Aforo inicial normal de casi 3,9 Mt de cítricos en la Comunidad Valenciana

Las primeras estimaciones realizadas por la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural para la campaña 2018/2019 prevén una cosecha de cítricos de 3.894.543 toneladas, lo que supone retornar a niveles de producción normales, tras el acusado descenso de la pasada campaña.

Se espera un aumento del 22’9%, es decir, 726.161 toneladas más, con una variación de -1,2% respecto a la campaña de 2016/17.

Por provincias, en Alicante aumenta el 30,9%, en Castellón un 26,8% y en Valencia, un 19,3%. Los datos han sido presentados hoy al sector por la consellera de Agricultura y Medio Ambiente, Elena Cebrián, acompañada por el secretario autonómico, Francisco Rodríguez Mulero.

Elena Cebrián destacó que para la estimación de la producción de la campaña 2018/2019, la Conselleria ha aumentado el esfuerzo técnico y económico, hasta el punto de aforar 11.132 parcelas frente a las 7.588 de 2017. Es decir, es decir, se ha examinado un 50% más que para la anterior campaña. Este esfuerzo se traduce un aumento en la fiabilidad de los resultados.

La consellera resaltó que, de igual manera que la Comunitat Valenciana es líder en producción y exportación, también lo es en la transparencia y rigor en el aforo citrícola, que ha vuelto a recuperar su prestigio. De hecho, en la estimación de la campaña anterior, la desviación de la producción final respecto a las previsiones de la Conselleria apenas fue de 24.000 toneladas.

En general, la fruta presenta buena calidad, si bien los calibres de las variedades tempranas pueden ser menores. Los árboles han tenido una abundante floración y el cuajado ha sido normal, sin que la meteorología haya incidido significativamente. Las lluvias de finales de agosto y principios de septiembre serán beneficiosas para los calibres de la fruta que se recogerán a partir de mediados de octubre.

Por su parte, los episodios de pedrisco registrados este verano afectaron a la cosecha rebajando las cantidades de fruta que en un principio se preveían superiores a los cuatro millones de toneladas.

El aumento de la cosecha prevista permite, según la Consellería, un suministro de fruta adecuado a la demanda del mercado.

En cuanto a superficie, las estimaciones apuntan que, por primera vez desde 2009, se ha frenado la reducción del área dedicada al cultivo de cítricos. Este año se han incrementado las nuevas plantaciones y recuperado campos, así que el área se mantiene estable (+0,33% en relación a la campaña pasada). El aumento más notorio es el registrado en el cultivo de limón (+11%).

Diversidad por variedades y provincias

Se prevé un aumento de la producción en la mayoría de las variedades, con 1.893.690 t de naranjas (+22,8%), siendo el subgrupo Navel el responsable de representar el grueso de la producción.

Se estima que las mandarinas conseguirán 1.649.799 toneladas, con un aumento del 34,2% en Satsumas y un 29,4% en Clementinas. Dentro de las Clementinas tempranas se prevé que la cosecha Marisol se recupere y que aumente la producción de Oronules y Clemenrubí.

En cuanto a limones, se situaría la producción en 327.641 toneladas (+32,6%), el incremento más importante se dará en el limón Verna. Por último, señalar que se espera una mayor cosecha de pomelos con 23.413 toneladas (+6,8%).

Por provincias, Alicante alcanzará una cosecha un 30,9% superior a la campaña 2017/2018 y un 5,6% superior a la 2016/2017. Los mayores incrementos se esperan en el grupo de los limones, principalmente Verna (+69.404 toneladas), y en el subgrupo Navel destacando el incremento de la producción de Navelinas (+27.904 toneladas) y Navels tardías (+43.058 toneladas).

En Castellón se prevé una cosecha citrícola un 26,8% mayor a la de la campaña pasada y ligeramente menor a la de hace dos campañas (-3,6%), siendo la mayor producción esperada de mandarinas la causante de ello. Dentro de las mandarinas, se espera un incremento significativa en la producción de la Clemenules (+31,6% y +93.486 toneladas).

Y por último, en la provincia de Valencia las estimaciones indican que esta campaña la cosecha citrícola será un 19,3% mayor que la campaña pasada, aunque un 2,5% inferior a la de hace dos, debido principalmente a las mayores producciones esperadas de naranjas y mandarinas.

