Afepasa destaca los beneficios del azufre como macronutriente en la agricultura

Hasta la publicación de Reglamento (UE) 2019/1009, el azufre no ha sido considerado como un macronutriente. Las necesidades de este elemento estaban cubiertas por la contaminación o la aportación de sulfatos desde fitosanitarios que ya no existen. Sin embargo hoy las deficiencias de azufre en los cultivos son frecuentes. Desde Afepasa recomiendan su aplicación en forma de azufre elemental.

Afepasa destaca los beneficios del azufre como macronutriente en la agricultura

Hasta los años noventa del siglo pasado la deficiencia de azufre en las cosechas agrícolas era muy rara. Esto se debía, principalmente, a que la disponibilidad de azufre estaba garantizada a partir de las emisiones industriales de SOx procedentes de la combustión de carburantes, por la denominada lluvia ácida.

La entrada en vigor de leyes ambientales más restrictivas, sumada a la prohibición de ciertos agroquímicos ricos en azufre y, sobre todo, al aumento de las extracciones de los cultivos en una agricultura cada vez más intensiva, ha provocado una marcada disminución de la disponibilidad de azufre para las plantas en los terrenos de cultivo. Este fenómeno explica que hoy las deficiencias de azufre en los cultivos sean frecuentes.

La deficiencia de azufre es más probable que ocurra bajo las siguientes condiciones:

  • Suelos superficiales y ligeros, con escaso contenido en materia orgánica.
  • Zonas con una elevada pluviometría durante el invierno.
  • Zonas en las que son habituales las primaveras secas.
  • Zonas de cultivo que se caracterizan por la presencia de bajas temperaturas, ya que este aspecto climático reduce la mineralización de la materia orgánica.
  • Zonas que se encuentran a una considerable distancia de centros industriales.
  • Zonas que, tradicionalmente, se han caracterizado por un bajo aporte al suelo de materia orgánica y azufre mineral.

Actualmente agrónomos de todo el mundo destacan la necesidad de considerar la aportación extra del azufre como macronutriente de una forma similar al NPK, dada su importancia esencial para el crecimiento y desarrollo óptimo de las cosechas.

Junto con el nitrógeno, el azufre es imprescindible en la formación de las proteínas vegetales, a través de los aminoácidos Cysteina y Metionina, y es fundamental, además, para la síntesis de ácidos grasos y vitaminas. Asimismo, el azufre tiene un impacto importante en la calidad de las cosechas, algo cada vez más valorado por el consumidor final.

El azufre también está involucrado en el proceso de fotosíntesis, en el metabolismo energético de la planta y en la producción de carbohidratos.

Azufre elemental

Desde Afepasa explican que la mejor forma de aportar azufre al suelo es en forma de azufre elemental, ya que esta forma del azufre es oxidada de manera natural por la microbiota del suelo hasta transformarse en sulfatos, directamente asimilables por la planta.

Durante este proceso de oxidación, se produce una reducción del pH del suelo y con ello un aumento de la disponibilidad de nutrientes como el fósforo, el hierro y el cobre, que permanecen bloqueados en suelos con pH básico.

Por otra parte, la aplicación de azufre elemental contribuye a la eliminación del sodio retenido en el complejo de cambio del suelo, equilibrando la conductividad eléctrica.

Además, el azufre, está estrechamente vinculado al nitrógeno en multitud de procesos biológicos, como componente del enzima necesario para la asimilación del nitrógeno, y su deficiencia afecta severamente a la capacidad de las plantas para metabolizarlo correctamente.

Tomando como referencia la Ley de Mínimo de Liebig, el crecimiento de las plantas está limitado por el nutriente esencial que presenta una concentración más baja. Por eso, tal y como señala la teoría de Singh y Schwan (2011), “por cada kilogramo de deficiencia de azufre en el suelo, las plantas dejarán de asimilar 15 kilogramos de nitrógeno”.

La eficiencia en la aplicación de nitrógeno requiere de un aumento proporcional en la fertilización con azufre; de otra manera este nitrógeno no será asimilado por la planta y aumentaremos los costes, la contaminación y el desequilibrio en el cultivo.

Finalmente no debe olvidarse la enorme importancia que tiene el azufre como producto natural en aquellos cultivos que cuentan con la certificación ecológica, ya que se trata de las pocas alternativas viables para aportar a la planta los nutrientes que necesita para favorecer el desarrollo óptimo de sus cosechas y, al mismo tiempo, incrementar su protección frente a plagas y enfermedades.