aunque es necesario mantener ciertos niveles de autoabastecimiento en los principales suministros, no se deben aplicar fórmulas aislacionistas que dificulten la llegada de productos necesarios a la UE o que puedan suponer trabas al comercio internacional comunitario, primer exportador mundial de alimentos.

Etiquetado alimentario

Por otra parte, el ministro entiende que la normativa comunitaria sobre el etiquetado del origen de los alimentos debe actualizarse para responder de manera armonizada, a nivel comunitario, a las nuevas demandas de información por parte de los consumidores, entre las que se incluye también la información sobre la forma en la que son producidos los alimentos o su huella climática.

Así, recordó que España ya ha desarrollado una normativa para el etiquetado en origen de la leche y los productos lácteos, y recientemente para la miel. Sobre este producto, España reiteró su solicitud a la UE para que se actualice la normativa comunitaria por considerar que hay espacio de mejora, a la vez que defendió una regulación armonizada en el ámbito comunitario.

 En relación con la necesidad de potenciar el origen regional de los alimentos, Planas subrayó la importancia de las producciones agrarias de las regiones ultraperiféricas y demandó que el presupuesto de la PAC destinado a los POSEI se mantenga para proteger la singularidad del sistema productivo de las islas, como el de Canarias, que, por su lejanía, cuentan con este programa específico.

Bienestar animal

Por último, el ministro afirmó que España comparte la necesidad de armonizar el uso de expresiones y términos sobre requisitos de bienestar animal, que van más allá del cumplimiento de las normas obligatorias, que se utilizan habitualmente en los etiquetados voluntarios, para que el consumidor logre una información clara y para que los ganaderos logren una retribución adicional.

Planas también expuso que el Gobierno es sensible a las condiciones de bienestar animal en el transporte, pero siempre que las decisiones estén basadas en el conocimiento científico.