Clara recuperación

Por su parte, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) aseguró que el aforo de la cosecha citrícola de la Comunitat Valenciana para la campaña 2018/19, presentado por la conselleria de Agricultura, refleja una clara recuperación de los niveles productivos habituales y proporciona un marco equilibrado entre oferta y demanda, que debe favorecer un desarrollo positivo de la temporada.

El incremento global del 22,9% de la producción respecto al curso anterior que indican los datos oficiales de la Conselleria revelan al mismo tiempo que, a pesar de ese aumento, las actuales previsiones productivas son un 1,5% inferiores a las registradas hace dos campañas, de lo que cabe concluir que el año pasado la cosecha valenciana de cítricos fue anormalmente baja y que en la presente temporada se situará en su tónica habitual, mucho más acorde a la realidad citrícola.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, sostiene que “no podemos dejarnos cegar en modo alguno por unas cifras que pueden resultar un tanto engañosas si no se examinan debidamente dentro de la coyuntura que presentan tanto los mercados como las propias condiciones y características de esa producción. La situación está equilibrada y por eso es necesario apelar al rigor y la profesionalidad de todos los actores que intervienen en el proceso comercial para evitar tentaciones especulativas y poder conseguir entre todos que la temporada discurra bajo el signo de la normalidad y con cotizaciones aceptables. Las condiciones son propicias si hacemos bien las cosas”.

Análisis de contexto

Un somero análisis del contexto actual refrenda con creces las palabras del presidente de esta organización agraria. En primer lugar, hay que tener muy presente que la sequía ha reducido los volúmenes productivos de otras frutas y hortalizas que compiten directamente con los cítricos españoles en los mercados europeos, de tal manera que el interés de los compradores por las naranjas y mandarinas españolas va a verse acrecentado a fin de poder abastecer esos huecos ocasionados por el descenso de otros productos.

En cuanto a los rasgos más relevantes que presenta la cosecha valenciana de cítricos 2018/19, es preciso destacar que una parte significativa de la misma -aquella que se ha visto afectada por los múltiples episodios de pedriscos o que no presente los calibres más gruesos o cuya piel haya sufrido daños ataques por plagas en auge, como el trip de la orquídea- se canalizará a través de la demanda creciente que plantea la industria dedicada a la elaboración de zumos, con lo que el camino para el mercado en fresco, que es donde verdaderamente se dirime la evolución de las cotizaciones, quedará mucho más despejado, propiciando así una situación de equilibrio que debe redundar en beneficio del sector citrícola en su conjunto.

Precios rentables

Por su parte, LA UNIÓ de Llauradors señala que los datos del aforo de cítricos de esta campaña deberían servir para un correcto desarrollo de la misma si se hacen bien las cosas y para lograr unos precios rentables para los productores con una cosecha normal.

Se trata de una campaña con una producción más alta (un 23%) que la pasada, pero bastante normal respecto a la media de los últimos años. La calidad es buena y las lluvias de las últimas semanas han sido muy beneficiosas ya que han hecho incrementar el calibre del fruto y han ahorrado riegos.

El volumen normal previsto debería ser suficiente para absorber toda la demanda de los mercados y aumentar las exportaciones y el objetivo debería ser que los precios conseguidos en la campaña pasada repercutan ahora sí de forma positiva en los productores con una cosecha superior. 

LA UNIÓ demanda sentido común a todos los estamentos de la cadena citrícola para no entorpecer el correcto desarrollo de la campaña y que haya inspecciones tanto en almacenes como en campo para garantizar la idónea calidad de la fruta a lo largo de toda ella.

Del mismo modo, solicita a las Administraciones que apoyen de forma decidida la consolidación de nuevos mercados emergentes (Asia y Canadá, entre otros) y a los operadores comerciales que hagan un esfuerzo para llegar a ellos, con objeto de no colapsar los mercados tradicionales.

Carles Peris, responsable del sector de cítricos de LA UNIÓ, afirma también que “es importante que se cumpla con la Ley de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena agroalimentaria y que se fomente el uso del contrato de compraventa porque sigue sin utilizarse y sigue habiendo casos de impagos que dejan en la más absoluta indefensión al agricultor”.

 

INFORME AFORO CITRÍCOLA 2018/19:  Informe Aforo18_19defv6


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018