El 2017, año muy negro por los incendios forestales que arrasaron 178.436 ha en toda España

Durante el pasado año se quemaron 178.436,4 hectáreas de superficie forestal, según el avance de la Dirección General de Desarrollo Rural y Política Forestal del Ministerio de Agricultura (Mapama), a partir de los datos provisionales proporcionados por las distintas comunidades autónomas.

Esto supone nada menos que un 94,3% y casi 86.590 hectáreas más que la media de la superficie arrasada por el fuego en los últimos diez años, que fue de 91.847 hectáreas y casi un 171% y 112.586 ha más que las que ardieron en 2016, que fueron de 65.850 hectáreas.

Se trata de la cifra más elevada de los últimos diez años, solo superada por la del año 2012, en que quedaron arrasadas casi 219.000 hectáreas, un 0,789% de la superficie forestal nacional, afectando a nada menos que 83.060 ha de superficie forestal.

Los datos destacan el fuerte incremento de los grandes incendios forestales, los de más de 500 hectáreas quemadas, que se elevaron a 56, el dato más alto  de toda la década y nada menos que 36 más que la media (20) de la última década y 34 más que en 2016 (22).

El número de incendios (de más de 1 ha quemada de terreno) registrados en el pasado año fue de 5.101, un 23,4% y 966 más que la media de la última década y un 117,7% y 2.758 incendios más que en el año anterior.

El número de conatos (incendios de menos de 1 ha queda) fue de 8.721, un 6% y 493 más que la media de los últimos diez años y un 34% y 2.215 más que en 2016.

El número de siniestros totales fue de 13.822, un 10% y 1.459 más que la media de la última década (2007-2016) y 56,2% y 4.973 más que en el año precedente.

Otro dato que causa gran preocupación es que se quemaron 66.931 hectáreas de superficie arbolada, lo que representa un 37,5% de toda la superficie forestal afectada por estos siniestros, lo que supone un 145,8% y 39.704 ha más que el área arbolada quemada de media en los últimos diez años y un 190,35% y 43.879 ha más que lo que ardió en 2016.

Además, se quemaron 100.183 ha de superficie de matorral y monte abierto, casi el doble que la media del último decenio (53.820,74 ha) y un 175,62% más que en el año anterior de 2016, que afectó a 36.348 hectáreas.

Igualmente resultaron afectadas otras 11.322,3 hectáreas de superficie de pastos y dehesas, frente a las 10.800 ha de media de la década 2007-2016 y un 75,53% más que lo que se quemó de esta vegetación herbácea en 2016, que fue de 6.450 hectáreas.

Finalmente, la superficie afectada sobre la superficie forestal total española fue del 0,643%, casi el doble que el 0,331% de media del último decenio y muy por encima del 0,237% de año precedente.

Por zonas

Por zonas, un 73,84% de la superficie forestal que fue objeto de incendios estaba en el Noroeste peninsular (Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco y las provincias de León y Zamora en Castilla y León); otro 14,36% en las CC.AA. Interiores (todas, menos las costeras y excepto León y Zamora); un 10,71% al Mediterráneo (CC.AA. costeras con dicho mar, incluyendo provincias interiores) y el 1,09% a Canarias.

En cuanto a la superficie arbolada quemada por estos siniestros, un 66,36% del total fue en la zona Noroeste; un 18,34% en zonas del Mediterráneo; un 14,14% en Comunidades del interior, y un 1,16% en Canarias.

Por último, más de la mitad de los siniestros ocurridos, con un 51,57% del total, sucedió en la zona Noroeste; otro 32,05% en las Comunidades del interior; un 15,775 en el Mediterráneo y un 0,61% en Canarias.


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018